marzo 6

#8 Cómo ser el centro de atención

Atractor

0  comments

Teoría de Grupos: Cómo ser el centro de atención

Requisitos previos:

  • Mentalidad adecuada:
    • ¿Partimos de la Necesidad?
      • Abundancia vs Escasez
    • Contagio Emocional

Cómo conseguir ser el líder del grupo

  • Es importante hacer.
  • Es más importante SER.
    • Tu subconsciente no diferencia entre positivo y negativo.
    • Tu subconsciente diferencia en base a sensaciones.
      • Cuando estás a gusto, todo fluye, nadas en la abundancia. Al contrario, estás… jodido.

Cómo gestionar a los Alfa que te anulan haciéndote sentir beta.

  • ¿Desmarcarse?
    • Sí, pero cómo.
    • Enfrentamiento Vs Aceptación.
    • Competición vs Cooperación.
      • Demarcarse positivamente.
  • Fundamental: Aceptación.
    • Hay alguien que sabe más que tú. ¡Estás de enhorabuena! Aprende, Cópiale.
    • Admiración Vs Envidia: de lo contrario estás diciendo que no quieres eso para ti.

Atractor, el podcast de referencia en atracción. Para ti, hombre, que quieres alcanzar tu máximo potencial y ser tu mejor versión. Aquella que te hace sentirte realizado al afectar positivamente la vida de las personas que te rodean, expandiendo a cada paso tu área de influencia.

Os dejo con Ray

Bienvenido, atractor. Muy buenas de nuevo a este capítulo 8 del podcast Atractor. Hoy vamos a tener un tema muy interesante. Nos lo pregunta Jairo desde Sevilla. Luego escucharemos su pregunta. Va sobre la teoría de grupos, de cómo liderar un grupo de personas más grande, cómo conseguir llamar la atención. En fin, creo que está bastante interesante.

Así que, yo de ti, no me lo perdería. Pero antes, quiero agradecerte que estés ahí. Quiero agradecerte que te esté aportando y me los estés mostrando con comentarios, con reseñas. Me lo estás haciendo saber suscribiéndote, mandándome comentarios, emails. Te lo agradezco. Recibo preguntas incluso directamente al email y yo respondo siempre diciendo que, si quieres que te responda a algo, me envíes una pregunta. Me grabes tu pregunta en atraidasporti.com/atractor.

Ahí, encontrarás la fórmula, la forma para hacerlo y allí voy a responder todas las preguntas conforme vaya avanzando con los capítulos, evidentemente. Esa es la forma que he decidido en la que voy a responder a consultas gratuitamente. Sería la fórmula. O sea, aquí es donde vas a tener una respuesta. No tengo tiempo suficiente para responder a los emails. En algunos casos, son preguntas tan específicas y tan extensas que no vais a poder hacerla tan extensa.

A través del podcast, vais a tener que concretar más y ser un poco más específicos y genéricos, en general. Creo que eso también va a ayudar a más gente. Sería un poco egoísta también, por parte de todos, que responda una a una a cada uno porque no se está beneficiando otra persona, sólo quién pregunta. Me parece legítimo que quieras resolver tus dudas: Pero yo, a cambio de hacerlo gratuitamente, creo que es importante que más gente se pueda beneficiar y así este trabajo que yo hago no sólo te ayude a ti que me estás preguntando por email, sino que ayude a muchas más personas que están escuchando.

Así que creo que es bastante legítimo y justo. Es mi propuesta. Voy a pasar a leer la reseña que va a ser de la plataforma. Dentro de atraidasporti.com. Si vais a atraidasporti.com/atractor, podéis dejar vuestra reseña.

Como comenté en el episodio piloto, esta es la primera vez que hago un podcast y la verdad es que el tema del del RSS para el iTunes está siendo un poquito puñetero. A veces me lo acierta. A veces, no. De repente, hay errores. Es un poco dramático el asunto. Así que creo que voy a seguir trabajando desde mi plataforma que ahí sí que funciona bien y espero generar los menos inconvenientes posibles. A ver si puedo resolverlo también el tema de iTunes porque sé que hay mucha gente que tiene iPhones y que quiere disfrutarlo, pero se me escapa el tema técnico. Hasta ahí ya no llegó.

