julio 22

La manada ¿Por qué tanto bombo?

Vlog

0  comments

Muy buenas atractores, lo cierto es que no era mi intención hacer este vídeo, ni muchísimo menos ya sabéis qué no es lo mío meterme en polémicas ni amarillismo ni nada por el estilo, pero tanta petición, tanto revuelo, nada.

Si es lo que queréis, nos metemos un poquito en este circo y que sea lo que las dinámicas sociales quieran.Bueno, una cosa que querría decir antes de empezar, metiéndonos en todo esto, es que a mí nunca me ha encado es circo. Es muy artificial, es muy «fake news». Está como muy elaborado, muy preparado y lo peor de todo es que ha entrado muchísima gente al trapo y siendo algo bastante, no sé —bueno eso, que no encaja por ningún lado—, ¿cómo puede ser que tenga tanta potencia, tanto poder?

¿Cómo, puede ser que los medios de comunicación —de desinformación masiva— se hayan hecho o hagan tanta fuerza, metan tanta caña y consigan las movilizaciones que consiguen? —A fin de cuentas son los de mayor influencia por lo menos históricamente.

A mí eso no me ha encajado. Así que al final del vídeo voy a dejar cierta información que puede ser susceptible de: por qué todo esto está pasando.

Ahora mismo, lo primero que voy a hacer en todo caso es meterme en la historia.

Vamos a hablar del caso, en este caso, de la manada. Voy a dar ciertos enlaces e información que ya ha hecho otra gente, que lo ha hecho maravillosamente y de la cual, pues, no voy a repetir — os voy a dejar los enlaces en la descripción para que los que estéis más interesados —las que estéis más interesadas—, podáis verlo.

Pero, bueno, yo voy a dar una información sin ningún tipo de orden, realmente. Y sin necesidad de… bueno, eso, de justificarlo directamente —no voy a tratar de justificarlo—. Me voy a basar en mi experiencia, en mi opinión. Esto va a ser bastante crudo —en el sentido que puede herir sensibilidades.

Honestamente me las «injode» es lo que solía decir un gran amigo mío, Marquitos, aprovecho para saludarle.

Y voy a dar mi opinión, en base a mi experiencia, sin ningún tipo de orden exhaustivo; no me lo he preparado con un guión muy allá, porque son muchas ideas, son muchos conceptos, hay mucho que no encaja y para eso tenemos los trabajos de gente que lo ha hecho muy bien y que suscribo al noventa y mucho por ciento. Pero si que tengo mis pequeñas discrepancias. No obstante, las voy a dejar claras.

Entonces, si lo que queréis es rigor, si lo que dice es algo mucho más detallado, más elaborado, hay trabajos muy buenos. Por ejemplo, os voy a dejar en la descripción un vídeo de Cara B M6T0W MGTOW , los Men Going Their Own Way —no sé bien como se pronuncia esto en español: “Mitgo” o algo así MGTOW.

Pues hay un canal que se llama Cara B, bueno —que es un canal bastante humilde— y que
ha hecho un análisis muy exhaustivo, está muy bien. Basándose en la sentencia, basándose en los datos, en fin: metiéndose en el medio de la cuestión.

La incómoda verdad sobre el caso » La Manada»

Personalmente —y vuelvo a repetir lo mismo—, para mí meterme en eso siempre me ha rechinado, siempre dicho esto no tiene sentido, si no encaja la mitad de la historia, ¿porqué tanto bombo? Y al final del vídeo, creo que voy a poder daros una idea que os puede ayudar, de porque eso tanto impacto.

Y también tenéis por ejemplo el canal de Joan Planas. Un tipo muy interesante con ideas muy razonadas. Una persona que desde aquí personalmente me parece muy respetable.

LA MANADA Y LA SENTENCIA DISCREPANTE

LA MANADA ¡TODOS CONTRA EL JUEZ!

Estoy muy, muy en acuerdo con muchas de las cosas que dice y que tenéis ahí. Él se basa en la sentencia, se la ha leído.

Yo no me he leído la sentencia, quiero decirlo, esto que voy a comentar realmente es mi opinión en base a mi experiencia en dinámicas sociales. En base a toda la gente que ha ayudado a entender a las mujeres, a entenderse a sí mismo como hombres, etcétera. Incluso a mujeres a entenderse a sí mismas como mujeres.

Entonces, bueno, esto son, digamos, la idea que yo tenía —y como yo lo entendía y gracias a ver estos vídeos que os estoy presentando y mucha otra información que me ha llegado de otras índoles—, pues que me ha ido encajando perfectamente, es lo que yo ya intuía, ¿no? Por, ya te digo, en base a lo que entiendo.

