febrero 19

#82 Cómo ligar en el Gimnasio

Atractor

0  comments

Cómo ligar en el gym

Ligar en el gym

Lo que la inmensa mayoría no entiende

Hola, bienvenido a Atractor y aquí tienes la pregunta de esta semana ¡Empezamos!

Hola Ray.

Te habla Tomás, desde Colombia, tengo una duda bastante grande, en el gimnasio, por ejemplo, yo voy y me hago, puede ser en la elíptica, haciendo la bicicleta y converso.

Hasta ahí está bien, todo bien. Pero llega un momento donde llega ese silencio incómodo y como que se acaba la conversación, entonces no sé qué hacer ahí en ese instante.

Si me quedo y sigo hablando o puedo seguir conversando o nos quedamos mirando, qué puedo hacer en ese instante donde ella está ahí.

Es una duda que no sé, bueno, un saludo, muchas gracias por todo.

Felicitación por apertura

Muy buenas Tomás.

Gracias a ti por hacerme esta pregunta desde Colombia, espero que todo genial y vamos a entrar al meollo de la cuestión.

Por encima del 99%

Lo primero, fundamental, tengo que felicitarte porque estás por encima del 99% de la población que ni siquiera se atreve a dar el primer paso, así que un aplauso gigante en nombre de todos los Atractores.

Porque estás por lo menos yendo por lo que quieres, cosa que algunos otros nos quedamos en lo que nos gustaría, pero no damos los pasos, así que enhorabuenísima por esa determinación primera.

Silencio incómodo ¿Qué hago?

Ahora bien, por un lado dices que llega un momento de la conversación en que se llega a un silencio incómodo y que no sabes que hacer, si seguir hablando o quedarte mirándola, en fin que llega ese momento crucial.

Te diría sobre lo del silencio incómodo, que hay que ver un poco cuál es esa situación real, que de todas maneras vamos a profundizar un poco más ahora adelante.

Me quedo y sigo hablado

Pero básicamente, el silencio es parte de la comunicación, solo quiero añadir eso, que el silencio es parte del hablar.

Nos quedamos mirado…

Si yo ahora me callo, genero una pausa dramática, puedo tener una conversación mucho más lenta, puedo esperar a que tu me contestes y no rellenar yo.

En fin, el vacío, el silencio, en sí mismo, tiene muchas funciones y así mismo, es parte del sonido, el silencio es parte del sonido.

Si no existiera el silencio, no existiría el sonido, básicamente.

Como el día y la noche, etc. entonces, tenemos que aprender de alguna manera a reconciliarnos con él, porque realmente, el silencio, sabiéndolo utilizar, es magistral.

Así que quiero dejar esa punta ahí, porque es muy interesante, pero bueno, tampoco es algo que haya descubierto yo, ni que no haya dicho antes.

Esto lo digo constantemente, porque una de las herramientas más poderosas es la utilización del silencio.

Pero bueno, en realidad ¿por qué creo yo que llegas a ese punto? Es aplicable a cualquier otra situación, en este caso estamos hablando de eso, de hablar con la chica en el gimnasio.

Pero bueno, se puede utilizar en cualquier contexto en el cual se pueda hablar con una chica.

Objetivo

Lo primero que te preguntaría yo es ¿qué es lo que quieres? ¿Por qué estás acercándote a esa chica? ¿Cuál es tu objetivo?

Eso lo tenemos que tener muy claro, esa es la primera cosa que nos tenemos que preguntar siempre.

¿Qué quieres?

¿Qué es lo que quiero? ¿Por qué estoy haciendo lo que estoy haciendo? Y si la respuesta es porque quiero ligarmela o porque quiero conocerla o porque quiero a ver si hay algo entre nosotros, o a ver si la enamoro, o lo que quieras.

Si quiere pon digamos, el objetivo que mejor te venga, pero básicamente —digo yo— que si te acercaste a esta chica y me estás preguntando a mí, es porque quieres conocerla más íntimamente, quieres que surja algo de ahí.

Eso tienes que tenerlo  muy claro y el objetivo, no solo tienes que tenerlo muy claro, sino que tienes que comunicarle, hay que saber subcomunicarlo.

El 99% no lo sabe

Lo primero, es que lo tengas claro, en mis notas he apuntado que el 99% no lo sabe, lo cierto es que todo el mundo sabemos por qué hemos hecho algo, pero no lo tenemos claro, no sabemos comunicarlo, realmente.