Si alguien que está escuchando esto, tiene una idea también de los RSS para para conectar con iTunes, eso. A mí, me costó la vida arrancarlo. Lo conseguí, pero ahora se ha estropeado. He intentado arreglarlo y lo he borrado sin querer. Un completo desastre. Hoy debería de tener a estas alturas ya el podcast grabado. Estoy empezándolo. Cuando lo oigas tú, ya estará acabado, pero se me ha retrasado un par de horas. Casi te diría que casi tres horas para conseguir desmontarlo del todo y no conseguí arreglarlo.

Desde luego, en mi plataforma sí que va a seguir funcionando. Tiene un poco de menos alcance. Es decir, no está en la plataforma como podcast. No sé por qué motivo Apple tiene más alcance que yo. Injusticias de la vida. ¿Qué le vamos a hacer? Pero voy a seguir por aquí.

Lo dicho. Un llamamiento para si alguien tiene idea de arreglar podcast o de montarlo sin problemas. Si se quiere poner en contacto conmigo, lo agradezco muchísimo. Si no, seguiremos por aquí.

El testimonio es de Ricardo Mañón y lo titula “Claro, Conciso y Personalizado”. Dice así:

“La manera tan clara y específica en que se responden las preguntas y que se abordan los temas es algo que me encanta. La información en sí misma y el hecho de escuchar mensajes positivos y ganadores es muy potenciador. Escuchar en él a Ray, en general, ya es muy entretenido por sí solo. Si a esto le sumamos un gran sentido del humor, es una gran combinación. Además de que el material está muy personalizado de acuerdo a las dudas de los que seguimos el programa. No puedo dejar de recomendarlo. Como ya lo mencioné, el simple hecho de escuchar algo tan ganador y diferente a lo habitual, ya supone un cambio significativo en el día a día. Suponiendo que dicho mensaje sea interiorizado, es un tesoro”

Es un tesoro tu comentario, Ricardo. Muchísimas gracias, de verdad. Solo añadir lo que ya he comentado que en atraidasporti.com/atractor puedes dejar tu pregunta. No sólo puedes, yo creo que estás en la obligación moral de hacer que esto crezca y de compartir esa duda. A veces, hay gente que no sabe que la tiene y una vez que escucha esa pregunta dice: “anda, es verdad que eso también me ha llamado la atención” y generas ideas, generas movimiento, energía positiva, inercia, etc.

Además, también puedes dejar tu reseña, como la que acabo de leer de Ricardo. Hay unas cuantas más. Las iré leyendo. Lo dicho. Si tienes algo que aportar y quieres cooperar, como pasó la semana pasada con Hugo, tienes algún tema que te gustaría que tocáramos, la verdad es que me encantó hablar del macho alfa. Es algo que yo creo que no se me habría ocurrido porque hay tantos temas y estoy en otro estadio ahora mismo tratando otros temas. Eso me parecía como demasiado básico. No despectivamente hablando, sino algo tan básico, sencillo. Algo tan obvio, sería la palabra, que no se me hubiera ocurrido, probablemente.

Sin embargo, me lo propusieron. Me lo propuso Hugo. Le estuvimos dando vueltas y, jolín, la verdad es que se ha tratado poco. Es un concepto bastante tergiversado y creo que se ha tratado bastante bien. Creo yo. Si tienes algo similar o incluso mejor. Sea lo que sea. Distinto, como tú veas. Yo estoy abierto y como puedes ver, las puertas están listas. Ahora sí. Sin más, gracias por tu pregunta, gracias por tu futura reseña y vamos a por la pregunta

Hola Ray, soy Jairo. De Sevilla. Me encanta el trabajo que estás haciendo. Me parece súper interesante y me gustaría que hablases de la teoría de grupos, de cómo ser el centro de atención en un grupo y cómo llevarte un grupo y que todos te admiren porque muchas veces me pasa que consigo hacerlo. Pero otras veces cuando entra en el juego un par de personas que saben hacer más el punto que yo y realmente son los que mejor quedan. Digamos que son la fiesta del grupo y me anulan y me siento beta cada vez que entra en juego ciertas personas. Mi cerebro se vuelve un poco beta. Lo asume intenta ser elegante y de marcarse de otra manera, pero no soy la fiesta del grupo. No soy aquel que después van a echar de menos cuando queden ese día para verse en la calle. Por ponerte un ejemplo. ¿Cómo te enfrentarías a este tema?

