septiembre 21

Conversaciones estimulantes en 5 simples pasos

Artículo

6  comments

conversación estimulante con una mujer

¿Alguna vez te has quedado en blanco en una conversación con una chica que te gusta?

¿Tal vez has acabado en una charla con una mujer que era todo menos interesante?

¿Quizá eres de esos —como yo— que no necesitan réplica y puede acabar sin saliva de tanto hablar? —Y ni siquiera sus bostezos te disuaden para que sigas «taladrando» sus oídos…

¿O tal vez te has visto en un monólogo por parte de ella sobre cualquier tema —irrelevante para ti— y, sin darte cuenta, has desconectado por completo para sumirte profundamente en tus pensamientos?

El secreto de las conversaciones

conversar con una mujer

Hola Atractor, antes de empezar con la «chicha» voy a pedirte algo. ¿Podrás hacerlo…?

¿Qué tal si en los comentarios me dices a qué caso perteneces? Y, bueno, si tu caso es otro, ¡añádelo! 😉

Después de este inciso, continuemos…

¿Sabes por qué te has encontrado y te encontrarás en cualquiera de estas situaciones?

Fácil, porque no tienes claro la función de una conversación.

Tú: —¿Pero qué «demonios» me estás contando, Ray?
Ray: —A ver, AVENtajado… ¿Cuál es la función de una conversación?
Tú: —Comunicarse.
Ray: —¡…!

Tú: —¿Cómo que no?
Ray: —¡Como que no…! ¿Acaso confundir el medio con el fin tiene utilidad alguna?
Tú:—¡¿Ein?!
Ray: —Está bien… déjame explicarte…

¿Cuál es el objetivo de tu conversación?

La causa principal por la que tus conversaciones no van a ningún lado es porque no las estás «utilizando» de manera apropiada.

En la mayoría de ocasiones creemos que con «comunicarnos» es suficiente. Para hacer honor a la verdad, la comunicación está sobrevalorada. De hecho, ¿eres capaz de comunicarte con tu mascota? Apuesto a que sí. Ahora bien, ¿a qué nivel?

¡Ése es el secreto!

Ya sea que te quedes en blanco, que te aburras o que utilices la conversación para «rellenar», la parte más poderosa de la conversación —tener un objetivo definido— la estás, literalmente, tirando a la basura.

Ray: —¿De qué sirve hablar y hablar sin un objetivo definido?
Tú: —Para conoceros.
Ray: —¿Hablar de zapatos o de física cuántica te ayuda a conocerla o que te conozca?
Tú: —Yo creo que sí.
Ray: —Podría ser… Pero es un método bastante ineficiente. ¿Sabes lo que es personalizar?
Tú: —Llevar la conversación a lo personal.
Ray: —No sólo eso… Es profundizar en una conversación hasta hacerla íntima. ¡Ahí es adónde queremos llegar!

Tu conversación no puede ser una más

¡Ojo! Cuidado con esto. Porque sólo el hecho de tener la necesidad o la presión de que tu conversación brille, probablemente hará que suceda todo lo contrario —algo que sucede también con la creatividad, dormir o, incluso, eyacular…

¿Te has parado a pensar por qué cuando hablas con alguien de mucha confianza, la conversación puede prolongarse indefinidamente aunque no tengáis un objetivo?

Tú: —Porque la otra persona también colabora.
Ray: —Totalmente cierto…

Pero eso es sólo por su parte. Por la tuya, porque no tienes ninguna presión por tener que demostrar nada. Cuando tu subconsciente siente que todo está bajo control, es más propenso a darte las ideas más estimulantes para crear. En definitiva, te convierte en alguien Creativo —mientras que la presión la inhibe.

Basta con que te sientas en la obligación de serlo —tener que demostrar tu creatividad bajo presión— para que muestres tus más poderosas habilidades de «retarder».

Por suerte Sin embargo, hay unas cuantas cosas que puedes empezar a implementar desde YA en tus conversaciones para hacerlas más estimulantes y «memorables».

Ray: —Y dime… ¿Qué podría suceder si ella tiene una conversación «diferente»?
Tú: —Que me recuerde.

Conversaciones memorables

conversacion sorprendente con una mujer

Los puntos que te voy a describir a continuación son bastante «sencillos» de entender. Por el contrario, vas a ser tú el que deba hacer el trabajo de aplicarlo en sus conversaciones.

Mi recomendación es que empieces por los que más cómodos te parezcan y vayas «aumentando» la intensidad a medida que te sientas más preparado.

Bien «ejecutados» no deberían suponer ningún problema, más al contrario: resultados que antes ni hubieses soñado.

Ray: —¿Estás preparado?
Tú: —¿A qué esperas…?

Foco

Es muy probable que lo único que te interese de esa chica con la que estás intercambiando palabras —que no pensamientos— sea su físico.

No voy a juzgarte por ello: TODOS LO HEMOS HECHO ALGUNA VEZ.

