octubre 4

#60 Carisma y Magnetismo

Atractor

1  comments

CARISMA Y MAGNETISMO

Atractor

Muy buenas Atractor.

Bienvenido al podcast Atractor. Hoy estamos en el capítulo 60, en el podcast de referencia en Atracción, efectivamente.

Como te digo, capítulo 60, ya estamos en la sexagésima decena, o como se diga.

La verdad es que los cardinales y los ordinales y todo eso nunca fue mi fuerte en el colegio.

Pero bueno, capítulo 60, ahí sigue con los naturales, no me equivoco.

Hoy tenía algo distinto, algo preparado, con alguna novedad, pero no ha podido ser por temas de tiempo.

La verdad es que no ha podido ser, a ver si para la próxima podemos hacerlo.

Pero vamos a ver este número 60, que es un número redondo, muy bonito, hablando de una pregunta que me han hecho nuestros compañeros, un Atractor, sobre ¿cómo desarrollar una personalidad magnética y carismática?

Y me he dicho yo, vamos ¿Cómo ser un Atractor, no? Digamos que el propósito fundamental de este podcast.

Así que a eso me he limitado, a responder a esa pregunta.

Ya sabes que tus preguntas hacen que esto siga adelante y estoy acabando con ellas, tengo que decirlo. Las preguntas se están terminando y si seguimos así pues no sé a quién le voy a responder.

Así que animaos otra vez, echarme más preguntitas y vamos a continuar con esto, porque personalmente creo que es una forma muy interesante de estar cerca, de que me escuches, de que te solvente dudas.

Y precisamente hoy es una duda un poco más genérica, pero a la vez es muy profunda porque hablamos de la filosofía del Atractor.

Cuyo curso más en profundidad está en la plataforma Premium de conexióninstantánea.com que podéis visitar.

Ya sabes también, alguna reseña más me ha llegado, muchísimas gracias, es un placerazo, seguid ahí tanto enviándome preguntas como dejándome reseñas, porque cada reseña de 5 estrellitas es una alegría.

Básicamente me está diciendo que estoy haciendo bien las cosas y os lo agradezco un montón.
Eso es todo, he tenido algunas preguntas más sobre la plataforma.

No voy a repetir como en el capítulo anterior, en el 59 hablé un poco más extendidamente, digo trabajando en ello, esta semana habrán más contenidos.

De hecho, esta noche hay otro vídeo en el canal de YouTube de Atraídasporti.com, sobre conversaciones más estimulantes, que es el vídeo sobre el artículo que hice hace un par de semanas ahora mismo y esa es una idea de contenidos ahora incluso más cañeros.

Con más densidad, de más calidad, etc. que puedes encontrar en la plataforma y de paso te puedes dar una idea de cositas que voy haciendo.

Así que nada, ya no me enrollo más, vamos a ir por la pregunta del capítulo 60, un número muy bonito, un seis, un cero y está muy bien y estoy muy contento de haber llegado hasta aquí a pesar de que me hubiera gustado aportar otra cosilla, pero, el tiempo es el que es.

La vida sucede mientras tu tienes otros planes y mientras va sucediendo, pues hay que aguantarse.

Así que ahora sí, sin más preámbulos vámonos por la pregunta de este programa.

Hola Ray ¿cómo estás?

Mira, tengo una pregunta:

¿Cómo podemos desarrollar una personalidad que sea carismática y magnética para aumentar nuestro círculo social y poder atraer a la gente de tu día a día?

Poder atraer por ejemplo a tu compañera de clase, a tu compañera de trabajo o poder conocer a más chicos, amigos que puedan potenciarte y así aumentar nuestro círculo social.

Creo que esta pregunta puede ayudar a más gente. Un abrazo.

Muy buenas Atractor, pues precisamente la pregunta que me haces no solo es que puede ayudar al resto de compañeros que nos siguen, sino que en realidad.

Es la parte de la temática que tiene este podcast, por eso se llama Atractor y esa personalidad carismática y magnética de la que me preguntas, en realidad, estamos hablando de la figura del Atractor.

Entendiendo al Atractor como esa versión más atractiva de uno mismo.

