agosto 26

Matrimonio: ¿sigue significando lo mismo? | mi opinión sobre el matrimonio

Vlog

0  comments

Mi opinión del matrimonio

El matrimonio, muchos me habéis preguntado Ray, ¿cuál es tu opinión? supongo que en base a lo que estoy predicando últimamente está postulando y rompiendo una lanza muy necesaria a favor del 50 por ciento de la población y de todo lo que representa, significa y fundamenta a la mujer y la verdad es que me he visto con ganas y te voy a contar lo que es para mí, lo que significa para mí.

Así que si no te lo quieres perder quédate hasta el final porque empezamos.

Muy buenas Atractor muy buenas Atractora muy buenas sea quien sea que estás viendo esto porque una vez lo primero que quiero hacer antes hablar este tema es un disclaimer, es una sección de responsabilidad y es que yo no he pasado esa experiencia nunca, nunca he tenido una experiencia empírica de matrimonio con lo cual pues no puedo hablar desde las entrañas.

Aún así te diré que sí que conozco amigos, alumnos gente cercana que ha tenido experiencias matrimoniales por lo cual pues bueno algo de experiencia así que se puede decir que tengo aunque no sea directa y esto lo quiero decir porque parece ser que tienes que saber de todo lo especial es todo, todo absolutamente al 100% para poder opinar cosa que muy poquita gente hace.

Además, normalmente la gente que te exige que lo sepas todo al dedillo o que hayas pasado por ahí etc. son los primeros que no lo han hecho así que yo te soy sincero yo no he pasado por ahí.

Tengo ejemplos y situaciones de las cuales me puedo apoyar, puedo utilizar sus experiencias su conocimiento para mí y es lo que voy a hacer y también es verdad que voy a dar un poquito de trayectoria.

Un poquito de mi trayectoria no voy a entrar en demasiados detalles que os veo venir pero sí los necesarios y suficientes para que tengáis un poco de donde vengo y hasta donde he llegado y un poco pues mi evolución que creo que también es importante en este caso, puesto que hablamos de mi opinión de lo que para mí es esta institución del matrimonio.

Mi trayectoria

Bien lo primero es que yo soy hijo único de madre soltera mi madre jamás se casó.

Sin embargo no voy a entrar a más detalles ahí, esta es la parte personal que voy a decir.

Es verdad que desde siempre desde muy pequeño y no te sabría decir porque no recuerdo los motivos pero desde muy pequeño yo siempre tuve en la cabeza la idea de que no perdería la virginidad hasta encontrar la mujer de mi vida y casarme con ella, algo que —yo soy español evidentemente.

En España digamos que no somos tan fuertemente religiosos o no lo éramos, ya en esa época. Estamos hablando hace treinta y pico años y sin embargo yo tenía ese concepto de no perder la virginidad hasta que me casara con la mujer de mis sueños o de mi vida cosa que evidentemente no sucedió, sino sería virgen.

Sin embargo eso fíjate desde dónde vengo cuál es mi background y bueno hasta donde llegado, básicamente que es el punto en el que te voy a comentar. Bien, tengo un poco de la voz mala, no sé por qué creo que todavía no se ha despertado mi garganta.

Matrimonio como algo Cultural

Para mí, bueno hay que entender un poco la función de ese matrimonio que significa que supongo porque yo creo es algo súper súpercultural y religioso.

El matrimonio en sí es realmente como la unión entre dos personas —normalmente hombre y mujer— porque la diversidad pues eso es algo religioso de la iglesia y lo es un símbolo de unión y de aprobación por así decirlo con Dios.

Eso es algo que en España hay gente religiosa, pero es una cultura mucho menos religiosa de lo que pudo haber sido en el pasado —muchísimo menos hoy por hoy—, por eso la política está tan en alza y somos mucho más, por así decirlo, pragmáticos.