Es evidente que quieres algo más de esa chica, quieres conocerla mejor, te gusta y quieres compartir con ella algo, quieres gustarle, lo que sea.

Pero, por un lado tenemos que saberlo y por el otro tenemos que saber cómo transmitirlo.

Entonces, cómo transmitimos que es genuino, que no es porque esté buena y ya está o porque es la única que te hace caso o porque lo has probado con todas y la que cae, cae.

Todo esto no te ayuda mucho en otro de los puntos que vamos a ver más adelante.

Dirección

Pero bueno, lo primero es que debes tener dirección, como sabes lo que quieres, como tu objetivo es conocerla mejor, vamos a decir y gustarle.

Básicamente, le vas a gustar a través de ese interés justificado.

Encuentra, al menos, 3 cosas interesantes

Lo que va a justificar realmente, que ella te interese es darle dirección encontrando al menos 3 cosas interesantes en ella.

Yo te pondría como ejercicio que siempre que hables con una chica que te llame la atención, no te quedes en lo superficial o mejor dicho, coge una de las cosas «superficiales» que te ha llamado la atención.

Puede ser lo que quieras, su forma de hacer ejercicio, lo conjuntada que va para entrenar, el buen gusto que tiene para lo que sea, lo que veas y encuentres ahí, ahora mismo me lo estoy inventando, yo encontraría algo por así decirlo, a simple vista, me puede servir.

Personalmente creo que ni siquiera me quedaría con ello, pero si quieres hacer menos deberes, puedes encontrar una cosa «superficial».

Pero evidentemente, para la conversación tienes que encontrar otras dos cosas energizantes, estimulantes de su personalidad, de lo que hace, de lo que la mueve a ella, de lo que la hace a ella distinta.

Independientemente de que además físicamente te pueda atraer, tiene que atraerte como persona.

Ni siquiera intelectualmente, ojo, no hablo de que sea una persona inteligente, no es necesario, tienes una persona estimulante.

No necesariamente tiene que ser una persona muy inteligente, pero que tenga otro tipo de inteligencia, digamos inteligencia emocional, inteligencia comunicativa, que sea agradable, cariñosa, abierta, en fin.

Hay muchas otras cualidades, no necesariamente tiene que ser una tía super intelectual y que sea un premio nobel.

Pero te recomiendo que al menos encuentres 3 cosas en ella. Si eres capaz de acercarte y conversar con ella, no veo el problema para encontrarlos.

Justificación

Otra cosa es que no tuvieras facilidad de palabra, que te costara empezar la conversación, lo entendería, sería un poquito más complicado en tu caso.

Solo tienes que empezar a abrirte tu por un lado, contar cosas tuyas.

Pero sobre todo interesarte por qué cosas ella tiene, con preguntas muy sencillas como cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez, que día en el gimnasio te ha llamado más la atención, o alguna curiosidad que le haya pasado en el gimnasio, en fin.

Cosas anecdóticas, cosas que no sean las típicas preguntas de toda la vida, van a llevar a respuestas que no son las típicas de toda la vida.

De hecho, como suelo decir, no recuerdo bien quien decía esta frase, yo para los nombres no soy el mejor, pero básicamente viene a decir que no juzgues a una persona tanto por la calidad de sus respuestas, como por la calidad de sus preguntas.

Subcomunica tu valor

Evidentemente, si tu conversación es sin palabras, pues ¿qué esperas conseguir de ahí? ten algunas preguntas interesantes ten el siguiente punto que es subcomunicar tu valor.

Subcomunicar tu valor, es no demostrar, sino mostrar, se trata de que cuando tu haces una pregunta, por ejemplo ¿cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez? Que es un enlatado que no está mal, puedes contar lo último que hiciste por primera vez.

Y evidentemente, yo te recomiendo que efectivamente, cada semana, una vez por semana hagas algo que no has hecho antes, algo nuevo, no hace falta que te tires por paracaídas, que pilotees un avión, no hace falta ser tan cerca, tan así.

Sino hacer cosas que no has hecho antes, ir a un sitio al que no habías ido antes, probar yoga si no has probado yoga, hacer algo por curiosidad, porque además de que puedes descubrir cosas muy interesantes en tu vida, vas a tener algo real que contar.

Y tu vas a subcomunicar, vas a mostrar a través de esa pregunta: ¿cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?

Muy probablemente ella va a decir, pues a ver, déjame pensar, porque esta pregunta no me la hacen todos los días y la verdad es que tengo que meditarla.

Si ella lo medita, tu le puedes decir: a mi, por ejemplo, el martes pasado recuerdo que pa pa pa pa pa.