Cómo ser el centro de atención

Hola, Jairo. De Sevilla. Bonita tierra con unas mujeres espectaculares. Las veces que he estado allí por talleres y demás, tengo que decir que las mujeres más bellas de todos los sitios que he estado. Tampoco es que he estado en todo el mundo, pero curiosamente he ido siempre en épocas bastante calurosas y allí en verano eso es… No voy a utilizar ninguna palabra para decidirlo porque me quedaría corto y como que a partir de las diez de la noche empieza a salir la gente a las calles. En la noche, al frescor. De repente, como un oasis en el desierto. O sea, ves que no había nadie por la calle, porque es que no puedes estar en la calle.

Yo recuerdo que tuve que hacer una cosa una vez y pagué el pato. Fui a comprar algo y dije: “Vale ya sé porque no hay nadie por las calles y eso está desierto”. Porque es un desierto, era un bochorno increíble. Luego, ya por la noche, que era cuando tocaba la salida del taller, fue como apoteósico. Tengo que decir que eso me pasó la primera vez en el primer taller que di allí hace bastantes años y recuerdo que estaba acojonado porque digo “Aquí no hay nadie” Yo creía que Sevilla iba a ser un sitio estupendo y vinieron unos cuantos alumnos y estuvimos durante el día haciendo la parte teórico-práctica, de laboratorio. Yo pensando, digo: “¡Madre mía! como esto siga así”. Pero no, llegó la noche y fue una alegría porque efectivamente se podía trabajar y una alegría súper extra porque se podía trabajar muy bien

Bueno, Jairo. Bienvenido. No me enrollo más. Vamos a ir a por la pregunta. Ha sido un pequeño feedback. Un revivir muy muy bonito. Un flashback muy bonito para mí y he tenido que pesar en voz alta. Lo siento, chico. Vamos a por ello. En principio, te preocupa eso, cómo conseguir llamar la atención dentro de ese grupo, cómo conseguir ser el centro, el alma de ese grupo, el centro atención y aparte me comentas que cuando llega alguien te puede sabotear o te puedes sentir ninguneado o superado o incluso humillado. Nos ponemos un poco en extremos

Bien. Te comento que hay una parte previa muy importante a nivel mental que tiene que ver con la actitud con la que afrontamos esto. Solo tu pregunta, ya me está comunicando. Da la sensación de que partes de la necesidad. Yo intuyo, evidentemente que no es así, o por lo menos quiero creer eso, sino que es la pregunta en la que haces hincapié. Pero solo en la pregunta ya se denota la necesidad de ser alguien que siempre lidera un grupo, que siempre llama atención, que siempre es el centro de atención.

Que sepas que la necesidad siempre es el alimento de la escasez. Siempre que necesitas algo. No necesidad sana, sino la necesidad de: “tengo que conseguirlo como sea”. En principio, suele estar muy relacionado con la escasez. Hay excepciones. Hay momentos en los cuales la necesidad es muy positiva porque te hace sacar lo que hay dentro de ti. Pero, aun así, es un poco la escasez. La abundancia es todo lo contrario. Es la no necesidad, es el estar desvinculado de ese resultado. Si lo consigo, bien. Si no, mi vida tampoco va a trascender, no me voy a morir, va a ser un día más o una situación más. Lo ideal hubiera sido ser aquí el centro atención y molar más que nadie, pero no es condición sine qua non para que yo disfrute de la situación.