Y estamos más en la tierra no digo que sea mejor ni que sea peor, sino que es un hecho y entonces pues lo que es la institución del matrimonio que en realidad, osea el símbolo más fuerte que tiene es religioso de tu unión frente a Dios pues bueno aquí tiene “poca cabida”, no obstante matrimonios hay un montón, una cosa no quita la otra.

Factores que potencian el matrimonio

Hay otros factores que lo potencian y es por ejemplo pues que por lo que sea por la educación por la cultura lo que ha ido inculcándoseles a las mujeres, mucho es que el día de la boda es el día más importante de tu vida.

Y que tienes encontrar ese príncipe azul con el que casarte y ellas nacen y viven condicionadas con la idea de que si no se casan han malgastado su vida, es un concepto que tienen.

Yo personalmente creo que es muy erróneo y que eso implica que no se han conocido a sí mismas y no han profundizado, etc. y que se han dejado llevar por lo que dice la cultura, la familia, etc.

Pero claro, hay una presión social importante para ellas y esa presión social la transmiten, en este caso, con las parejas que tengan o van por ese objetivo, si vas por un objetivo, antes o después, es normal que lo consigas.

Ya tiene que hacer muy mal para no conseguirlo porque estamos hablando no de cientos, sino de años y años de búsqueda y captura de ese momento entonces claro, ahí hay una presión por la cual —además muy cultural— que incluso es el hombre el que tiene que pedir matrimonio a la mujer que esto no era así antiguamente.

El papel del hombre

También era el hombre el que tenía que hacerlo, pero era de otra manera.

Lo que yo enseño en temas de atracción: el hombre esos pasos no los debería dar nunca.

Lo que pasa es que Hollywood, la cultura, el llamado como quieras nos ha enseñado que es lo bonito, que es nuestro papel, que hay que hacerlo, que me regala flores, me da un anillo, montar una escena preciosa embarazosa incluso en el sitio donde se demuestre que te la suda.

Lo que piense el mundo que esa persona está por encima del resto y les voy a faltar al respeto a todo el mundo con tal de declararte mi amor y voy a hacer que todo el mundo sienta mucha vergüenza ajena pero bueno ese es otro tema.

Lo que quería decir es que la mujer pues se ve muy condicionada desde siempre o sea le hemos vendido la moto, la cultura, lo que sea, la venida de moto que es su día exclusivo y tiene que encontrarlo y tiene que ir por ello y que si no lo hace no se siente completa.

Tener hijos

Esto tiene mucho más sentido con el tema de tener hijos ahí sí que puede suceder a nivel biológico que si no es madre se siente incompleta ahí sí que habrá mujeres —puede que no pero es mucho más probable— osea, tu cuerpo te lo va a pedir antes o después.

Puede que no pero en la mayoría de los casos sí y ahí si no sucede, sí que puede haber una sensación de no plenitud, pero el matrimonio es algo estrictamente cultural, religioso y no necesariamente tienes por que sentirte incompleta a menos que te hayan un poquito lavado el cerebro.

Ventajas legales del matrimonio

Luego claro el matrimonio tiene unas ventajas legales, pero básicamente está fundamentado en la religión en la iglesia y luego tiene sendas legales.

¿Por qué? Bueno, puedes hacer tus relaciones conjuntas; significa también que si uno de los dos fallece aquí no estoy 100% seguro creo que es bilateral si uno de los dos fallece y el otro o la otra se queda viuda, tener una pensión si es que lo cotizó la pareja, no estoy muy seguro, sé que en la mujer sucede, no sé si sucede en el nombre, creo que también pero que tiene ciertas ventajas a nivel de legal.

Parejas de hecho

Sin embargo, pues está la figura pareja de hecho, que viene a ser algo así como como el matrimonio civil que es decirle al estado —bueno todo esto yo hablo de España, no sé en países sudamericanos cómo funcionará, supongo que con sus matices sus diferencias pues tendrá su equivalencia, supongo.

