#3 Cómo volver a quedar con todas

#3Volveraquedar-Vcgratuito

Recapitulando:

Hablábamos de congruencia, de ser congruente con tu mejor yo y de cómo insiste una persona que ya es congruente con su mejor versión. Así que, voy a poner ejemplos y me tienes que decir si tu mejor versión es congruente o no con ellos.

Te pongo en situación: Has conocido a una persona que te atrae y conseguido su contacto. Tu objetivo, obviamente, es conseguir una cita. ¿Qué haces?

  • La llamas a todas horas. (¡NO!)
  • Agotas la batería de su móvil a base de whatsapps o sms. (¡NO!)
  • Desde el momento en que os separásteis tu vida gira en torno a esa persona. (¡NO!)
  • O mejor aún, sabes que lo infalible, lo que no nunca falla, es perseguirla y acosarla. (¡NO!)

Vale, bien, perfecto. Veo que tu intuición no está tan atrofiada. Y esto lo has deducido porque la mejor versión de ti mismo se esfuerza por hacer las cosas lo mejor que sabe, en el momento presente, enfocándose SOLAMENTE en una cosa: Lo que depende de ti. Solamente lo que está en tu área de influencia.

Entonces, una vez has llamado a esa persona, ¿qué sucede?

La pelota está en su campo.

¿Qué haría la mejor versión de ti mismo? Sí, sí. La mejor. No esa cuyo motor o energía surge de la necesidad, de la escasez.

Como a mí me gusta preguntarme a mí mismo: —¿Qué haría Ray Havana en mi lugar?

Como mucho, volver a insistir con un mensaje.

¡Ojo! No cualquier mensajito. Éste debe cumplir 3 requisitos:

  1. Cerciorarte de que le llega y lo lee.
  2. Que esté justificado.
  3. Que cumpla la regla RECEP.

¿Para qué necesitamos cerciorarnos?

Si la vía para contactar no es efectiva, de nada te va a servir hacer otros los 2 puntos magistralmente. ¿Verdad?

¿Por qué justificado?

Porque de lo contrario tu insistencia se percibirá como excesiva, aunque no lo sea, y denotará que tienes miedo de no recibir una respuesta por lo que se deducirá que es algo que te sucede habitualmente.

Si es el caso, si ese miedo existe en ti, estamos hablando de un miedo que tiene dos formas de manifestarse: Dependiendo del tipo de conducta que predomine en ti —independientemente de que seas hombre o mujer— este miedo se reflejará como PÉRDIDA —NECESIDAD— si tu energía en ese ámbito es más femenina o EXIGENCIA —dominancia— si lo es más masculina.

Por ese motivo, si es más femenina tu energía, insistirás con cosas como:

—Espero no molestarte, solo quería decirte que…— Narrador negativo.

ó

—Confírmame si te viene bien a ó b ó c ó d.— Muchas opciones o excesivos detalles por miedo a no agradar. Te estás cualificando.

Sin un puntito de reto, de incentivar la inversión, de hacer sentir que hay algo valioso al otro lado, nuestros niveles de atractivo pierden muchos enteros.

En cambio, si tu conducta es más masculina, dirás cosas como:

—Te he llamado y escrito varias veces y no contestas. ¿Qué pasa?

ó

—¿No te enseñaron educación tus padres?

Estoy exagerando un poco pero es para hacerlo muy evidente. Ambas respuestas denotan reactividad y, por descontado, falta de psicología. A nadie le resulta atractivo una persona que se coge este tipo de confianzas de la nada y nos dicta lo que tenemos que hacer.

Adivina qué. Tu mejor versión tiene una vida. Una vida que mola. Así que, si no insistes injustificadamente, al menos, proyectarás que tienes eso: una vida con cosas mucho más interesantes que acosar a alguien.

Si es así en realidad, tienes una vida, su silencio no será significativo para ti. Su inactividad no es una acción que te hace reaccionar.

—Pero claro, si no responde y nosotros no insistimos: Game Over.

¡Correcto! He aquí, entonces, la importancia de la Insistencia Alfa.

En la próxima entrega…

#4 Cómo aplicar la psicología del ganador para liberar tu atractivo

Entenderás cómo actúa un ganador. Su psicología y ciertas estrategias que lo definen como tal. Entre ellas, que cumple con la regla RECEP en todas y cada una de sus comunicaciones. Además, entenderás de una forma muy sencilla qué es la Insistencia Alfa y como trascenderla, darle una vuelta de tuerca más, para pasar a ser Persistencia Ganadora. Algo que, para mí, significó un antes y un después en muchos campos de mi vida.

Revisa tu correo electrónico en unos días para disfrutar de esta entrega.

Subscríbete al boletín