Entonces, tenemos de Joan Planas un par de vídeos muy interesantes sobre la manada. Y luego tenemos un vídeo, también muy interesante, de “Un tío blanco hetero” —otro canal que está pegando un bombazo; que se está metiendo de lleno en todo este circo; que lo está haciendo muy bien; que lo felicito desde aquí—. Y qué es bastante entretenido y hace una mofa muy interesante sobre todo este tema —que es ridículo.

Manadas, turbas y los políticos que no legislaban en caliente

El tío se lo ha montado muy bien y ya se está ganando la vida de esto. O sea, que ha sabido coger ese tren muy bien. Hace un trabajo muy, muy bueno. Lo único que le diría —así aprovechando, por si alguna de aquéllas ves este vídeo—, es: —Que no lo sé, pero me parece al final un poco demasiado musical la forma que tienes de hablar, la forma que tienes de exponerlo. Al final, con vídeos tan largos como sueles hacer —está muy bien—, se hace un poco cansino el tono.

Que no sé, si eso es lo que te está, precisamente, funcionando bien y soy yo el raro, puede ser. Pero bueno, yo te lo dejo caer ahí, haber si puedes, de alguna manera, hacerlo menos musical a veces —otras veces, sí—. Pero es tan musical todo el rato, que al final parece como una… No sé… Al final agota.

Yo me veo tus vídeos enteros. Estoy al 90% contigo —siempre hay discrepancias, claro—. Pero, lo cierto es que, si es muy largo, me satura. Me satura la «canturréela» —el estar como tan ofendido todo el rato.

Que lo entiendo perfectamente y entiendo que igual eso es lo que te está dando, también, ese bombo. No lo sé, no soy un experto precisamente en eso y ahí tienes tú más conocimiento que yo: porque lo estás demostrando, ¿no? Pero bueno, a mí los circos no me van tanto.

En cualquier caso —y ya entrando en el tema—, una cosa que discrepo de estos vídeos —bueno, por lo menos del tema de Joan Planas y creo que también de tío blanco hetero, creo. No recuerdo muy bien este último, pero desde luego con Joan Planas—, una cosa que todo el mundo hace —de buenas a primeras y como forma de actuar—, es que los tíos de la manada son unos canallas. Pero es algo sistemático: son malas personas, son unos canallas, son unos impresentables. Y ahí discrepo.

¡Ojo! no los conozco, no son amigos míos y no estoy a favor de ellos. Lo que soy capaz es de ver… O sea, ser un poco más simpático; de ponerme un poco en su piel.

Y salvado las diferencias —porque es cierto que yo no lo haría igual y tengo que decir que he tenido situaciones similares. No exactamente iguales, pero, he vivido situaciones de esas—. Y te puedo decir que las experiencias que han sucedido al final —o sea, como esas chicas han salido de esa experiencia—, no ha sido, ni mucho menos negativa, sino todo lo contrario—. Y por eso hablo desde la experiencia.

Entonces, yo no creo que ellos sean unos canallas y unas malas personas —que puede que de esos cinco, algunos sí. Pero no creo en conjunto fueran así—, sino, más bien, algo que voy a explicar un poco al final y que es, principalmente, lo que discrepó.

El resto de cosas que se comentan estoy casi al 99% a favor, ¿no? Me parece muy bien.

Pero bueno, ¿cuál es mi opinión sobre esta situación?

Bien, por lo que yo entiendo, por lo que yo he visto y he leído y etcétera —volviendo a lo mismo— sin haberme metido en la sentencia, en las trescientas páginas —que no es mi intención ni siquiera.

Al parecer esta mujer, por lo visto se vio atraída por uno de los del grupo —no sé si fue el guardia civil o el policía. No lo sé—, pero bueno, sintió atracción hacia esa persona —y, de hecho, parece ser que ya había conocido a otro esa misma noche o ese mismo día, con el cual iba a volver a verse—, pero parece ser que éste le llamó más la atención y, finalmente de una manera u otra, al otro lo ignoro —lo dejó tirado— y se quedó con éste.

¿Qué pasó? Al parecer también, esta chica no era tan atractiva —parece ser que su información fue, por fin, velada. Y bueno, de la misma manera que se hizo injusticia con los de la manada y la presunción de inocencia y la seguridad que deben de tener por estar en un caso así. No debería de saberse la identidad de esta gente hasta que no sepa que son culpables y es algo que no se ha respetado.