Así que cómo influir mejor en las personas, como ser un referente, como tener mayores habilidades de líder, de liderazgo.

Y en realidad y en definitiva, pilotar mejor una vida, llevar tu las riendas de tu vida de una manera más acertada, hay multitud de técnicas o métodos que podrías aplicar.

Entre ellas, por ejemplo, hablo recientemente en mi página de YouTube y en mi blog, evidentemente del método destacado, que es un método para conseguir objetivos, humanizado, que está basado en el método SMART.

Que es como muy mecánico, casi más de Empresa que de persona.

Y aquí he querido yo personalizarlo, hacerlo humano. Entonces, podemos aplicar muchas metodologías que son muy buenas y recomendables.

Pero en este caso, voy a hablar una vez más en el último podcast hablábamos de un Atractor en las redes sociales: cómo se comporta.

Ya tratamos un poco esto, pero voy a profundizarlo un poquito más y vamos a hablar de los tres pilares del Atractor.

3 Pilares:

A fin de cuentas, repito, el Atractor es precisamente esa personalidad magnética, ese carisma que tienes tu y solo tu y que es tu trabajo, es tu obligación para contigo mismo sobre todo, pero también para tu entorno.

Puedes sacarla adelante y conseguir al final lo que me preguntas y lo que creo que tiene como finalidad este podcast, que es que vayas entrando en esa psicología, vayas alimentándote, impregnándote de una forma de ser —totalmente personal.

Evidente aquí no te digo cómo tienes que ser, sino los principios, la idea que tengo yo de cómo es un hombre atractivo, apetecible, constructivo, creador, etc., etc., etc.

O sea, serían muchos adjetivos muy buenos y voy a explicar otra vez te recomiendo que escuches también el de las redes sociales porque ahí también hablo un poco de ese tema.

Pero aquí vamos a hablar un poquito más, también de los tres pilares.

Esto, son tres pilares, es como vamos a poner una mesa con 3 patas, si quitas una pata, se va todo al garete.

Con lo cual, las tres patas son importantes, pero aún así, le pongo una jerarquía porque realmente la tienen.

Y si eres un individuo, si eres un ser humano, pues, me temo que lo más importante es uno mismo, al final, estás tu solo.

Por mucha ayuda que tengas, por muchas situaciones en las que te encuentres, por todo lo que tu quieras, la única persona de la que dependes, es de ti.

Me explico: en última instancia, evidentemente, vas a depender de más gente y siempre va a haber alguien que te pueda ayudar y todo lo que tu quieras, pero digamos que de ti no te puedes escapar.

Vayas a donde vayas, huyas de lo que huyas, de ti es de la única persona que nunca vas a poder escapar.

Nunca vas a poder huír de ti mismo, siempre vas a estar tú ahí contigo, 24 horas, 365 días al año, desde el principio hasta el fin de tus días.

Entonces, lo primero en lo que tenemos que trabajar es en tu mismo.

Además, si tu no has trabajado en tu mismo, “si tu no eres”, “si tu no eres” en el sentido de plenitud, poco vas a poder aportar.

Propósito:

El primer pilar es el propósito.

Vivir con pasión

Propósito, tienes que vivir con pasión.

Proactivo

Tienes que ser proactivo.

Aprender de tus errores

Tienes que aprender de tus errores, tener en cuenta que vas a tener muchos, es decir, cuantos más errores tengas, más.

Supuestamente has intentado hacer las cosas, más proactivo, has sido, a fin de cuentas ¿de acuerdo?

Ver siempre la mitad del vaso lleno

Y tratar de siempre ver la mitad del vaso lleno. Es decir, vamos a ver, a pesar de las circunstancias, a pesar de que las cosas estén de una manera u otra que nos convenzan más o menos, es muy interesante ver la vida siempre lo que nos aporta.

La intención positiva; qué aprendemos, incluso de las cosas que no nos hacen mucha gracia ahora, porque en mi experiencia.

Y en la de muchas otras personas lo que ahora puede ser una calamidad, algo negativo, algo que dices: ¡vaya por Dios, esto yo no lo quería! ¡Estaba muy bien como estaba!

El ser humano es bastante reacio al cambio, a salir de su zona de confort, pero con perspectiva cuando ese cambio es obligatorio y no queda otra que hacerlo y se hace.