Sobre todo, porque también tenemos que tener en cuenta que esa actitud de necesidad evoca o está gritando o está sacando desde fuera el mensaje de escasez. Tú ten en cuenta que el contagio emocional de lo que tú sientes, no de lo que tú dices o de lo que tú haces, sino de por qué haces las cosas, qué se entiende de lo que haces, cuál es la actitud, la voluntad que hay detrás, porque tú vas estar haciéndole a alguien un favor. Mucha gente hace favores, pero hace favores que sabes que luego te los van a cobrar con creces. Entonces, ¿qué hay detrás de ese favor? Sí, parece que es un favor, pero en realidad no es un favor. Es algo que casi que te hacen un favor para luego tener algo que cobrarte. Hay gente que tiene esa actitud.

Te pongo este ejemplo para que veas que no sólo es hacer, sino es lo que comunicas con lo que haces, el motivo que hay detrás de lo que haces. Si lo haces porque realmente, hablando del favor, lo haces porque realmente quieres ayudar a esa persona, pero sin necesidad de que ni siquiera te dé las gracias, sino que tú lo haces y ya está, eso cambia mucho las cosas. Siempre va a ver algún aprovechado que diga: “Me voy aprovechar de esta persona que luego no me va a pedir nada a cambio”. Ya esto es un poco rizar el rizo.

Lo que quiero decir es que aquí ya no hablamos de otras personas. Hablamos de ti, Jairo, de tu mentalidad a la hora de abordar ese gusanito que sería tener un control mayor o ser capaz de liderar o de llamar la atención o de poder aportar más valor añadido que otros al grupo. Básicamente, el contagio emocional es algo que va a suceder, lo quieras o no. Si estás nervioso, si te sientes que no eres capaz o si te esfuerzas demasiado, eso lo contagia. La gente, un poco inconscientemente, se cansa, se siente presionada, lo ve artificial, lo ve brusco. Como sea que lo hagas. ¿De acuerdo?

Como requisitos previos, te diría que tengas en cuenta desde donde parte tu acción, cuál es el propósito. ¿El propósito es tú destacar? ¿o el propósito es aportar? Son dos cosas muy. Evidentemente, esto nos lleva a que, para conseguirlo, no es tan importante lo que haces, sino quién eres. No es tan importante realmente lo que tienes que hacer, sino eso que hace qué le da al grupo, qué le aporta. Si eres un buitre que lo que busca es atención o eres un manantial de agua que lo que aporta es vida. El agua simboliza bastante la vida. Ser una persona que emana luz, que donde está, está a gusto, que escucha, que aporta, que hace sentir bien a la gente y se siente bien con la gente, es importante.

Si no te sientes bien, no vas a hacer sentirse bien a nadie. La idea que te estoy tratando de transmitir ahora es que es más importante el ser que el hacer porque, aun con la voluntad de hacer cosas buenas, y a veces es necesario hacer para acabar convirtiéndote en esa persona que lo hace, cuando eres, cuando tú sientes que eres, vas a hacer cosas que no te has dado ni cuenta porque no te vas a esforzar, no lo vas a sentir. Van a ser cosas inconscientes que están haciendo que van a hacer que el resto te identifique como esa persona especial, distinta

Por ejemplo, una de las cosas que más puede aportar a un grupo es el hecho de escuchar, no solo de hablar, no sólo de monopolizar la conversación, no solo de dirigir, sino de escuchar de entender, de hacer preguntas que realmente hagan reflexionar a estas personas. Ojo, preguntas que no sean incómodas o que incomoden lo mínimo o lo máximo permitido para que una persona reflexione, pero tampoco se sienta incómoda o se sienta expuesta. Depende de la situación. Igual y conviene exponer a alguien para ponerlo en evidencia en ese momento y que se le bajen los humos. Hay muchas estrategias dependiendo de cosas.