Bueno, parece ser que alguien filtró la información de esta chica —yo personalmente no la he visto, no sé, no sé cómo es—, pero parece ser que no era una chica especialmente atractiva. Pero si estaba interesada en este chico y este chico, pues, probablemente tenía opciones.

Es un chico que no tiene dificultades para encontrar mujeres con las que acostarse y dijo: —Bueno, mira, esta chica me da igual, o sea, ni… Me acostaría con ella, pero tampoco es lo que más me mata. Yo estoy aquí pasando muy bien y probablemente prefiero otra chica más atractiva—. Pero bueno, la chica está bien y dijo: —Mira me la juego. Voy a intentar que, si ella quiere algo conmigo, primero tendrá que pasar por una orgía.

Se la jugó sabiendo que —esto es todo, vuelvo a lo mismo: presunción, es mi opinión.

—Pero bueno, me la juego y si funciona bien y si no funciona, ¿qué pierdo? ¿No haberme acostado con una chica que me da igual? Pues no tengo nada que perder.

Bueno, la negociación parece que salió bien, salió bien y ella entró al trapo y dijo: —Bueno, pues si me tengo que acostar con todos tus amigos para ,quizá luego, disfrutar de ti —o disfrutar de ti de esa manera—, ¡me vale!. Me vale, ¿por qué?

Porque tengo 18 años, soy mayor de edad, sé perfectamente lo que estoy haciendo o bastante bien, lo que estoy haciendo, me parece razonable y volvemos a lo mismo: Hay mucho que se ha dicho de que era una niña.

Bueno, tenía 18 años con lo cual, legalmente no es una niña. Además de que «lo siento», informaos un poquito más, pero veréis que las niñas a 18 años, no son vírgenes normalmente y ya han tenido mucha más experiencia sexual de la que nos imaginamos —sobre todo hoy en día. O sea, probablemente se ha acostado con más tíos de los que podríamos imaginarnos, ¿vale? Sexualmente no tiene por qué ser primeriza —ni mucho menos.

Entonces, una experiencia así, de una manera u otra por el motivo que sea, puedo decir: —Por qué no. Y, en mi opinión, es lo que sucedió: —Por qué no.

De hecho, por lo visto ella era consciente y sabía —aunque no lo confirmó o lo negó de alguna manera en el juicio—, pero parece ser que era conocedora de que estaban buscando habitación para que esto pasara y, al final, pues bueno, acabaron en este rellano —que por otro lado, en ese rellano, si ella… Bueno, no dijo que no, pero tampoco gritó, ni hizo nada que pudiera escucharse. Y, a poco que hubiera armado un poquito de jaleo, se habrían enterado los vecinos de un poco de jaleo y habría habido algún tipo de movilización.

Pero ella colaboró muy bien en ese acto sexual. No solo masturbando a gente y confirmando en ciertos momentos cuando, uno de ellos le pregunta, incluso: —¿Quieres que te la meta?— y aquella contesta que sí —o por lo menos una voz femenina contesta que sí.

Porque otra cosa es que los vídeos grabados no los ha visto nadie más que los jueces en este orden. Y claro, la gente se proclama en plan: No, no, no. Fue violación, fue abuso.

A parte de que el código —esto lo aprendí de Joan Planas—, en el tema jurídico, violación no existe, es abuso. El abuso es lo que sea violación. Está estipulado así. O sea, es como se habla de una violación: el abuso y no con la palabra violación. Y aquí, en el momento en que los acusan de abuso, la gente alborotada: —¡Que no, que no, que es violación!

Es que es lo mismo sinónimo, lo que pasa que el lenguaje jurídico es distinto.

Y claro, la gente, no tenemos ni puta idea. Para qué nos vamos a engañar. Y hablamos, muchas veces, sin tener ni puta idea y pensando que sabemos más que los jueces.

 

Corrección: En el Código Penal sí que se utiliza el término violación en el artículo 179.

Artículo 179.

Cuando la agresión sexual consista en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías, el responsable será castigado como reo de violación con la pena de prisión de seis a 12 años.

Eso sí, existe una gran diferencia entre abuso sexual y agresión sexual, siendo esta última la que se entendería como violación —como apunta el artículo 179. Por lo tanto, al no haberse interpretado agresión, se ha considerado sólo como abuso.