Y luego vuelves la vista atrás y se da cuenta de lo que has construido nuevo y la vida como ha ido sucediendo.

Pues realmente si somos francos y nos distanciamos de las emociones —porque a veces puede ser que digan: Bueno, no me gustó lo que pasó, no pienso que fuera ni para bien ni para mal.

O aunque no fuera para bien, pero lo cierto es que ha tenido su impacto positivo y me ha hecho crecer de esta manera, de esta otra o lo que sea.

Repito, no siempre es adorable, los cambios no siempre son super mega happies y pasa algo y es siempre para tu bien.

Se dice que no hay mal que por bien no venga, no siempre es así, pero es importante que bueno, hay cosas que pasan y pasan y ya no puedes hacer nada, ya no puedes remediarlo.

En lugar de quedarnos ahí en lo que pudo ser y no fue, construyamos desde lo que tenemos. Eso es lo importante.

Así que es importante ver siempre la mitad del vaso lleno.

Eso en cuanto a propósito, una persona que vive con pasión, es proactivo, que aprende de sus errores, sabe que los comete y es su mejor maestro.

Y que siempre ve la parte llena del vaso, siempre es optimista, siempre sabe que hay una solución, hay una salida, siempre hay un camino, eso, no dirás que no es atractivo.

No dirás que una persona así a tu lado, no dirías: oye, quiero ser tu amigo, quiero conocerte, oye ¿cómo lo haces? Yo creo que si.

Solo ahí, solo estamos viendo una persona activa, estamos viendo a una persona con ganas de vivir.

Que vive con pasión, que tiene un propósito, básicamente, que sería reducirlo a eso.

Por eso hablamos de propósito, el primer pilar.

El segundo pilar —y vuelvo a lo mismo— es tan importante como el primero, solo que quizás no es el más inmediato, porque el segundo ya requiere un poquito de tu tener, de tu ser, de tu poder aportar.

Visión:

Tener algo grande que Aportar

Hablamos de la visión, es tener eso, es tener algo grande que aportar.

No basta con aportar tampoco minucias y tampoco tienes por qué aportar yo que sé.

Lo que hizo Steve Jobs con iPhone, no hace falta cambiar el mundo, pero tampoco está de más tener ambiciones y querer aportar lo más que podamos y cuando hablo de poder, hablo de podamos.

Ese verbo lo utilizo como queriendo decir que sin vaciarte, sin disecarte, sin dejar de beneficiarte tu, en tu vida, sin desvivirte por los demás.

Desvivirte no es vivir con pasión, es desvivir.

Entonces, no nos vamos a morir, pero si que vamos a tratar de aportar lo mejor.

Porque además, cuando encontramos ese equilibrio, en el cual aportamos lo mejor de nosotros, empezamos a ver cosas, la gente lo agradece, se generan sinergias, gente que quiere ayudar, que quiere aportar, etc., etc., etc.

Y eso retroalimenta otra vez nuestro propósito, nos hace sentir bien y nos alimenta a nosotros.

Eso es importante, ese equilibrio entre lo que damos y lo que recibimos, entendiendo que no necesariamente lo damos para recibir, sino que porque al dar, al compartir, nos sentimos a gusto haciéndolo.

Ya el mero hecho de hacer lo que hacemos, nos satisface. Hay una satisfacción implícita en el hecho.

De manera, que si encima, luego, nos lo compensan de alguna otra manera, muchísimo mejor.

Pero no necesariamente lo hacemos ni mucho menos, para obtener algo a cambio.

De lo contrario, ya no lo haces por aportar, sino que lo haces por ti y te estás vaciando en el proceso.

Estás dando “a cambio de…” si ese “a cambio de…” no llega empiezan los problemas, porque ya no tienes más que dar. Porque ya has dado todo lo que tenías que dar, o te estás dando, no te estás retroalimentando, básicamente.

Entonces, la visión —que sería el siguiente pilar— igual de importante, pero lo ponemos en segunda jerarquía, porque parece que el uno sucede del otro.