Cada estado es un mundo, pero bueno, la pareja de hecho es un matrimonio civil donde tú firmas, necesitas tú testigos y demás y queda constancia de que pues estáis juntos y es verdad que tiene sus ventajas también tiene ciertas ventajas pero creo que tiene pues menos opciones que tiene el matrimonio por antigüedad.

Por el contrato que tendrá con el estado la iglesia a ese nivel eso ya son términos legales, jurídicos, yo que sé, pero bueno no son exactamente lo mismo aunque bueno en cierto modo equivalentes.

Como sucede con el hombre y la mujer, no somos iguales pero sí que somos equivalentes sí que tenemos la capacidad de hacer nuestra función en la sociedad.

De igual manera, sea la que sea, sean distintas pero darle el mismo valor en cada sector de cada persona, entonces en eso, el tema del matrimonio —con esto ya casi me estoy posicionando.

Para mi el matrimonio no tiene nada de sentido si tú no eres religioso si no crees en Dios y si quieres decirle al señor que quieres hacerlo público religiosamente no tiene ningún sentido si tu cultura es muy religiosa y está muy fuertemente enlazada con eso pues igual es una obligación.

Pero bueno si no, no tiene ningún sentido porque por lo menos aquí en España existe la pareja de hecho que sería algo equivalente no obstante si tienes un hijo con una mujer ya automáticamente te puedes declarar como el padre.

Y bueno, para efectos legales pues ese hijo no se va a quedar desamparado por así decirlo entonces no es el tema de la pareja de hecho yo tampoco he llegado a ser nunca pareja de hecho con mis parejas y he tenido algunas parejas y he estado un tiempo con ellas y podía haberlo hecho y sencillamente no le vi las ventajas.

Desde luego y ahora que veo a matrimonio de como yo pensaba a como pienso ya llegué un día a la conclusión de que el matrimonio era absurdo o sea era sencillamente ¿por qué tengo yo que hacerlo? ¿por qué tengo yo que ir a la iglesia si no soy creyente? y mucho menos practicante y tengo que hacer ahí no sé un paripé que personalmente no comparto.

Al final si lo que ella quiere es una ceremonia en la cual pagamos público, estamos juntos y que nos queremos pues podemos hacer un día como otro cualquiera.

Podemos hasta hacer una representación y hacer el paripé y vestirnos de boda y demás, pero no hace falta ir a la iglesia. No hace falta firmar nada, ni testigos.

Y es, solamente, hacer un día de fiesta y de celebración porque públicamente estamos juntos. Y eso lo puedo entender y me puede parecer genial. Eso yo le veo una utilidad. Pero desde el conocimiento, no desde el engaño, no desde la patraña que nos han contado.

Porque bajo mi punto de vista —y esto ya sí que es especulación pura—, a mí me encaja y tampoco me he puesto a investigarlo demasiado porque —vuelvo a decir lo mismo— mi función en la vida, en este caso, no es demostrar todo ahí a pies juntillas —porque luego, al final, siempre aparece algo que te desmiente.

Tengo que dejársela al mejor postor

Esto es mi opinión, mi experiencia lo que lo que he leído en otros momentos y ese es por lo que me he formado y me encaja, si tenéis a una opinión distinta relevante pues tenéis los comentarios, puedes comentar y seguramente aprendamos.

Bajo mi punto de vista el matrimonio no era más ni menos que un contrato entre el padre de la hija de la que se podría casar, de la susceptible de ser casada y el pretendiente.

Esto básicamente funcionaba de manera que yo como padre me estoy haciendo cargo de mi hija y claro y antes de dejarla que se busque la vida que no se puede buscar por la sociedad que existe en ese momento.

Pues ella no puede hacerse cargo de sí misma al cien por cien parece ser que el patrón que había era: tengo que dejársela al mejor postor y ese postor tiene que asegurarse.

