noviembre 27

#70 Miedo a la Incertidumbre

Atractor

0  comments

Miedo incertidumbre

Miedo a la incertidumbre

Muy buenas Atractor, me ha salido hoy el tema fallerezco, tanto tiempo en Valencia, ya empiezan a pegarse cosas.

Espero que mi acento no esté valencianizandose demasiado.

Pero muy buenas Atractor, bienvenido al podcast Atractor, ya lo sabes, el podcast de referencia en atracción, no lo digo ya yo solo.

Como has podido escuchar, hoy tenemos una nueva intro, una añadida con una excelente persona, aprovecho para darle las gracias a Santi, que es el que ha puesto voz a esta intro, mucho más varonil.

Tiene una voz que la escuché y dije: tío, me tienes que grabar una frase y bueno, no se resistió. Aprovecho para mandarle un saludo.

Estamos en el capítulo 70, ya pasamos del 69 y ya sabes que para participar aquí solo tienes que enviarme por ejemplo desde el móvil a correo electrónico [email protected]

Me puedes enviar la pregunta que quieres que te responda, porque este programa recuerda que no tiene sentido y existencia sin ti.

O me lo puedes directamente grabar desde la web atraidasporti.com/atractor ahí tienes un botoncito para grabarlo, o lo puedes grabar en Telegram que es una aplicación que le pega unas cuantas miles de vueltas a WhatsApp.

Y donde buscas @rayhavana y ahí me puedes también enviar el audio como han hecho algunos de los compañeros.

Gracias, me han llegado bastantes preguntas y hoy en lugar de responder a las nuevas, he decidido responder a repetidores que ya en su día me habían enviado más de una pregunta y que recordé que ya llevaba tiempo sin responderles.

Y hoy tocaba, porque aunque valoro y premio la primera vez, como todo el mundo hace, pues desde luego no puedo dejar de lado a los fieles que estáis ahí preguntándome y que lo agradezco también muchísimo.

La pregunta de hoy va sobre un poco el miedo irracional en la apertura, la incertidumbre y un poquito algunas herramientas e ideas para trabajarlo.

Para los que estáis por ahí todavía temerosos por algún u otro motivo, aquí tenéis un pequeño aporte más.

Por supuesto no olvidemos que la reseña de 5 estrellas en iTunes es fundamental, no sé que está pasando con vosotros chicos, pero no me llegan.

En cualquier caso, se agradece si lo hacéis porque da más difusión, llega más gente, llega más preguntas y podía suceder incluso en un futuro que pudiera hacer, como al principio que me avasallávais con preguntas, programas de hasta 3 preguntas.

Así que nada, no me voy a enrollar más, porque he estado haciendo bastantes cosas y de hecho pronto igual hasta salgo en una entrevista en televisión.

No sé lo que va a suceder, no se cómo me voy a poner, la verdad es que cruzo los dedos, estoy acojonado, me van a caer por todos lados.

Pero la verdad es que la experiencia fue muy bonita y no voy a adelantar nada, algunos la veréis por casualidad, otros no.

Y dependiendo también como me pongan de guapo o como me dejen de bonico, de la caña que me dejen, porque claro esto tu lo grabas y luego ellos lo editan y luego enseñan lo que les conviene.

Lo que más publicidad les da, básicamente, lo que más audiencia genere.

Así que básicamente estoy expuesto, os avisaré en cualquier caso con lo que sea, cuando realmente suceda, porque todavía está ahí que si, que no que caiga un chaparrón.

Así que nada, no me enrollo más, antes de que termine de romper todo, vamos por la pregunta de este capítulo 70.

Buenas noches Ray ¿qué tal Atractor? Te mando saludos desde Málaga, soy Jaime, no se si recuerdas mi voz.

Y como siempre, agradecerte por este podcast, que no me lo pierdo.

Y si me permites, voy a ir directo al grano ¿vale?

Mi pregunta está relacionada con un pequeño miedo que tengo.

Aveces me pasa que a lo mejor estoy en el centro, frente a un colega y veo una chica sentada en un banco y me apetece hablar con ella.