Cuentas una aventura tuya, muy interesante de algo que te digo, no tiene por que ser piloteaste un caza, no hace falta ser exagerados, pero sí algo, que mientras ella escucha tu idea y tu te abres y le das más confianza, también estás proyectándole más valor.

Estás subcomunicando el tipo de persona que eres, que actividades haces, que inquietudes tienes, ya solo con la pregunta que le has hecho te estás demarcando de otras personas y a ella le das tiempo a que también piense esa faceta.

Y no solo le das tiempo, sino que muy probablemente una pregunta así, tal cual, de este calibre, pues igual no te la contesta, porque ni siquiera siente la necesidad de invertir sus recursos, porque pensar en esto le puede cansar.

Además, si está haciendo ejercicio, si está en la elíptica, no está sentada tomándose un café.

Estás en un ejercicio y el cuerpo está consumiendo muchos recursos y el cerebro no tiene todos esos recursos, tienes que ser capaz de estimularla también.

También ahí, cuidado porque si ella está haciendo deporte y tu no estás haciendo nada y pasas mucho tiempo con ella en el gimnasio, ahí estás subcomunicando que ¿a qué vas al gimnasio?

A hablar con chicas, no tiene suficientes chicas en tu vida, que tienes que ir a un gimnasio, es para entrenarse, entonces, ahí también te diría que para subcomunicar, es que tengas conversación, por supuesto, pero sigas entrenando.

No demuestres, muestra

Lo primero y más importante en el gimnasio es que vas para ponerte en forma —creo yo— a menos que estés haciendo relaciones públicas en el gimnasio.

Lo más importante es tu forma física, es tu entrenamiento y luego, por supuesto, es importante que descubras una chica interesante y le prestes un poco más de atención.

Entre descansos te acerques, hables con ella, no siempre, no todos los descansos, uno de cada tres, depende. Igual, a ver si ella se acerca y te pregunta algo, etc.

Deja enigmas sin resolver

En cualquier caso, lo importante es que aprendas a subcomunicar ese valor y por supuesto, mientras subcomunicas el valor y vas encontrando cosas interesantes, como te decía, al menos 3 de ellas, tu vas dejando miguitas y enigmas sin resolver.

Necesidad de quedar para resolverlos

Cosas que a ella le va a picar la curiosidad y va a necesitar que los resuelvas. Vas a tener un pequeño cebo, vas a tener una carta debajo de la manga, para el cuarto y último punto que es cerrar.

Cierra

Cerrar significa que por fin consigas la oportunidad de volver a contactar con ella.

Intuyo que no es lo más común que te espere a que acabes de entrenar o esperarla tu, duchaditos y luego quedáis de ir a tomar algo, luego acabar teniendo una noche de pasión.

No creo que sea lo más normal, porque muy probablemente después del gimnasio todos tenemos actividades que hacer.

Hemos ido al gimnasio en nuestro hueco y luego hemos ido a casa y genial, hay obligaciones. Puede suceder, pero no es lo habitual.

Entonces, es importante, que cierres, que amarres, que consigas que la interacción no se quede en ya veremos cuando coincidimos de volver al gimnasio.

Podría no suceder, de hecho, ella podría pensar, no voy a volver a la hora que volví que estabas tú, porque el chico era muy majo, pero al final estuvo un poco incómoda la situación.

Y si lo vuelvo a ver, me puede volver a preguntar y no quiero volver a pasar por ahí y prefiero cambiar la hora.

Puede pasar, que no hayamos hecho bien nuestro trabajo, que ella no se sienta cómoda si volvemos a interactuar con ella.

Usa sus cosas interesantes junto con las tuyas

Así que es importante eso, que aprendamos  a cerrar y para cerrar, por supuesto, utiliza sus cosas interesantes, esas al menos como digo, 3 cosas que hemos encontrado de ella y júntalas con las tuyas, es decir, con esas cosas que has dejado sin resolver.

De hecho, puedes ahondar en cosas de ella, que ella te va a contar y decirle tu: no, no, un momento, esto pinta muy interesante y el gimnasio no es el sitio muy interesante para que me lo cuentes.

Porque ahora tengo que seguir entrenando, si no, esto se va a hacer eterno y sin embargo, delante de un café, seguramente, en media hora me lo has contado y has satisfecho  una de mis curiosidades más grandes contigo, por ejemplo.

Entonces, tu dejas tus cartas sin resolver, boca abajo en la mesa, dices no, esto de aquí si te interesa puedo descifrar y lo cierto es que esto y esto y esto tuyo que es evidente.