 

Pero bueno, en cualquier caso, ella —al parecer— accedió. Y, de hecho, como digo: en ese rellano podría haber hecho mil y una: haber gritado; haberse quejado de alguna manera; haber hecho ruidos e incluso —en estado de shock—, podría haber, inconscientemente, gemido más alto —o lo que sea— y haber generado algún tipo de revuelo en el portal en el que estaban —que, al parecer, tuvieron que ser explícitamente silenciosos para no alborotar al vecindario.

Sin embargo, parece ser que ella colaboró. Además de que masturbó a otros; parece que dio el consentimiento de que la penetrase, etcétera, etcétera, etcétera.

O sea, cosas que los vídeos, pues, no hemos visto. La gente no lo ha visto. Sin embargo, la sentencia parece que sí que lo recoge, ¿no?

Entonces, ¿qué hay de malo en todo esto? ¿Qué está pasando realmente? ¿Qué sucede? Bajo mi punto de vista, ¿por qué esto acaba como acaba?

Bien, aquí hay un sesgo psicológico muy interesante y es que, cuando hay una situación de superioridad, cuando el ser humano se enfrenta a una situación en la cual es capaz de someter a alguien y ese alguien encima ,de alguna manera, se auto humilla o se deja todavía… se hunde más en sí mismo —por así decirlo—, pues ahí hay un sesgo humano, un comportamiento que puedes suceder, y es que cuando ves que ese alguien se ha venido aún más abajo, encima te creces y lo tratas aún peor, ¿vale?

Hay algo ahí —que yo no digo que esté justificado, no digo que esté bien—, digo que es algo que sucede, ¿vale? Que una persona que se antepone a otra y esa otra, finalmente, como que decide que sí, que incluso se echa por tierra —en algunos casos sí—, pero en lugar de dejarlo estar, en muchos casos es: —¡Ah! ¡Encima lo aceptas tan radicalmente! Pues ahora voy a acabar contigo—, ¿no?

Y puede suceder, en otros contextos, que hasta se mate a ese individuo, que se había vencido y que era suficiente con vencerlo, ¿no? Esto puede pasar.

¿Qué pasa aquí? ¿Qué puede estar pasando aquí, en este caso?

Pues qué, no necesariamente porque esta chica se sometiese demasiado, no necesariamente, sino también por el contexto que existe entre que son: cinco amigos que han conseguido un hito —para ellos, algo impensable. O sea: —hemos ido…—. De hecho, parece que los mensajes lo dicen, en plan: —¡Buagh! Esto es una puta pasada. Estamos aquí pasándolo pipa y encima una orgía entre 5, ¡wow! Que somos super mega machos—, ¿no?

Entran en un estado de alfa, muy de machos, ¿no? Algo que sí que se puede considerar machista —pero bueno, es que de machista es otra cosa que no tiene nada que ver. Esto es que de repente, ellos se crecen pensando que son los tíos más machos del mundo —por lo que están consiguiendo— y entonces cuando acaba todo eso, en lugar de volver a tierra, en lugar de sentirse que han completado, pues, su actividad, y preocuparse por la parte humana, siguen en estado de «somos los putos amos».

No bajan. Están en modo emocional/reptiliano. Básicamente están trabajando con el modo reptiliano, están ahí, pues, haciendo algo que se sienten muy animales. Y cuando termina no desconectan, se sienten tan vencedores y tan animales, que se mantienen en un modo animal.

Esto es importante que lo entendamos.

Que vuelvo a lo mismo, no es bueno ni es malo, es lo que, en mi opinión, pasa: que de repente siguen con ese modo animal. Y en lugar de volver a lo personal, a lo racional, a ser personas y y a ser racionales y decir: —Vale, volvemos a tierra y vamos a ver ahora esta chica, ¿cómo gestionamos la conclusión?—, que es fundamental. O sea, hicieron muy bien, creo yo, la negociación primera, e hicieron muy bien llevarsela a algún sitio para tener esa orgía.

O sea, toda esa gestión, en términos de conseguir una experiencia sexual, estuvo muy bien gestionada y la chica, en mi opinión, entro perfectamente al trapo. Fue chapó.

Ahora, la conclusión fue nefasta. Y por eso no creo que ellos fueran canallas o que sean malas personas. Sencillamente, lo que creo que fueron muy inexpertos, que no supieron cerrar eso —se le fue de las manos básicamente— y la resolución fue horrenda, horrorosa.

¿Por qué? Porque… Y esto no les hace culpables.