Y viene un pequeño miedo de pensar: es que a lo mejor tiene novio, me siento a hablar con ella y justo viene el novio y como que una parte de mi no quiere meterse en líos, problemas, etc.

Vamos, que no quiero, que a lo mejor ese chico si es un poco violento, pues que haya algún follón, ¿vale?

Aunque he de decir que nunca he pasado alguna experiencia así, es decir, una experiencia de meterme en una pelea por parar a una chica por la calle, ni bronca, ni nada. Nunca ha pasado nada de eso.

Y tampoco conozco el caso de nadie. He estudiado dinámicas sociales y tal que haya pasado esto.

Aunque no tengo ninguna experiencia así, si que tengo un poco ese miedo.

Muy buenas Jaime, muy buenas Atractor, de nuevo por aquí.

Bien, me gusta la pregunta que me has hecho y aunque es cierto que me han llegado bastantes preguntas, gracias por las aportaciones, algunas de ellas muy interesantes, no obstante seguiré enviado, no os cortéis.

Pues es cierto que también tenía una pequeña reserva de algunos, como en este caso tu Jaime, que ya habíais participado y que me habéis vuelto a preguntar.

Entonces, la dejé un poco en standby, esperando que en todo caso ir intercalándolas para que al final no parezca que solo respondo a unos y a otros no, sino que quería que hubiera diversidad, básicamente.

Y de hecho ya sois algunos los que habéis tenido más de una participación y en este caso, no se si son 3 o 4, no estoy seguro.

Pero en cualquier caso, me apetecía también, me he acordado de hecho hoy que tenía ese backup y he dicho voy a sacar alguna para ir intermezclando y que tampoco se haga muy largo tantas esperas entre uno y otro.

Que hayáis participado y realmente quiero premiar a la gente que llega nueva y que se anima a participar por primera vez, pero, por supuesto no voy a dejaros de lado y aquí estoy comprometido una vez más a responder.

Además, cierto que esta pregunta es muy interesante porque ¿a quién no le ha pasado?

Yo lo he titulado así de alguna manera, el miedo a la incertidumbre, ese miedo porque lo que me cuentas es un poco el resultado que puedes esperar tu cerebro hace divagaciones, en este caso.

Antes de ejecutar esa acción, parece que hay un futuro delante de ti que se ha expresado.

Miedo irracional justificado

Esto que parece un miedo irracional, que dices, no se de dónde sale, de hecho, me cuentas un poquito que a ti no te ha pasado y no conoces casos que haya pasado, pero eso está ahí.

Tus genes, tu programa interno te lo recuerda.

Evolucionista

Pues este miedo, irracional, que no tiene mucho sentido, en el día a día donde vivimos, está totalmente justificado desde la postura evolucionista.

Desde un poco cómo creemos, desde la evolución que pues hemos llegado a parar aquí y es que hay que tener en cuenta que el ser humano ha evolucionado.

Fundamental, una cosa que muchos animales también hacen es la cooperación.

Es unirse en grupos para que la unión, el trabajo en equipo genere muchos más beneficios que el solitario.

Hay algunos animales que no, que están en solitario, pero hay bastantes, entre ellos los primates—que estamos nosotros ahí dentro— que hacen un trabajo en equipo.

Y gracias a esa unión, gracias un poco a ceder los privilegios de ser por así decirlo autónomo.

Pero las ventajas que te ofrece, el que haya gente que te ayude, que te soporte, hemos conseguido llegar hasta donde hemos conseguido llegar, se cree que ha sido algo muy importante.

Tribus

Aún así, aun perteneciendo a lo que llamamos tribus, que en una tribu creo haber entendido que como un máximo podíamos ser unas 250 personas, algo así.

Había otras que igual eran 150, no estoy seguro, pero bueno, me da igual el número.

En realidad para redondear, diremos que una tribu puede ser de 200 personas, 200 componentes.

Esos 200 componentes, en los cuales tu estarías dentro, y habría una jerarquía, habría un lugar en ti y si querías subir esa jerarquía probablemente tendrías que hacerlo demostrando algo o luchando por algo, venciendo a alguien, en fin.