Ocuparte de los demás sin, para ello, dejar de ocuparte de ti mismo

Es eso, algo grande que aportar, ocuparte de los demás pero sin dejar de ocuparte de ti mismo.

Encontrar el término medio entre:
Lo que amas

Es encontrar el término medio entre lo que amas.

Lo que eres bueno haciendo

Lo que eres bueno haciendo.

Lo que beneficia al mundo de ti

Y lo que beneficia al mundo de ti.

De la manera en que el mundo se beneficia de ti, la gente te dirá, la gente te buscará a ti, la gente querrá que les asesores, que les ayudes, que lo que sea, sobre eso.

Que realmente seas bueno haciendo y que la gente diga: “Este hombre se que me puede aportar mucho en esta faceta”.

Y es importante encontrar ese equilibrio entre que seas bueno haciendo algo y te guste algo y lo ames.

Porque puede que hayas estado muchos años haciendo algo que no te gusta y seas muy bueno.

Pero no seas muy bueno porque te gusta. Entonces probablemente no estás siendo todo lo bueno que podrías ser.

Porque igual, no estás disfrutando lo suficiente.

Osea, si encuentras que igual es eso con alguna modificación, con algún cambio o igual es otra cosa distinta, en el momento en que eso que haces te apasione, es muy probable que mejores muy rápido, que cada vez lo hagas mejor y que acabes haciéndolo muy muy muy bien.

Y la gente se beneficie de ello.

Entonces, ahí vendrá ese equilibrio, no necesariamente es fácil, nadie dice que todo esto sea fácil.

Es lo “bonito” de esta aventura de la vida, que es ir probando. Prueba y error, como decíamos antes, encontrando qué es aquello que puedes aportar.

Y luego por último, como hemos visto, en un principio está el propósito, que nace de ti, la visión, que es para aportar al mundo, nace del propósito.

Misión:

Y luego la misión que es asentar esa visión, es materializarla a través de tu propósito.

Entonces, básicamente se trata de todos los pasos, todas las acciones ¿qué es aquello que vas a hacer para materializar esa visión?

La visión como bien indica la palabra es algo que está etéreo, está en el aire, es una idea.

¿Cómo hacemos tangible esa idea? A través de la misión, a través del trabajo, a través de crear.

Y dentro de la misión, tres puntos que también he apuntado, que son:

Que no pase un día sin dar un paso en esa dirección, aunque sea pequeño

Pero piensa que cada día haz algo que te acerque más a ese propósito, a esa visión. Que desde el propósito te acerque a esa visión cada día.

Por muy pequeño que sea, aunque sea pequeñito, pero trata de hacerlo cada día.

Entender que rectificar —caminar hacia atrás— no es sinónimo de retroceder

Entiende también que rectificar, puede ser caminar hacia atrás no es sinónimo de retroceder.

Coger carrerilla

Puede ser por ejemplo, para coger carrerilla, puede que hayas estado bastante tiempo haciendo algo y te des cuenta en determinado momento, en determinada situación que no era el camino.

Que te has desviado, que por aquí no era.

Y llevo no sé cuánto tiempo caminando por aquí y me he equivocado.

Tengo dos opciones: hacer algún parche, alguna chapuza y seguir por ahí hasta que aguante, hasta que explote o ser inteligente —digo yo— y decidir que rectificas, echas marcha atrás, cambias completamente el rumbo, retroceder o lo que sea.

Para empezar con más conocimiento, con más experiencia, más experimentado, más conocimiento de causa y poder ir más rápido por el camino correcto.

No necesariamente te va a costar lo mismo que te ha costado llegar hasta donde estabas, sino que tienes una experiencia, un bagaje, has vivido muchas aventuras de las cuales has aprendido.

Porque siempre ves la mitad del vaso lleno y a partir de ahí ¡pum!

Puede que explote completamente, hay una diferencia abismal.

Objetivos grandes, acciones pequeñas

Y por último, pues eso, objetivos grandes y acciones pequeñas, como te decía la visión si que tiene que ser algo ambicioso dentro de lo que cabe.

No necesariamente cambiar el mundo, pero si algo que digas, no sé, yo si voy a poder materializarlo.

Pero es posible, es factible, lo veo lejano, lo veo que habría que partir de muchas cosas, por eso hacemos acciones pequeñas, cada día un pasito en esa dirección.