Pero sí que es verdad, que actuaron como culpables. O sea, cogieron el móvil —se lo robaron— y la dejaron tirada con una colilla, no entiendo muy bien por qué. Probablemente porque pensaran que, bueno, no querían que eso… O sea, que ella tuviera posibilidad de contarlo a nadie y dijeron: —Vamos a quitarle medios para conseguir algo y así nos vamos. Y luego, a ver quién demuestra que hemos hecho algo, ¿no? Porque no estamos ahí. En fin, esta mujer, si pasa un poco de tiempo, ya no podrá alertar a nadie.

Cuando lo hicieron… ¡fatal!

Lo que tenía que haber hecho, realmente, es preocuparse —por lo menos uno de ellos y especialmente el que ha hecho la negociación, que sería este chico que consiguió que ella entrara al trapo—, pues, preocuparse de que encontrará a esa persona con la que había quedado o de que se iba amigablemente.

De que estaba tranquila, de que la experiencia haya sido algo positivo —porque eso es fundamental para que ella tenga un buen recuerdo de ello—, y luego, después de eso, despedirse. Para que, si al día siguiente te la vuelves a encontrar —que es probable en esas fiestas, que te la vuelves a encontrar—, pues, todo genial, todo correcto, ha pasado algo entre ella y vosotros, pero queda entre ella y vosotros.

Además está el tema este de las grabaciones que la gente dice: —¡Ah, qué horror que la grabaran sin su consentimiento!

Y lo cierto es que puede que luego ella se… —puede, no. Seguramente ella se arrepintió de lo sucedido y de haberse grabado a priori—, pero en el momento en el que esto sucede, ella hay veces que mira a cámara y que sabe —y de hecho se oyen las grabaciones que dice: —¡Graba, graba! Estamos grabando—. Y ella en ningún momento dice: —¡Eh, eh, eh! No me grabéis.

Ella, por lo que sea —no creo que fuera por shock, sino porque está en un momento muy sexual. Ella está en un momento en el cual está en una orgía. Ella está…

Físicamente hay que pensar que ella, en ese momento, no es racional, ella no está pensando si estoy haciéndolo bien, estoy haciéndolo mal; si se tiene sexo así o asá. Ella está en modo sexual.

Cuando una persona está en modo sexual y está dentro de una relación sexual, está en modo animal: se deja llevar —o debería dejarse llevar, a menos que sea una persona con muchos complejos y muchos problemas y en el modo sexo, esté pendiente de mil cosas—.

Si realmente estás en modo sexual y estás dentro de eso, te puede pasar cualquier cosa. O sea, si estás dentro, si te estás dejando todo ahí, puede pasar cualquier cosa.

«Pase lo que pase» —entre comillas— está bien.

Ahora, a posteriori, es cuando puede venir los remordimientos, decir: —Ostras, creo que aquí o aquí o allá, me he dejado llevar demasiado, la he cagado. No he pensado lo que hacía—. Porque es que no estás en modo de pensar.

LA MANADA SON INOCENTES, MUJER PERIODISTA LO RECONOCE juicio sentencia condena feministas

¿Que sucedió en este caso?

De repente, ella se ve fuera —en la puta calle— a las tantas de la madrugada sin forma de contactar con nadie y tirada como una colilla y se empieza a preguntar —o empieza a sentir—: —¿Me han utilizado como a un trapo? Porque, joder, está claro que al final no me han tenido en cuenta como persona. Me ha tratado como un… —ni siquiera como un animal—, me han tratado como un objeto. Entonces ahí empieza ella a sentirse realmente mal.

También, vuelvo al mismo, está desamparada, no tiene medios de comunicarse con otra persona —con su móvil—. Se siente robada —qué es lo que ha sido, eso sí que es un delito: Ha sido robada—, y entonces se ve en un banco, tirada y empieza a llorar porque se siente desamparada.

O sea, es horrible. Esa situación, es horrible. Ella, en ese momento, debía sentirse muy mal. Porque, de repente, descubre que ha cometido un gravísimo error. Cuando ella, al principio, pensaba que quizá no era un gran error y era una bonita experiencia.

Y podría haber sido una bonita, muy bonita experiencia porque una mujer que se ha acostado con muchos hombres —aunque aquí sea un tabú y la sociedad lo vea tan mal—, lo siento, pero no es algo tan malo, ¿de acuerdo?

Por muchos tabúes que tengamos, hay mujeres que disfrutan mucho de este tipo de relaciones y, de hecho, si no el porno no existiría y no habrían mujeres voluntariamente —más allá del pago, cobrando—, pero no habría mujeres que lo harían. Dirían: —Ni de coña.