Competitividad también, dentro de la propia tribu había también juegos de poder muy interesantes, como juego de tronos.

En cualquier caso, tu estás dentro de tu tribu, y en tu tribu estás a gusto, todo está bien y con los números me da igual, puede que sean 500 personas.

Todos hemos vivido alguna vez en un pueblo o la mayoría habremos tenido un pueblo, habremos estado en un sito donde somos unos pocos miles, diez mil por ejemplo.

Y de alguna manera conoces a todo el mundo, aunque sea de vista, sabes que es el hijo de él, hermano de él, te suena.

Entonces, en una tribu, de alguna manera y más teniendo esa cantidad todos se conocen.

Sin embargo, no era tu tribu la única tribu que habría en esa zona, por ejemplo, habían otras tribus y ahí es donde viene el verdadero problema.

Desconocido = oportunidad o peligro

Porque cuando veías a una chica—en este caso haciendo paralelismo con las chicas que tu ves cuando estás esperando a tu amigo y ves a una chica que te llama la atención y que te gustaría conocer— esa chica no pertenece a tu tribu.

Tus genes está diciendo: uy chica desconocida, no pertenece a mi tribu.

Y surge ahí una incógnita, es algo que desconoces.

De repente es: esa chica no es de mi tribu, con lo cual aparecen normalmente dos posibles resultados, dos posibles ideas en tu mente.

Y es: una oportunidad, tengo la oportunidad de conocer algo distinto, de expandirme, de lo que sea, llamémoslo como quieras.

Pero también aparece otra idea totalmente opuesta que es peligro.

Es decir, en ese momento tu mente racional, que está totalmente justificado, ese miedo que surge.

O mejor dicho, esa idea que se transforma en un miedo, es decir, peligro, porque puede ser que se transforme en oportunidad, en ganas de algo.

Básicamente sería en amor, en decir ¡guau! Esto nuevo quiero conocerlo.

Surgen esas dos ideas o pueden surgir esas dos ideas y normalmente puede surgir la del peligro, la del miedo, suele ganar esa.

Predomina el peligro

Y suele ganar esa porque evolutivamente está claro que frente a algo nuevo si eso nuevo que surge, volvemos al paleolítico, hace unos 150.000, 200.000 años.

Cuando nuestros genes eran muy similares, creo que un 99% idéntico y el entorno si que era completamente distinto, ahora el entorno ha cambiado mucho.

Ahora ese peligro no existe, pero entonces ¿qué pasaba si te acercabas a esa desconocida y esa desconocida por lo que fuera se alarmaba? Se sentía con un intruso.

Se asustaba y gritaba o si aparecían en cualquier caso, ya fuera por los gritos de ella, ya fuera por casualidades, aparecía el grupo que respalda la tribu de esa chica.

Muy probablemente estabas perdido, porque difícilmente hiciereis buenas tablas, no necesariamente.

Es una lucha de tribus, en ese caso. Además, las tribus, por lo que se ve también tienen ese concepto interno de si ganas a una tribu y la sometes, creces, te haces más fuerte.

Puedes coger lo que esa otra tribu ha conseguido, incluso puedes tener una especie de esclavos y podría pasar o si no los derrocas, los matas y tienes todo lo que han ganado y creces como fortaleza.

Incluso, como somos un animal muy social, somos más poderosos, vamos ganando tribus, se podría hasta incluso, en un momento más avanzado, correr la voz de que tu tribu es la más poderosa y esa tribu hay que respetarla y hay que tenerla.

Hay un montón de cosas por las cuales juntarte con una tribu en aquella época no era de las ideas más inteligentes o de las más fáciles, que podía acabar en pelea, en batalla, en la muerte.

Siempre, en cualquier caso, tu cerebro prefiere esquivar o huir del peligro a perseguir el éxito y aquí como vemos, frente a esa nueva peludita que te encuentras, surgen esas dos posibilidades:

O bien, la oportunidad de dejar mis genes mezclarlos con una nueva estirpe o decidir que por querer conocer a esa peludita pueden matarte.

Entonces lo más normal es que fueras cauto y de hecho, parece ser que los más cautos son los que más sobrevivieron.