Sin embargo ésa suele ser la receta más rápida para no conseguirlo —salvando excepciones.

Para obtener algo así, antes tendrás que hacer «tus deberes».

Tú: —¿Y no los estoy haciendo al haber empezado una conversación con ella?
Ray: —Pequeño Padawan… Con eso sólo has abierto el libro… ¿Crees que un Atractor tiene suficiente con un envoltorio atractivo?
Tú: —Yo sí…
Ray: —Por eso estamos aquí.

La versión más atractiva de ti mismo —Atractor— es un hombre que no se conforma con «lo mínimo». Es más, el sexo es una actividad complementaria, nunca la principal.

Y de hecho, ni siquiera un objetivo en sí mismo: SE TRATA DE UNA «CONSECUENCIA» NATURAL.

Por lo tanto, tu objetivo principal va mucho más allá —o mucho más aquí, según se mire, jejeje.

Ray: —¿Qué necesita un Atractor para emplear su tiempo e interés en una desconocida atractiva?
Tú: —¿Qué sea interesante?
Ray: —Y si no lo «es», es tu deber «encontrar intereses genuinos» hacia ella.
Tú: —¡¿A qué te refieres?!

Puede que ella no lo sepa, pero tenga cualidades muy interesantes —para ti.

Tu trabajo, entonces, es enfocarte en lo «menos obvio» y destacarlo.

Si, por el contrario, brilla con luz propia… Nos ahorraremos gran parte del trabajo y podremos empezar a plantear el siguiente punto ya que será ella la que se esté cualificando —mostrándonos sus capacidades— para que la valoremos como merece.

Nota: Puede que esto no suceda porque ella no se crea «especial». De ahí que, en esos casos, tengamos que encontrar eso que la hace especial a tus ojos.

Director

La situación ideal, en una conversación donde REALMENTE queremos conocer a alguien, es que ella sea la que más hable.

Recuerda: tenemos una boca y dos oídos. Por lo tanto, deberíamos, como mucho, hablar una cuarta parte de lo que escuchamos —o escuchar el doble de lo que hablemos.

Esto es muy congruente con la idea de que nos convirtamos principalmente en el «conductor» de la conversación —no en el rellenador de ésta.

Tú: —¿Y cómo lo hacemos si ella no invierte?
Ray: —Excelente pregunta.

Para llegar a este punto debemos haber conseguido un par de cosas:

  1. Encontrar qué te estimula de ella para explorarlo —genuino, recuerda.
  2. Que ella quiera compartirlo con nosotros —y comunicárselo apropiadamente.

El primer punto está claro: encuentra en ella cosas que te fascinen y quieras conocer.

El segundo punto consiste en subcomunicarle que eres el hombre adecuado para saberlo, justificando por qué son importantes para un hombre como tú —un Atractor.

Cosas como hacerle entender que lo que te cuente va a quedar entre vosotros y que eres de fiar en estos casos —cuidar de su reputación—, que entiendes sus reticencias  —experiencia con mujeres— y que es lo mejor para los dos —ella incluida— hará que se sienta más preparada para hacerlo.

No obstante, no tiene por qué ser suficiente. En tal caso, deberás hacer uso de herramientas tan poderosas como la Perspectiva del yo.

Cuando ella perciba —sienta— que tienes valor —experiencia con mujeres, cuidas de su reputación y sabes lo mejor para los dos— y que conectas con ella —romance— al abrirte —gracias a la perspectiva del yo—, difícilmente podrá «resistirse» a compartirte «su corazón».

De esta manera, podrás hacer la transición de dirigir la conversación mediante el ejemplo —invirtiendo tú más que ella al principio— a centrarla en el interés hacia ella: haciendo preguntas, insinuaciones, suposiciones, etc. sobre la temática que quieras profundizar de su persona.

Escalar

Antes o después, una cosa «te llevará a la otra».

Ya sea porque «toca», es decir, porque la inercia «os lleva», ya sea porque se está «apagando» la llama, empezar a mostrar interés hacia ella será gratificante en el primer caso y revitalizante en el segundo. En cualquier caso, maximizador.

Piénsalo bien: Si ella está a gusto contándote sus intimidades y tú «la premias» mostrándote atraído, ¿cómo crees que responderá?

Por otro lado, si la conversación está decayendo y ella parece no estar muy estimulada, darle un subidón «sexualizando», ¿qué crees que ocurrirá?

Tú: —Que se moleste y se vaya.
Ray: —Te estás adelantando un poco, ¿no?
Tú: —¿Qué quieres decir?
Ray: —Que antes de decidir que se va, se limitará a reaccionar, ¿no?
Tú: —Claro.
Ray: —¿Y qué es más importante: su reacción o tu reacción ante su reacción?
Tú: —Cómo reaccionas tú ante su reacción…

Por lo tanto, por muy mal que reaccione, aún tenemos alguna posibilidad de «gestionarlo».