En principio, algo que puede ser tan pasivo como escuchar, en realidad es una acción y esa acción puede desmarcarte muchísimo porque igual están un poco hartos del típico que no hace más que hablar y hablar o tratan ellos de decir algo, pero enseguida les cortas para aportar algo más guay tuyo que lo de ellos, cuando al final lo tuyo nunca va a ser más guay que lo de ellos. O sea, lo de otra persona nunca va a ser más guay que lo de una persona propia, a menos que esa persona la admires ya y tengas mucha curiosidad por ella

Puede pasar con una chica que esté interesada en ti. Se va a interesar bastante por tu vida y quién eres y qué haces. Pero si esa chica no tiene ningún interés en ti, es probable que ella diga: “¡Qué pesado! ¿¿a mí qué me importa? Está intentando vacilarme, está intentando mostrarme que es un tío súper guay y en realidad me está agobiando. No para de decir cosas para aparentar más de lo que es”. Lo puede entender ella así. Sin embargo, a veces es escuchar y con pequeñas afirmaciones, pequeñas preguntas inteligentes, dirigir esa conversación hacia cosas fascinantes y curiosas y que, evidentemente, esa conversación se convierta en algo muy ameno

También hay que tener otra cosa muy importante y es que, no sé si lo sabemos todavía, pero tu subconsciente no diferencia entre bueno y malo. No sabe si una cosa está bien o está mal. El subconsciente no entiende realmente la negatividad. Es el: “no pienses en un coche azul, no pienses en un coche azul, no pienses en un coche azul”. Es muy probable que cuanto menos es pensar un coche y azul. Más por audio que ahora sólo estas escuchando mi voz. Si me has prestado atención y te he dicho: “no pienses en un móvil cayéndose al suelo, no pienses en un móvil cayéndose al suelo, ni siquiera te lo imagines haciendo “crans” contra el suelo. No lo hagas, no pienses”, pues no has podido evitar pensarlo ¿verdad?

¿Por qué? porque el subconsciente no entiende de si es o no es, de negativo o positivo, lo que entiendes de sensaciones, entiende de cómo te sientes tú en cada momento. Si tú estás en un grupo con la necesidad de llamar la atención, de ser el que controla el cotarro, de decir cosas creativas, de ser gracioso, de ser entretenido, si estás con esas presiones, es muy probable que tu subconsciente acabe pensando que no estás a gusto, que estás esforzándote, que necesitas, que te faltan cosas, que no tienes recursos. Eso es lo que va a sentir. Entonces, ¿qué va a hacer? Va a ser congruente con esa sensación y no te va a dar recursos. En vez de ayudarte, que sería lo ideal. “¿Te faltan cosas? yo te las doy”. La vida sería así muy fácil porque sería: “Ay, me pasa esto. Pues, toma. Te lo doy”.

No. La vida funciona, nuestro subconsciente por lo menos, un poco al revés. Funciona cuando está convencido que tienes, te da. Es como querer para ver. Cuando sabe que estás a gusto, empieza a darte. De repente estás relajado o estás hablando con el grupo y estás a gusto y se habla de algo y tú enseguida tienes alguna anécdota, algún juego, alguna historieta que es compaginable con eso, te empieza a dar información. Te das cuenta de que empiezan a salir cosas de tu cerebro que ni te acordabas de ellas. Pero porque estabas relajado, tu subconsciente ve que estás en el modo abundancia en el modo “tienes muchas cosas que aportar a la conversación”. Es como me has comentado tú, que en momentos sí que te pasa.

Es muy probable que estés a gusto, relajado, rodeado de gente con la que tienes confianza o más confianza de lo normal y tu subconsciente te dice: “Es verdad, siento que estoy en el sitio y, por tanto, tengo acceso a mi tranquilidad y bienestar y tengo recursos”.

Sin embargo, pasa lo contrario. Cuando tenemos la necesidad de conseguir algo y no nos sentimos a gusto, por el mero hecho de pensar: “Por favor, que se me ocurra algo”. Solo eso, ya le está diciendo a tu subconsciente: “¿no crees que sí se te puede ocurrir algo?” y empiezas a sentirte incómodo y tu subconsciente dice: “Vale, es verdad. Es normal que te sientas incómodo porque es verdad que no se nos ha ocurrido nada. No tenemos nada que buscar. Nada, nos quedamos sin piernas”. Solo ese tipo de pensamiento. No sé si te ha pasado alguna vez que te has quedado en blanco de repente. Pues, ha sido precisamente por sentirte incómodo y por pensar: “qué no se me olvide”. Ese que no se te olvide, no es que no se te olvide. Es que se te olvide