Aun así, como siempre se dice el mundo avanza a pasos gigantes. Siempre ha habido alguien creativo, valiente, intrépido que ha pensado al revés.

Ha dicho esta es una oportunidad y la mayoría no lo han conseguido, pero los que lo han conseguido son los que han marcado la diferencia.

Aquellos que han conseguido darle un vuelco a la realidad e imponerla a su manera, son los que han conseguido los mejores y los más grandes cambios.

El que se queda en su zona de confort vive más, por así decirlo, se arriesga menos, vive más tiempo, pero menos intensamente y el que se arriesga corre el peligro de morir, pero a cambio puede conseguir grandísimas cosas.

Ahí está el precio que cada uno esté dispuesto a pagar.

Con lo cual y sin enrollarme mucho más, evidentemente ese miedo es totalmente racional y justificado y lo tenemos la mayoría.

Yo lo he tenido y casi te diría que lo sigo teniendo, la sensación de peligro.

¿Qué te dice la experiencia?

¿Cómo podemos trabajar eso? Supongo que es lo que me estás queriendo preguntar realmente, yo te diría que te basaras en un par de cosas, una ya la has comentado, que es: ¿qué te dice tu experiencia?

No conoces casos negativos

De hecho, no conoces casos negativos, no conoces a nadie que le haya pasado.

Miedo irracional

Tu vives en Málaga, vives en España, es un país bastante civilizado, de los más civilizados, de los primeros mundos más civilizados.

No todos los sitios son tan civilizados, no puede estar tan tranquilo en todos los sitios y ahora mismo hay una oleada bastante fuerte con todos estos temas que se está poniendo muy delicado.

Hoy en día hablar con una desconocida puede acabar siendo pena de muerte, delito penal.

Ten una coartada totalmente genuina

Entonces, es importante que tengas una coartada totalmente genuina a la hora de hacerlo, de manera que si ese futuro que tienes en tu mente se materializa, pues no estás haciendo nada malo, realmente.

Estás esperando, haciendo algo estimulante: conocerla

Estás haciendo algo completamente legítimo y es conocer a una persona que te pueda estimular mientras esperas a tus amigos.

Realmente no tiene nada de malo, más allá de la sensación primera que pueda tener ella de incomodidad y tu que eso pues si se gestiona bien, al final va a ser algo muy bonito.

Esa incomodidad se convierte en confort y tiene mucha más fuerza que si ya de buenas a primeras te presentan y no hay ninguna incomodidad y el confort se va haciendo poco a poco.

Ese contraste es muy bonito si se sabe gestionar.

Pero esa es una forma en la cual si, como tu bien apuntas, de repente ese novio aparece.

Pues si realmente es genuino que tu estés esperando a tus amigos y te has puesto a hablar con esta chica que te parece atractiva, que realmente te ha llamado la atención, pero sin ninguna pretención.

Más allá de ver si es tan bonita como parece, pues difícilmente se va a poder, por así decirlo luchar contra eso.

Se podría, siempre nos vamos a encontrar con todo tipo de llámalo como quieras, de energúmenos, pero estamos minimizando, que es lo único que podemos hacer.

Especialmente si estás en algún lugar donde se perciba eso como hostil

Y sobre todo, especialmente si vives en un lugar donde esto se perciba como realmente hostil.

En lugares donde esto no es habitual, voy a poner una exageración, pero realmente en el mundo árabe o en este tipo de religiones donde la mujer va con burka, van completamente tapadas, ahí evidentemente no tiene buena pinta.

No es buena idea ni siquiera intentarlo, porque tu vida puede correr peligro.

Entonces, tenemos que saber bien el contexto en el que estamos, cómo movernos, hay que entender bien las reglas de la civilización en la cual nos movemos.

Y esto es muy importante, tanto por ella, creo que también hay partes, creo que en China o en poblaciones Asiáticas donde también están acostumbrados a hablar dentro de los de la propia población y un extranjero es como casi algo xenófono.

Eso hay que tenerlo muy en cuenta, sobre todo por tu integridad física.

Tanto por ella

Tanto por ella, para que sepas que se va a sentir a disgusto y vas a tener que saber cómo gestionar la incomodidad.