Que por su parte, ella no va  a hacer lo mismo, te lo va a contar porque en su conciencia no está el juego este de yo se lo digo para que él me diga para luego quedar, ella está siendo amigable, está a gusto contigo y te lo comparte.

Pero tu le incentivas que ella cree ese enigma también, de manera que quedas ahí, no, no, ya quedamos y yo te contaré esto a cambio de que tu me cuentes aquello.

Tantea su predisposición

Y estás generando un juego, una dinámica, una ramificación, para que todo prospere y evidentemente, dentro de ese cierre tenemos esos recursos, pero lo importante es tantear su predisposición.

En un momento cualquiera esto suena tan interesante que aquí en el gimnasio creo que perdería la magia.

Yo creo que sería mejor tomándonos un café una tarde de estas y ahí ella te puede decir, si claro, por supuesto.

Has tanteado su predisposición, está predispuesta o igual dice, bueno, yo es que por las tardes no sé qué, puede que por las tardes lo que tu quieras, pero si la forma en que te lo dice es como excusándose, en realidad es que todavía no tiene predisposición.

Si te dice ¡ostras! Es que por la tarde no puedo, pero sí que podía ser por la mañana, si te da una opción es que hay más predisposición, etc.

Tenemos que tantear esa predisposición porque esto es algo que vamos a ir haciendo, o sea, cerrar no  es solo, como solo recomendar, osea, cuando tienes una cita con una chica no te esperas al último momento para darle el beso.

Darle el beso lo «antes» posible, porque así te aseguras que la vas a besar. Digamos, si necesitas 3, 4, 5 intentos porque ella tiene que estar a gusto, tiene que rechazarte alguna vez que otra para que tu veas que ella no es fácil y poco selectiva.

Todo esto es subconsciente a nivel del subconsciente, todo esto no está meditado, a veces sí, pero normalmente no.

Pero si te esperas a último momento, es como estar jugando un partido de futbol y decir, sólo voy a disparar en el minuto 95 de la prórroga, o sea, a los 5 minutos de la prórroga, o sea, como falles el tiro que muy probablemente lo vas a fallar.

Si vas a seguir esperando que te pongan el penalty, vamos a ver, tu juegas el partido, disparas puerta, que te lo paren, fallas unos cuantos tiros, hasta que lo metas si lo tienes que meter.

Y si no lo metes, por lo menos te vas a casa diciendo yo he hecho mi partido, lo he intentado y no lo he conseguido, pero me voy orgulloso.

Pues esto es lo mismo, aquí tienes que ir tanteando durante la conversación, conforme te da la primera cosa ¡ostras que guay tal! ya te digo, 3 mínimo, pero si son 10 mejor.

Porque de 10, no es que te vayas a quedar con 10, es que de 10 vas a tener 3 realmente buenas. Sin embargo, si solo te da 3, esas 3 pueden ser reguleras, mediocres y ella puede pensar ¡jolín! Si este chico se emociona tanto con estas 3 tonterías, pues vaya tipo de hombre.

Estás subcomunicando el tipo de valor que tienes, entonces importante que encuentres 10, de esas 10 muy probablemente, igual no 3, pero igual 1 o 2 si que son muy interesantes y entonces ella entiende.

Su consciente le dije: ¡jolín! Este chico es normal que sienta esa curiosidad por mí, porque es verdad que esto que le he compartido es algo bastante genuino. Por eso es importante.

Y entonces eso, vamos a estar en todo momento como te digo, tanteando su predisposición, mientras vamos consiguiendo cosas y vamos descubriendo cosas interesantes en ella.

Y vamos dejando cosas inconclusas para que ella tenga curiosidad y de un momento a otro diga: oye, pero me vas a decir esto o no.

Claro que si, te lo voy a decir, pero a su debido momento jovencita, de hecho ¿qué haces mañana por la tarde sobre las 6?

Pues, estaré en casa estudiando —lo que sea.

Bueno ¿te parece sobre las 6:30 un break de media hora y nos tomamos algo? Me paso por el barrio, no sé, por donde esté, tal.

Eso ya es configurarlo, aquí no voy a entrar más en profundidad, pero básicamente, estoy tanteando, ella me está dando la opción, etc.

Propón la cita

Y el último punto, por supuesto, es lo que estoy haciendo ya, es propón tu la cita.

No esperes a que ella te de la opción, no esperes a que ella haga estos pasos, porque estás dejando las cosas al azar y podría no suceder.