Sin embargo, hay mujeres —muchas— que disfrutan de eso —y hablo por experiencia.

Entrevista a Apolonia Lapiedra: «A mí el sexo no me gustaba

Pero bueno, de repente ella se ve así y rompe en llanto y se siente fatal. Y entonces aparece esa pareja, la cual le pregunta ¿qué te está pasando? y se preocupan por ella, normal.

Entonces, ella —y de hecho apareció en la sentencia: lo primero que dice es que le han robado el móvil, pero también comenta que ha tenido una relación sexual, bueno, que ha tenido un encuentro sexual con cinco personas.

Y entonces, supongo, que —ella todo esto lo comenta sin maldad, sin miramientos, ¿no? Sin pensar en las consecuencias—. Y cuando —pues ya sean los policías, no sé si son los policías,  esta pareja o ambos— le preguntan: — Pero ¿te han violado?—, ella, de repente, entra en… O sea, se da cuenta y piensa: —Un momento, si digo que no me han violado y ha sido voluntario, ¿en qué situación quedó yo? «Queda de una auténtica guarra, una puta, una mujer que se acuesta con cinco tíos que no conoce de nada, un desecho humano, escoria». Y eso, ella, inconscientemente —su factor fulana se lo dice: —No se te ocurra.

O sea, ¿qué salida tenemos aquí? Y la salida —y probablemente se la dan ellos—, dicen:  —¿Te han violado?—, para justificar que esto tú no lo harías. Lo has hecho porque te han forzado. Es la única manera de limpiar tu reputación.

Y entonces ella dice: —Sí, sí, sí, sí. Me han violado.

Y ahí entra en esta espiral que ha sido mucho peor el remedio que la enfermedad, ¿no?

Porque, volvemos a lo mismo, ella no denunció en principio que le violaron —sólo que le robaron el móvil—, y luego cuando le preguntan en el juicio si tiene algún tipo de odio o resentimientos hacia esas personas, dice que no, que no las conoce y que no tiene nada contra ellos.

Si a ti, mujer, te violan cinco personas y te preguntan: —¿Tienes algo contra ellos?— ¿Qué vas a contestar? Que no tendrías nada contra ellos, si no te hubieran violado. Pero ahora, bueno, puedes decir, tranquilamente, que los matarías, ¿no? Que se merecen lo peor, que: lo que sea. Porque tienes resentimiento.

Si esta mujer no tiene resentimiento, ¿no es un poco contradictorio que la violen y no tenga resentimiento?

A menos que sea Santa Teresa de Calcuta. Pero creo que no es precisamente Santa Teresa de Calcuta.

Entonces, lo que para mí justifica muy claro eso, es que ella, de repente, se vio en una encerrona increíble. Y bueno, le preguntaron: —¿Te han violado?, como está, también, tan de moda todo esto, pues…

Y porque nadie puede concebir que una mujer disfrute con cinco desconocidos del sexo. Pues ella dijo: —Mi reputación está en juego, así que voy a decir: —sí, sí, sí. Me han violado—. Y bueno, el resto es historia.

Qué hay detrás de todo esto

Esta es mi opinión de la situación, pero la pregunta realmente es: ¿Por qué tanto revuelo?

Si no encaja ninguna pieza, si analizas bien todo esto y no. Es evidente que fue consensuado, que estuvo bien y que lo único es que, al final, actuaron ellos como delincuentes.

Que vuelvo a lo mismo —eso no les hace violadores, eso no les hace, ni siquiera, que abusaran de ella—, abusaron al final cuando le roban, le dejan tirada, esto sí que es un abuso.

Pero no es un abuso sexual, la sexualidad pues sin abuso.

De hecho al parecer, no hay ni rastros de agresión, ni hay pelos de ella por ningún sitio. Es decir hay muchas relaciones sexuales mucho más hardcore, mucho más fuertes y que son consentidas y que la mujer lo disfruta —tanto el hombre disfruta “haciendo daño a la mujer” como la mujer recibiendo ese daño, ¿no? Una relación un poco sadomasoquista, que es… Bueno, es muy comprensible en el modo sexual.

Y tenemos que entender una cosa el modo sexual, una mujer que está entregada diciendo hazme lo que quieras y cuanto más me hagas más voy a disfrutar. O sea, trátame como quieras, ¿no? —y 50 sombras de Gray es un bonito ejemplo—. Y otra cosa es el modo racional, el modo: te estoy conociendo ¿dónde vas tú, qué te has creído que soy? En modo racional, en modo lógico: estamos conociéndonos, ni de coña me vas a hacer tú nada de eso.