Y también por supuesto que igual esa chica puede ser distinta.

Como por sus seres cercanos

Puede no estar tan influenciada por su cultura, pero la puede meter en un problema porque sus seres cercanos, los seres que la conocen, familiares, amigos, vean que está pasando algo que no le favorece.

Y entren a disrumpir, a tratar de solventar lo que estás a punto de crear, que realmente no es nada, pero en su cultura es una locura.

Eso hay que tenerlo en cuenta, por un lado, dónde nos movemos, porque no se si hay países suramericanos donde ese tipo de conductas pueden ser peligrosas, seguramente las haya.

También tendría que averiguar con barrios y con zonas más puntuales, yo se que incluso en España, en Madrid hay zonas donde no es recomendable hacer esas cosas.

Madrid, estamos hablando de la capital de un país muy civilizado. Pues si hablamos de países menos civilizados, por así decirlo, donde el peligro en la calle es superior, pues tenerlo en cuenta, porque ella incluso puede sentir que eres una amenaza.

Aquí también sucede, en España también sucede que ella se pueda sentir de alguna manera amenazada, acosada.

Y más ahora con la sensibilidad que hay sobre el tema, que está saliéndose de contexto completamente.

Importante eso: vamos a tratar de jugar con las reglas que hay en la civilización que nos movemos.

Y vamos a tener una coartada genuina, vamos a hacerlo sin ningún transfondo, sin ninguna doblez, enseñando la palma de las manos, con franqueza.

Eso por un lado, es tu caso, no conoces ninguna experiencia de nadie cercano a quien haya pasado algo similar y no parece que tenga por que trascender, con lo cual con esas dos premisas, sabiendo que no tendría por qué pasar nada.

Y si pasa, si aparece la pareja, el novio, o lo que sea. A mi me ha pasado un par de veces, que esté con una chica y aparezca el novio y lo cierto es que no ha pasado nunca nada, ni siquiera me han agredido, ni mucho menos.

Y si que igual ha habido una pequeña dialéctica en plan: tu que tal y yo he sido sincero, estaba aquí esperando unos amigos y he visto a ¿tu chica es? A tu pareja y me he preguntado, mientras espero ¿por qué no hablar con ella?

Me parece una chica muy interesante y quería descubrirlo.

Tengo que felicitarte porque la verdad es que tiene pinta de ser una chica muy interesante, lo poco que hemos hablado me ha gustado.

Así que te felicito, lo cierto es que tu y yo debemos tener muchas cosas en común y supongo que ahora os tendréis que ir, de lo contrario, no me importaría incluso conocerte a ti también.

Por lo que he visto, esto tiene muy buenas pintas. Es decir, estamos ahí, metiendole a él, incorporándole, no salimos huyendo y con miedo, ni nada por el estilo y en cualquier caso le he dado la posibilidad a él de os teneis que ir, pues os vais.

Igual, él también ha mentido, no es su novia, sencillamente está protegiéndola.

Pero cuando hay ese tipo de cosas, puede que entonces ella se tranquilice y diga: no está mal chaval, el tío es interesante e igual hablas un poco más y luego dice me lo he inventado, pero es que la he visto un poco tal, no se.

Y puede que ahí siga surgiendo algo, ojo, hay que tener eso muy en cuenta.

Entonces, por eso es bonito tener una coartada genuina, real, tangible, que sea eso: yo no estoy haciendo nada malo.

Mi intención no era haber venido aquí a ver si me la llevo a mi casa y me la follo.

No, esa no era mi intención. Mi intención además, en realidad no lo puede ser, por muy bien que está una chica, para que eso se cumpla, a parte de que ella tenga sus requisitos, evidentemente, yo tengo los mios.

Yo no se si me quiera llevar a la primera chica atractiva que salga a mi casa, personalmente, no se vosotros, pero yo personalmente tengo que estar a gusto y tengo que querer. Decir: vale me apetece.

Casi que antes y después del sexo voy a poder seguir conversando y voy a querer seguir hablando contigo.

Si es solo atracción física, pues para eso personalmente no te voy a conceder una plaza, prefiero una discoteca por la noche y aquí te pillo, aquí te mato.