Tiene que firmar un contrato conmigo por el cual se hace cargo de ella y va a mantenerla a salvo, va a hacer que su vida cambie, a cambio, ella cuidará de él, cuidará de su casa y le dará hijos, y cuidará de ellos.

O sea, el contrato era un contrato tipo: yo fulanito de tal, me quedo con esta mujer, o sea me hago cargo de su hija, la cuido y la voy a mantener perfectamente, a cambio de que ella pues me ayude a mí en las labores que no me voy a encargar.

Es más, el padre —entonces por eso se le iba a pedir la mano— si llegaban a ese acuerdo, le decía:—Genial.

Es más, como costumbre, voy a ser yo quien corra con los gastos de la boda, de la celebración —que es bastante cara— y como celebración voy a hacer un gasto importante para entregarte a mi hija. Y a partir de ahora ya es la última vez que pagó nada.

Ahora ya corres tu por los gastos de mi hija y te encargas de que todo salga adelante. Ahora ya es responsabilidad tuya. He confiado en ti. Espero que no me falles.

Eso era realmente el matrimonio: un contrato. Que no sé muy bien por qué . Puede que fuera muy inteligente o no sé, o surgiera… o no te sé decir.

¡El mejor día de tu vida!

Pero se enmascaró, se decoró como: Es el mejor día, por fin vas a encontrar ese hombre, te vas a casar.

Todo lo que está esperando y se montaba una ceremonia, una película muy bonita para ella que realmente pues hasta hoy día las mujeres tienen todavía –te estoy hablando en España— en una cultura muy poco religiosa pues tienen ese “me voy a casar por fin” y ese día tiene que estar todo perfecto, si sale cualquier cosita mal, se le puede arruinar el día.

Es un día muy delicado como que ha estado trabajando mucho tiempo por ello pero todo esto es una decoración, todo esto es una pantomima que sí que puede ser muy bonita y yo no digo que eso haya que quitarlo.

Por eso te decía que personalmente esa ceremonia a mí no me importaría hacerla, en el supuesto de que quiera; es una celebración pero no con todas esas connotaciones religiosas delante de Dios incluso delante del estado o sea un montón de cosas que no sé hasta qué punto, desde luego religiosa, no me interesa en absoluto.

Hoy en día

La civil no sé qué ventajas realmente puede tener y si alguien sabe algo más que yo —que seguramente sí— pues lo puede dejar en los comentarios.

Pero al final era un contrato que se ha quedado obsoleto. Ahora ya tú no vas al padre de nadie —hablo en España.

Una vez más tú no vas al padre, nadie va a pedir la mano de nadie de hecho mucho antes ya has tenido sexo con ella estáis juntos viviendo un mundo de tiempo y la idea que era de vamos a vivir juntos yo me hago cargo de ti, tu cuidas de la familia eso ya no existe aquí.

En España la mujer ya es súper independiente tiene su vida y se puede juntar con un nombre y se puede ir cuando quiera porque también trabaja y aporta la economía al hogar en fin.

Lo único que sigue vinculando es una manera de necesidad es si tienen hijos porque entonces los hijos sí que requieren de un padre y una madre de ese amor y ahí las dinámicas se complican.

Pero la relación entre hombre y mujer hoy por hoy no tiene ningún sentido en el matrimonio ya digo que la pareja de hecho igual sí que tiene un sentido legal seguramente y no sé.

Sé que en el matrimonio puedes hacer declaración de la renta conjunta o separado y bueno puedes tener ventajas fiscales no lo sé he oído casos de que era peor hacerlo casado, ya depende la persona o sea de la pareja.

El matrimonio es un símbolo

Pero básicamente esta es mi opinión sobre el matrimonio.

El matrimonio tuvo su papel, funcionó como funcionó, fue un contrato ni más ni menos, y ahora es algo que se mantiene simbólicamente y que si que las mujeres mantienen esa esencia de: —¡Ahh,que bonito!— que me parece genial y yo no digo que eso haya que quitarlo.