Ahora bien, si ella lo hace, pues es lo que te llevas, perfecto, genial, no desaproveches una oportunidad como esa, pero «tu trabajo» es el que es.

Te ha gustado esa chica, te ha llamado la atención, quieres descubrir algo más sobre ella y tu objetivo evidentemente es si cumple con las expectativas que aparenta, porque cuando tu la ves dices: ¡guau! Esta chica no es lo que aparenta, vamos a ver.

Pues cuando descubres que efectivamente tenía encerradas cosas que como te ibas a perder, pues está más que justificado que como ibas a quedar con ella.

Y ella va a querer quedar contigo por como has subcomunicado todo eso, como has ido por lo que quieres, como una persona, un Atractor que va por lo que quiere y que si realmente está a la altura de lo que busca, está interesado, se siente atraído y a la vez es atractivo, atrae.

¿Capisci? ¿Entendido? Bueno, creo que está todo bastante claro y espero haberte respondido a como aplicar todo esto, ya sea en el gimnasio, ya sea en cualquier sitio.

Sí, que la verdad un sitio que da para conversar y disfrutar, pero no pierdas de vista la parte de tu valor que es que has ido al gimnasio a entrenar.

Entonces, el entrenamiento es fundamental y está el equilibrio de seguir entrenando, hablar con ella, pero tampoco cada momento estar hablando con ella y ella estar toda olimpica y tu no paras de hablar con ella 20 veces.

Porque tienes 20 descansos, porque ahí estás subcomunicando que ella es la cosa más importante del gimnasio, cuando todavía no es así, o no debería ser así.

Todavía no hay indicios de que pueda ser así, entonces, si que es bueno que de vez en cuando es importante que hables con más gente para que ella no vea que es que es la única.

Sino que tu personalidad es bastante abierta y hablas con más gente, chicas y chicos indiferentemente.

Y que de vez en cuando te acercas a ella y dejas la oportunidad también, no acercándote a ella para que ella igual te diga: Voy a hacer espalda ¿hay algún ejercicio que me recomiendes?

Y aprovechando en este caso una excusita para hablar contigo, permítele que ella también invierta y que haga que esto crezca.

Don tomás, espero haberte ayudado, allí desde Colombia, un abrazo enorme, ya sabéis que si te ha gustado la respuesta y a ti otro Atractor que estáis escuchando te gusta, pues ¡jolín!

Ya sabéis que podéis dejarme una reseñaza, una recomendación en iTunes para que esto siga creciendo como podcast.

Y si estás en YouTube, que en este caso ya los voy subiendo a YouTube, pues nada, un me gusta, un comparte, etc.

Porque eso motiva, incentiva y hace que esto crezca, es lo bonito.

Y ya para finalizar ya sabéis que en conexioninstantanea.com tenéis cursos bastante más en profundidad sobre todos estos temas de atracción y demás, así que yo me daré una vueltecita por ahí.

Estoy añadido en incluso algunos gratuitos que estoy subiendo a YouTube, los estoy metiendo a la plataforma ordenados para que sean muchos más sencillos de visualizar y disfrutar, que al fin de cuentas es de lo que se trata.

Y como siempre, te deseo mucho ánimo, porque sin ánimo no hay vida, energía, mucha más energía porque yo creo que el ánimo y la energía van muy unidos, pero no son lo mismo.

Puedes tener mucha energía y no tener ánimo y puedes tener mucho ánimo y no tener energía, así que es importante tener mucho ánimo, más energía para poder estar mucho más animado.

Incluso y ya sabes, como vas a tener que tomar decisiones y aunque no seas consciente de ello y hoy ya lo estáis haciendo, independientemente de los resultados, de lo que suceda, normalmente no os tiene por qué gustar lo que pase.

Pues si es el caso, especialmente ¡que saques excelentes conclusiones!

Podcast relacionados

#61 La chica de la biblioteca
#51 La cajera. Cómo actuar

About the author 

Ray Havana

You may also like

MGTOW Vs PUA | ¿Por qué son lo mismo?

MGTOW Vs PUA | ¿Por qué son lo mismo?

Matrimonio: ¿sigue significando lo mismo? | mi opinión sobre el matrimonio

Matrimonio: ¿sigue significando lo mismo? | mi opinión sobre el matrimonio

¿Son todas las mujeres unas…? (termina la frase) | Hipergamia

¿Son todas las mujeres unas…? (termina la frase) | Hipergamia
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our newsletter now!

>