En el peor de los casos, ella se irá y nosotros «no invertiremos más tiempo en ella». Pudiendo hacerlo en otras oportunidades.

En el mejor, sabremos canalizar esa energía que nos está enviando —y poniéndonos a prueba— y conseguiremos que se reavive la llama.

Ray: —¿Se entiende?
Tú: —Cristalino.

Calibrar

Por eso es tan importante desarrollar tu sentido para calibrar.

Cuanto más consciente seas de lo que está pasando, más control tendrás de la situación y mejor serás capaz de dirigir la conversación a donde A LOS DOS más os conviene.

Recuerda: Ella también desea acostarse con un Atractor. Aunque no sea consciente. Es más, a nivel consciente, normalmente no funciona su sexualidad. Digamos que cuando ella ya es consciente es cuando ya está pasando…

O quizá, ya ha pasado. De ahí lo que se conoce en seducción como Lógica Retroactiva y en Psicología como Mentalidad Retributiva en la Disonancia Cognitiva.

Además, tener ese tacto para entender en todo momento cómo y cuándo dirigir y escalar te hará ser percibido con mayor experiencia y tu atractivo se multiplicará.

Como puedes ver, todos los puntos son sinérgicos y actúan en conjunto para maximizarla hasta límites insospechados. 😉

Disfrutar

Esta parte es fundamental y, probablemente, la más «dura» de poner en práctica. Ya que no es algo mecánico sino que tienes que vivirlo.

Curiosamente, no disfrutar de la situación, normalmente, hace incongruente el resto de variables.

Si no estás a gusto, ¿Cómo justificas que…:

  • … Ya tienes experiencia en este tema?
  • … Estas interesado genuinamente en conocerla?
  • … Eres quien dices ser? —ya que no lo aparentas…

En el momento en que la incongruencia aparece… Más te vale ser capaz de reencauzarla o… todo el trabajo que has hecho para ganar su confianza, podría desaparecer al instante.

Conversaciones naturales

Al final, todas estas características las puedes aplicar a cualquier situación —sustituyendo la «escalda sexual» por «progreso» en el objetivo que desees si no es con alguien que te atraiga, claro, jejeje.

Seguramente no sean cosas que no conocieras antes, pero seguro que nunca antes te habías planteado cuáles eran las cosas en las que debías centrarte para obtener los mejores resultados.

Además, de que esta nueva forma de enfocar las conversaciones —como debería ser en las reuniones de trabajo—, te ahorrará mucho tiempo y esfuerzo y se traducirá en «resultados».

¿Vas a empezar a implementar estos 5 puntos en tus próximas conversaciones?

Déjame en tus comentarios cuál es el que más te cuesta y en qué situaciones te has visto desbordado. También, por descontado, cuéntame cuáles dominas más y mejores resultados te han dado.

Tanto yo, como el resto de Atractores, estamos deseando leer tus experiencias. ¡Anímate!

Un fortísimo abrazo,

Ray.

About the author 

Ray Havana

You may also like

MGTOW Vs PUA | ¿Por qué son lo mismo?

Matrimonio: ¿sigue significando lo mismo? | mi opinión sobre el matrimonio

¿Son todas las mujeres unas…? (termina la frase) | Hipergamia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Interesante enfoque. No pensé que fuera tan obvio. Hace tiempo aplicaba alguno de esos tipos,pero sin objetivo claro( o mas que claro jejeje) sin obtener los resultados mediocres a los que estaba acostumbrado. Gracias por los consejos. Saludos

  2. La verdad es que me he sentido identificado en el primer y el tercer ejemplo.
    A veces me cuesta mantener una conversación con una mujer y, para tapar los silencios, empiezo a hablar de temas «aleatorios», con lo que las conversaciones pierden toda dirección.
    Otras veces, he dejado que sean ellas las que hablen y hablen, pensando que así, al estar charlando, llegaría al fin que perseguía (MEEEC, ERROR!! XD)

    PERSONALIZAR, voy a tatuarmelo,jaja.

    Bueno, la verdad es que acabaría tatuándome todo el artículo. Pero me temo que la clave ha sido DISFRUTAR.
    Leyendo esto que te estoy escribiendo detecto que me estaba poniendo demasiada presión, así es imposible disfrutar y permitirme fluir.

    Solo con leerlo ya me has ayudado. Poniéndolo en práctica va a ser LA HOS…(piiit) ;P

    Gracias por compartirme tus consejos, Ray.
    Un abrazo.

    1. De eso va todo esto…

      Yo te doy lo mejor de mí y tú, viceversa. ❤️

      Mucho ánimo en tu nueva cruzada y ya sabes… Tanto en esta área como en las demás: ¡A disfrutar! 😉

  3. Hola Ray me llamó Kevin y la verdad Q lo Q más me cuesta es crear interacción cn una chica Q no conozco se me hace difícil llegar y empezar a hablarle solo así el
    problema Q tengo es que soy bastante tímido que puedo hacer para no seguir así

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our newsletter now!