Sobrestimamos lo que podemos hacer en un día

Porque lo que sucede es que sobre estimamos lo que podemos hacer en un día, muchas veces decimos: voy a hacer esto, esto y esto hoy e igual no puedes hacer ni una de las cosas que te habías planteado.

A mi me pasa constantemente, que me planteo cosas y no llego.

Digo ¡madre mía! ¿Cómo se me han ido las horas tan rápido? ¿Qué ha pasado aquí?

Subestimamos lo que podemos hacer en un año

Sin embargo, subestimamos lo que podemos hacer, por ejemplo en un año y en un período largo de tiempo.

Y es cierto, si cada día das tu pasito, por así decirlo, aún cuando haya un día que des dos pasitos, para atrás y uno para adelante y otros que des dos para adelante y uno para atrás, etc.

Cuando lleva un año, pues suponiendo que has dado un pasito al día, por ser poéticos, al cabo del año has dado 365 pasos.

Y 365 pasos en este caso, incluso, no hablemos de pasos, hablemos de ladrillos y de un castillo, pues 365 ladrillos de un castillo, ya van haciendo pared.

No podemos pretender construir el castillo el primer día, ni siquiera matarnos a hacer ladrillos perfectos.

Porque al final el ladrillo es un ladrillo, hay que hacerlo lo mejor posible, pero mejor hecho que perfecto.

Por eso una pequeña acción cada día, mejor que el ladrillo en un baremo del 1 al 10, está entre el 6 y el 7 y es un buen ladrillo, que tratar de hacer ladrillos de 10.

Porque además resulta, que cuantos más ladrillos haces de 6, 7, vas mejorando tu técnica de ladrillo y al final el ladrillo 300, los ladrillos de por sí mismos ya son igual de 8 o 9.

Que son mucho mejores por su experiencia que te pones a hacer ladrillos por tu hábito de crear acciones cada día.

Entonces, cada vez eres más productivo en este caso, hablamos de hacer un pequeño paso cada día, esto al final estos pequeños pasos cada vez son más grandes, sin que te des cuenta.

De esto hablo en un vídeo, allí cuento una especie de alegoría, sobre jarrones de barro, de un experimento que se hizo, real, de dos grupos.

Tampoco te lo voy a contar ahora, porque sino para qué vas a ver el vídeo, te lo pondré en las notas, no obstante, estoy buscando el título para acordarme.

Y ahí se explica un poco esta idea, de cómo buscar la perfección desde el principio no es la mejor opción.

Mejor seguir una evolución natural. El vídeo se llama tu mayor error hablo de uno de los mayores errores que puedes tener, pero en este caso me sirve para explicarte la alegoría que está muy interesante.

Entonces, es importante que seamos pacientes, con lo cual, si quieres una personalidad como la que estamos hablando, bastante impactante, una personalidad que la gente le sea carismática, magnética, diga ¡guau! Esta persona ¿de dónde ha salido? Y quiero saber más.

Pues imagínate si vas así por el mundo, vas con proactividad, con ganas de vivir, con ganas de hacer cosas, tienes algo que aportar y encima tienes claro, porque tu propósito lo tienes que tener claro y la visión también.

Cuanto más claro lo vayas teniendo, mejor vas a comunicarlo, incluso sin explicarlo, solo con la actitud, con los gestos, con lo que hagas, se va a entender.

Va a haber gente que va a querer unirse a tu causa, va a decir: Oye, de qué manera puedo ayudarte.

Va a suceder y eso, luego la misión es que cada día vayas haciendo ese pasito.

Puede que al principio no haya gente interesada tampoco, eso no quita que tu no hagas tus movimientos y digas: por ahora nadie me está preguntando como puedo aportar a la causa, pero voy a ofrecer esta causa.

Voy a ponerme en contacto con gente para decirles: “chicos, que os parece esta idea”.

Porque eres una persona proactiva ¿recuerdas?

Entonces, una persona con esas características, estamos hablando de un Atractor a grandes rasgos, generales, no me dirás que no mola mucho más, que apetece conocerla y decir: ¡vamos!