Es verdad que es un gasto tremendo. O sea, te puedes gastar una dinerada en una boda, si acaso vas a hacer todo a lo grande.

Pero bueno, tampoco es algo necesario puedes hacer una boda muy humilde con los familiares más cercanos de ambos o sea que todo lo que era —bueno que llegó hasta ser un hubo una época en España que era un negocio casarse.

Tú te casabas con tu pareja y entre los regalos y todo eso marital, salía rentable, eso ya hace muchos años que dejó de ser así pero ha tenido sus fases, sus etapas y ahora mismo —por lo menos aquí en España.

No sé cómo será en otros países, pero no tiene ningún sentido el matrimonio y no sé hasta que punto el matrimonio es religioso y no sé hasta qué punto la pareja de hecho tiene relevancia yo en mi opinión no lo he hecho, de pasar de estar ahí completamente, no perderé mi virginidad hasta que no encuentre a la mujer con la que me case y quiera tener una familia.

Mi primer amor

De ahí, evidentemente la primera mujer con la que yo me enamoré locamente y que lo quería todo.

Ella resultó ya no ser virgen y estamos hablando, yo tenía 18 años, ella tenía 17 y ya fue un palazo importante dije: —¡Ostras!

Encontré a la mujer de mi vida no es exactamente la mujer de mi vida y finalmente a partir de ahí empezó el declive empezó poco a poco todo a cambiar y bueno hasta esta fecha que fue un pequeño golpe en ese momento pero yo siempre digo que muchos golpes son muy necesarios para aprender, madurar y efectivamente al final perdí mi virginidad con ella.

Aprendí muchas cosas, muchas cosas buenas muchas cosas malas tuve grandes experiencias positivas y negativas.

Y te digo que de las negativas es de las que más saqué. Porque aprendí muchísimo. Me llevó mucho tiempo, pero estoy donde estoy y me alegro de cada momento donde me han dado una lección.

Porque aunque me ha dolido mucho el momento y haya tenido esas repercusiones muy negativas, lo que he aprendido de ello para no repetir ese patrón, para mejorar como persona, para no volver a repetir esa experiencia con otra.

Sino nuevas y conociendo, además, las reacciones mías frente a situaciones han sido incalculables.

Así que nada, esta es mi opinión sobre el matrimonio, desde luego al matrimonio no le veo ningún sentido cada uno que haga lo que quiera.

Sin embargo, yo respeto ese espíritu de querer hacer algo con mi chica, de montar una fiesta para hacerlo público a todo el mundo y todos están contentos sin toda la parafernalia y toda la historia que, bajo mi opinión, es una patraña, es una artimaña, no sé, está muy fake —que se diría en inglés.

Dejadme vuestros comentarios

Decirme que opináis en los comentarios, si estoy como una chaveta si no tengo ni idea, si os parece inteligente maduro. Lo que os parezca, me va a parecer genial.

Darle al like si os ha gustado, a dislike si no os ha gustado —y estoy pillando el gusto a los dislikes, así que, no os cortéis.

Y nada, iba a hablar de unas cosas más, pero hoy quería hacer un vídeo corto, así que lo pondré en el siguiente vídeo.

Enlazaré un poco con este y lo contaré. Y ya sabes, si te ha gustado el vídeo, suscríbete, dale a la campanita de notificaciones. Que sin notificaciones, pues no te vas a enterar.  Y nos vemos en el próximo vídeo.

Mucho ánimo para digerir esta información, más energía para expulsarla por donde tengas que expulsarla y espero que —con este conocimiento finalmente— saques excelentes conclusiones

About the author 

Ray Havana

You may also like

MGTOW Vs PUA | ¿Por qué son lo mismo?

¿Son todas las mujeres unas…? (termina la frase) | Hipergamia

MGTOW La verdad que no te han contado

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our newsletter now!