Eso por un lado, que era la herramienta que tu me has facilitado.

Esa idea que tienes tu de: yo tengo ese recurso pero no me termina de funcionar.

Ahí tienes un pequeño recurso más, que es tener ese pretexto, esa coartada genuina.

¿Dónde centras tu atención?

Y el otro es que te centres, o mejor dicho ¿dónde centras tu atención?

Piensa que todo esto que me has contado es nada más ver esa chica, de repente tu mente, tus genes te dicen: oportunidad o peligro.

Peligro porque igual tiene novio y si no tiene novio entonces bla bla bla, ¡monta una película!

El presente vs el futuro

Tu estás centrando tu atención en lo que vendrá, en el futuro, en un resultado hipotético.

Sin embargo y si te das cuenta estás centrando tu atención en algo que escapa de tu control.

Lo que “escapa de tu control: futuro —el resultado

Es algo futuro, es un resultado y en la mayoría de ocasiones y circunstancias, incluso al corto plazo cuando hacemos algo, no sabemos lo que va a pasar.

El resultado es desconocido, cuando tu trates una mujer y le dices: hola, no sabes cual va a ser su respuesta.

Yo más o menos puedo entender o puedo predecir algún tipo de patrón, si más o menos va a salir por aquí o por aquí.

Pero aún así y siendo capaz de predecir algo, puede que adivine y puede que no y en muchas ocasiones me sorprende y en muchas ocasiones no sucede lo que yo pienso.

Yo pensaba que iba a ir por aquí y no por allí, curioso.

En cualquier caso, si estamos esperando siempre el resultado que va a pasar y estamos pendientes de eso, estamos centrando nuestra atención en el futuro, en lo que pasará y en algo que escapa a nuestro control.

Sin embargo ¿qué no escapa de tu control? O de alguna manera ¿qué puedes controlar? ¿qué está tangible? Es el presente, el aquí, el ahora, lo que estás haciendo en este momento.

Entonces, si quieres de alguna manera estar más tranquilo, estar un poco con más control, básicamente estar menos expuesto a la incertidumbre.

Vas a estar expuesto a la incertidumbre desde el momento en que ejecutes cualquier cosa, cualquier acción te lleva a la incertidumbre.

No sabes nunca lo que va a pasar, o por lo menos no lo sabes en la mayoría de los casos.

¿Qué puedes hacer entonces? Vivir el presente, el momento a momento y como mucho quizá tener algún tipo de patrones, algún tipo de idea, de si pasa esto o pasa aquello, más o menos por dónde salir.

Tener recursos. Para ello, por ejemplo, se inventaron en su día el material enlatado, esas cosas que tienes, que si te preguntan algo haz esto, si te preguntan aquello, haz lo otro.

Puedes tener cierta preparación que te puede servir mucho.

Personalmente no la tengo, pero la he forjado con base en la experiencia, muy probablemente, si me analizara, vería que hago muchas cosas muy repetidamente y siempre las mismas.

Y no las hago porque me las haya preparado, sino porque me han surgido cuando he estado haciendo las cosas y formaban parte de mi, no eran algo ajeno que me he inventado, o un juego que me he preparado.

Sino que es de mi vida, de mi día a día y lo he ido utilizando y sé que ha dado buen resultado, como da buen resultado, como yo he vivido éxito en esas experiencias, pues automáticamente las utilizo.

En cualquier caso lo fundamental es eso, a parte de prepararte cosas para minimizar esa incertidumbre, que puede ser otro punto, el tener preparadas las cosas de tu vida que te sirvan para posibles resultados.

Lo que “puedes controlar”: presente

Lo importante es que te centres en el presente, en el ahora, en el voy a hablar con esta chica y si bien, eso me da igual, que venga el novio, que venga el vecino, que venga quien quiera.

¿Qué es lo que está bajo mi control? Y yo puedo poner en práctica, utilizar y decidir sobre la marcha que es lo que hago o dejo de hacer.