Que igual no, igual no te apetece conocerla, pero entonces es porque no estás en la misma onda, no eres un Atractor, ni te interesa y tu prefieres vivir una vida tranquila, con tu sueldo seguro mensual y haciendo los fines de semana.

Y los fines de semana saliendo de fiesta o yendo al campo, hacer una parrillada o lo que sea, pero sin sobresaltos, sin vivir la vida de una manera plena, aportándole a la sociedad de más.

Sino que tu quieres hacer como las hormiguitas. Las hormiguitas son seres que —con total respeto— cumplen su función en la cadena, cumplen su trabajo, siempre hacen lo que tienen que hacer ¡y ya está!

No hay una causa mayor, no hay unas ganas de destacar, no hay ganas de aportar, de cambiar su civilización, por así decirlo, o su madriguera o lo que sea, su jerarquía social, eso es así y así es.

Creo que nosotros como seres humanos tenemos la fortuna, tenemos la situación en la que podemos generar un impacto en las personas que nos rodean, aportar, crecer, cambiar nuestra realidad y hacerla cada vez como está viéndose.

Cada vez tenemos más opciones, cada vez la tecnología nos ayuda más, podemos pasar más tiempo libre, aunque se vea ahora muchas miserias y crisis y todo lo que tu quieras.

En realidad, por cada crisis, la palabra crisis en realidad significa cambio de algo, que lo entendemos como negativo.

Vemos la parte medio vacía del vaso, pero en realidad es un cambio que significa también oportunidades nuevas.

Cambio de paradigma, algo que está desapareciendo y está permitiendo que crezca algo más.

Probablemente por cada puesto de trabajo que desaparezca pueden aparecer dos trabajos nuevos, o algo así podría estar pasando.

No se los datos, me los estoy inventando, pero si que es verdad que si miras lo viejo como algo que tiene que caducar, que tiene que perecer para dar paso a lo nuevo, a la juventud de la civilización, al nuevo paradigma, pues evidentemente la abundancia está creciendo.

Los recursos cada vez son mayores, aunque nos digan lo contrario, quieran que veamos que es el fin.

No es el fin, no es más que el principio, cada día es el primer día de tu vida, porque el resto ya ha pasado.

Y con esa actitud, con esas ganas de crecer, de aportar y de trabajar, de construir, dime tu si una persona que vea la vida así no va a querer rodearse de gente así.

Yo personalmente me apunto a todo aquel que esté en esa filosofía, apuntadme al grupo que sea que esté en esa filosofía ¿De acuerdo?

Bueno, pues espero haber aportado, esta era la idea básica de este podcast, defender no solo que como hombres tenemos mucho que aportar, sino que en realidad cualquier persona que siga estas premisas lo que está queriendo es que prospere la vida.

Y de la vida, de una forma muy altruista y egoísta al mismo tiempo.

Como yo digo, egoaltruista, pensando en uno mismo pero sin olvidarse de los demás y a la vez sin olvidarse de uno mismo.

Y voy a dejar de decir esto, que me voy a lenguar la traba, pero se entiende, supongo que se entiende.

Así que nada, aquí termino, sino, voy a seguir divagando y diciendo lo mismo que ya he dicho hace un rato.

Mucho ánimo, espero haberte dado esa visión que buscabas más energía que la vas a necesitar para esa misión cada día y que tomes ¡excelentes decisiones!


Podcast relacionado:

#59 Atractor en la redes sociales

Vídeo relacionado:

Tu mayor error

About the author 

Ray Havana

You may also like

MGTOW Vs PUA | ¿Por qué son lo mismo?

Matrimonio: ¿sigue significando lo mismo? | mi opinión sobre el matrimonio

¿Son todas las mujeres unas…? (termina la frase) | Hipergamia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Hola Ray … es muy bueno lo que afirmas de los pilares y de que aprendas de tus equivocaciones y de tus errores.
    Yo en particular soy un chico que me ha tocado aprender. Pero todavia me enfrento a la ironia y muchas cosas que hoy en no mejorar por lo que la soiedad me tiene en sus garras aveces. Pero bueno como dices hay que saber escojer y trabajar en ti mismo ya que no puedes escspar de ti mismo.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our newsletter now!