Son dos modos muy distintos y tenemos que empezar a aceptarlo y a entendernos como seres humanos. Porque es que nos olvidamos mucho, de estas tonterías.

Pero bueno, ¿por qué tanto revuelo? ¿Por qué si no encaja ni de coña, los medios se empeñan una y otra vez en que esto funcione, en que esto sea así y encima consiguen movilizaciones y hay un grupito de feministas —que yo la llamo feminazis?

No son feministas, son feministas radicales. Son mujeres que no tienen —iba a decir: —no tienen ni puta idea, pero no, no. Saben muy bien lo que hacen.

Bajo mi punto de vista, está muy claro. Es una estrategia estupenda para conseguir algo.

Para mí, mi opinión era —y no me gusta meterme en política, pero bueno. Ya que estamos…

Bajo mi punto de vista, esto era clarísimo que… Bueno, vamos a decir: —esto es una especie de conspiración y vamos a decir que hay intereses políticos de por medio para, bueno, establecerse y conseguir fuerza.

Y qué mejor fuerza, o sea, ¿conocéis el dicho, no?: Divide y vencerás.

Qué mejor que dividir a la población por, digamos, el ámbito más grande, ¿no? O sea, donde el sector es más enorme.

Si dividimos entre razas, pues, bueno sí, en España, por ejemplo, si dividiéramos entre razas, pues, tampoco hay mucha división, ¿no? Hay una mayoría blanca, entonces la guerra no sería muy fuerte.

Si dividimos por nación, o sea, por nacionalidad, un poco lo mismo, ¿no? Sí que hay más extranjeros, pero bueno, aún así es complicado.

Ahora, si divides por género, si consigues poner a los hombres en contra de las mujeres, estás dividiendo por la mitad el país y generando un conflicto masivo.

¿Qué hace un conflicto? Marea, entretiene.

Hace que te centres en cosas estúpidas, en este caso —que no es estúpido, que nos estemos enfrentando hombres y mujeres, pero sí que es estúpido cuando lo que tú buscas es meter, mientras la gente está ocupada en algo que ella considera importante, meterles, por detrás, algo sin que se den cuenta, ¿no? La típica cortina de humo.

Ésa era mi teoría, un poco. Decía: —Yo creo que esto va por ahí, ¿no?

No la descarto, no descarto que es una forma que buscan las altas esferas, la política, los grandes empresarios, no lo sé, altos jueces… quien sea. Quien sea que está interesado en que la gente —que somos la mayoría— estemos aborregados y pegándonos entre nosotros. Pues lo utiliza para conseguir algo.

En este caso, pues aumentar su poder, adoctrinarnos mucho más, tenernos donde quieren tenernos.

Y en lugar de estar pensando en la crisis, en que no hay trabajo o cosas mucho más interesantes —y que sí que solucionarían muchas cosas— pues nos metemos ahí en: hombres versus mujeres.

¡Perfecto! ¿Cómo lo consiguen?

Pues a través de cosas como ésta, ¿no? De un caso que no hay por dónde cogerlo, pero que resulta que si te lo meten suficientemente, por un lado te convence y por el otro —vuelvo a lo que yo más veo…

Es el tema este de las feminazis —estas mujeres feministas radicales que hablan en nombre de todas las mujeres—, en realidad no hablan en nombre de prácticamente nadie.

La mayoría de las mujeres —el 90% o noventa y pico por ciento—, es decir, menos este 10% o 5 o 1% —no lo sé—, no están ni de acuerdo con lo que dicen. Dicen: —Pero, ¿qué dicen estás locas? ¿Por qué dicen tantas salvajadas?—. Y que no se mantienen, no se sostiene por nada. Es incongruencia, tras incongruencia.

Bueno, pues para mí —bajo mi punto de vista—, estas mujeres están en plantilla con estos sectores y por eso, en los medios de comunicación —que son los que difunden todas estas mierdas—, lo que hacen es pagarles, de alguna manera. O sea, están en plantilla para que promuevan y hagan ruido.

Y como en el mundo en el que vivimos ahora, lo que más ruido hace es lo que más llama la atención. No la veracidad, no lo que es contrastable, sino lo que más grita. El ruido más grande es lo que hace que la gente más se embobe. Que diga: —¡Ostras, si esto hace ruido, será porque es importante!

En vez de tener mente crítica y decir: —Un momento, no me encaja nada.