Es el momento presente, es: mis amigos van a tardar un poco en llegar, esta chica está ahí esperando, está leyendo un libro, está haciendo lo que sea y yo ¿qué puedo hacer? Acercarme y saludarle.

Puedo decirle: Hola ¿cómo te llamas? Por ejemplo. Lo puedo hacer, depende de mi.

Ahora y si… no lo se. Y si aparece el novio, y si se molesta, no lo se, y si se rie, no lo se.

Y si lo que sea, bueno, como te he dicho antes, si tienes algunos patrones, algunos enlatados, algo que te pueda servir.

Y si se rie, pues tengo esto y si aparece el novio, pues tengo aquello, como te he dicho, tener una coartada genuina.

Es una forma de minimizar una situación que podría ser embarazosa, pues ya no lo es.

Porque cuando aparezca el novio ¿qué hay de malo en que aparezca el novio? Tu no estás haciendo nada malo.

Entonces, es importante eso, sobre todo que te centres en ese presente, que no te vayas tanto al futuro, no adelantes acontecimientos hasta que no pasen.

Actúa en el momento presente.

Luego, lo que si que te recomiendo evidentemente, es que cuando termine esa interacción, si ha terminado mal, por ejemplo, te has acercado, ha ido mal y te vuelves, entonces analiza por qué ha podido pasar mal.

Lo podéis haber hecho mejor, en cualquier caso y sacar conclusiones a posteriori.

Cuando ya tengas la información, cuando ya tengas los datos, analiza, pero no pre analices, no te metas en películas.

No se quien decía ese dicho, algo así como: «Me preocupé por un montón de cosas que jamás sucedieron».

Y es que la vida, realmente, en la forma como hemos evolucionado, va por ahí, es prácticamente encontrar, si no lo tienes 100% seguro, no actúas.

Esto ha terminado, en la actualidad, tal y como vivimos hoy en día y la evolución nos lleva a pensar en oportunidades, no en riesgos.

Es decir, aquí tengo que conseguirlo, por supuesto, el riesgo, minimizarlo lo máximo posible. Es decir, tener una buena coartada, no hacerlo en lugares que no sean apropiados, etc.

Pero si no hay «peligro» y el peligro es el que te inventas tu, pues entonces, elimina ese miedo totalmente no justificado, porque ya no te es útil y ahora mismo te está impidiendo conseguir lo que te estás proponiendo.

Que en este caso es aprovechar esos momentos ¿por qué no? 5 minutos en que esperas a tus amigos, paras, hablas con ella, llegan tus amigos, te despides, consigues el teléfono de esa chica.

Y puede que tengas una persona nueva que conocer, más adelante, gracias a que tus amigos son unos tardones.

No hay mal que por bien no venga

Espero haberte ayudado con estas tres ideas, de que está justificado, de que la experiencia es importante, pero aún así ten una coartada.

Por mucho que no te haya pasado antes, ten las cosas preparadas, lo mejor y en lo más «genuino» que puedas.

Sobre todo, en cualquier caso, céntrate en el aquí y el ahora, en el momento presente, en lo que está en tu control, en lo que cabe, porque nunca tenemos el control 100% de nada.

Pero lo que más podemos controlar, es lo que por ejemplo, yo ahora estoy hablando contigo, esto lo estoy controlando, lo que no puedo controlar es que después de hablar esto y te satisfaga mi respuesta y te alegre o te sirva, esto podría no pasar.

Eso ya no depende de mi, yo lo estoy haciendo «lo mejor que puedo» y se que esto es lo que no depende de mi y por eso estoy aquí.

Pues nada, mucho ánimo haciendo este ejercicio cada vez que tengas que dar ese paso.

Más energía y además de tomar decisiones, que los resultados que surjan de estas, ya sean buenos o malos, saques de ellos ¡excelentes aprendizajes!


Podcasts relacionados:

#46 Destruye el miedo a la aproximación
#37 Miedo a abrir

About the author 

Ray Havana

You may also like

MGTOW Vs PUA | ¿Por qué son lo mismo?

Matrimonio: ¿sigue significando lo mismo? | mi opinión sobre el matrimonio

¿Son todas las mujeres unas…? (termina la frase) | Hipergamia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our newsletter now!