POR QUÉ TRIUNFA LA CORRECCIÓN POLÍTICA

Pues bueno están estas mujeres trabajando. Bueno — mujeres y seguramente haya hombres también—, pero bueno, me refiero a este movimiento radical feminista, está en plantilla trabajando para estas organizaciones.

Y estas organizaciones, pues, las promueven y por eso tienen la voz que tienen, pero si no en realidad se habrían muerto porque los derechos constitucionales que hay en Europa y en España —no sé si en Europa, en toda Europa. Pero vamos, en España, desde luego, la igualdad es más igualitaria que nunca. Tenemos, más que nunca, las mismas posibilidades —dentro de las limitaciones que existan.

Y no, pues un poco, lo que busca este movimiento, que no tiene sentido, que es la igualdad de resultados. O sea, que todos tengamos el mismo resultado. Eso no existe.

Eso, además es inviable. El talento: tú tendrás un talento, yo tendré otro y gracias a nuestros talentos vamos a aspirar a distintas cosas. Pero vamos a hacerlo con las mismas posibilidades de aspirar a ellas.

Lo que pasa que, si tú lo haces mejor que yo, pues, para ti. Es así.

No: no, no. Tú, por ser mujer —o por ser lo que sea—, lo vas a conseguir antes que yo porque yo, pues, no debo de conseguirlo porque… lo que sea. O sea, porque ya lo tengo de antes.

¡Nada, es ridículo!

Pero bueno, entonces, bajo mi punto de vista, esto es una cortina de humo para silenciar algo o para conseguir más poder. Llámalo como quieras.

Y al final, esto era lo que quería introducir, pues, al final… He puesto algunos enlaces de una posible cortina de humo que están ejerciendo —en este caso con la manada— porque hay otro caso —que ahora mismo no voy a mencionar, si queréis lo veis.

El Pan y Circo de «La Manada» en 2 minutos

Pero hay un caso que tiene un nombre muy similar y que habla de temas mucho más peliagudos, mucho más gordos y que implica a gente de muy altas esferas.

¿Y qué pasa si tú a una cosa que tiene un nombre —qué implica ciertas cosas— le pones algo de un nombre similar que implica otras y le das muchísimo más bombo?

Ésta se diluye, se apaga y queda la menos interesante como sobresaliente. O sea, cuando tú la buscas en Google, cuando tú buscas informarte, sólo te sale ésa. Mientras que la otra que era la importante, la relevante y la que se hubiera cocido bien, ya no tiene relevancia. Está oculta entre toda esa marabunta de humo, entre esa cortina de humo.

Aquí, te dejo un par de vídeos muy interesantes, donde se habla un poco más de ello y dónde puedes profundizar más si quieres.

La MANADA y la oscura realidad que se esconde detrás

Que no sé si es así, no sé si de verdad toda la información que ronda en base a esto… No te la creas, no te creas tampoco lo que te estoy diciendo yo. Esto es mi opinión, esto es lo que yo pienso.

Pero en base a mi experiencia, en base a, un poco, cómo funcionan las cosas, pues me encaja bastante y puede que no sea esto que expongo los enlaces, lo que es la cortina de humo, pero podría ser, personalmente o puede ser cualquier otra cosa.

En cualquier caso, no encaja ni de coña que el caso de la manada sea delictivo en entorno sexual.

Sí que, al final, le roban y luego la dignidad de la persona la dejan por tierra, eso sí que es punible. Y debe ser punible, pero luego, desde luego no, no, encaja nada que, con un caso que no hay por dónde cogerlo a nivel de temas de violación y acoso sexual y todo eso, se hayan movido lo que se ha movido.

Y esté yo aquí, haciendo un vídeo cirquense que —repito. O sea, no he hecho nunca ningún vídeo cirquense y no va conmigo el circo. Pero bueno, me lo habéis pedido tanto, que aquí estoy.

Así que nada, espero haberos dado un poquito más de luz, espero que esto os sirva para verlo con otra perspectiva.

Tenéis enlaces muy interesantes, también, para ver ahí abajo.

Disfrutarlos. Y… Mucho ánimo, más energía y con todo esto que habéis aprendido ahora, pues eso, que vosotros mismos y en base a vuestra experiencia saquéis excelentes conclusiones.

About the author 

Ray Havana

You may also like

MGTOW Vs PUA | ¿Por qué son lo mismo?

Matrimonio: ¿sigue significando lo mismo? | mi opinión sobre el matrimonio

¿Son todas las mujeres unas…? (termina la frase) | Hipergamia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our newsletter now!