Vuelvo a lo mismo. Tu subconsciente no entiende la negativa, entiende de sensaciones. Si tus sensaciones son de escasez, estás jodido. Sin embargo, si son de abundancia, es todo lo contrario. Es como el paradigma inverso. De repente, empiezan a fluir ideas en tu cabeza, empieza a salir la creatividad, las ganas, el bienestar. Es toda una especie de inercia, tanto positiva como negativa. Con lo cual, mi recomendación es que trates de estar a gusto en el grupo y de no presionarte y de no ponerte metas que no necesariamente depende de ti. No depende de ti ser el tío más creativo de un grupo. Lo que depende de ti es estar a gusto y sentirte a gusto siendo creativo. O sea, disfrutar de lo que tienes que aportar y muy probablemente ese disfrute de lo que tienes que aportar. Como la inmensa mayoría no tiene esto claro, vas a destacar.

Cómo gestionar a los alfas

Ahora, vamos a por la parte más delicada que más comentado y es que ahora este en este grupo aparece algún alfa, uno o dos, que son los típicos que muy probablemente están cumpliendo las reglas que acabo de decirte hasta ahora. Aunque igual necesitan esa validación, no lo comunican porque la necesitan, pero se sienten a gusto porque, de alguna manera, confían en que la van a tener.

O sea que, lo han demostrado en varias ocasiones, el ego está por un lado diciendo: “Necesitas esa validación”, pero el subconsciente está diciendo: “Bueno, no pasa nada porque la vamos a lograr”. ¿Por qué? porque estamos a gusto, nos sentimos bien y porque es algo repetido en el tiempo. Ha pasado con frecuencia. Sabemos que somos elocuentes, que somos creativos y que somos graciosos, etc. Cosa que a ti no te está pasando y sobre todo cuando llegas también a esa externa que es alguien que sabes que lo tiene más claro que tú y que lo consigue.

Entonces, tú me dices que te desmarcas, que buscas desmarcarte, que no siempre lo consigues y demás. Hay que desmarcarse, de acuerdo. Yo creo que no desmarcarse es un error y, prácticamente, es imposible. Como no le imitaras y sacaras su voz e hicieras las cosas igual que él, serías idéntico. Normalmente, no somos idénticos nadie a nadie. Siempre hay matices. Nos podemos parecer muchísimo, pero siempre hay matices. No es 100% nadie. Ni siquiera los imitadores profesionales imitar al cien por cien a los que imitan. Lo que sacan son rasgos muy peculiares, muy distinguibles y los imitan muy bien. Incluso, los exageran y parece que sean ellos o nos hace gracia porque ellos son exagerados. Como si el propio personaje se auto imitase a sí mismo.

Entonces, no me quiero enrollar. No podemos imitar a nadie. Somos distintos por naturaleza. Con lo cual, desmarcarse es importante, pero no hay que forzar desmarcarse. Ojo. ¿Por qué? porque tú ya, intrínsecamente, eres distinto. Lo que tienes que encontrar es qué cosa te hace distinto positivamente. Es decir, diferenciación positiva.

Cuando está lloviendo, el hecho de que llueva no impide o no debería impedir que salgas a la calle, si es lo que quieres hacer o si es lo que tienes que hacer. Pero es cierto que cuando sales a la calle y está lloviendo, hay temporal, vamos a tener que adoptar medidas. Vamos a tener que coger un paraguas o un impermeable, utilizar transportes si normalmente vas andando a los sitios y es un trecho largo. No sé. Te tienes que adecuar al clima, a la situación para tú poder minimizar las consecuencias

Ahora bien. Si quieres, te puedes bajar directamente a la calle sin paraguas y sin impermeables, sin nada. Si tienes una hora de camino hasta donde tienes pensado ir, puedes ir andando y tienes unos colaterales. Te vas a chupar, muy probablemente vas a acabar acabadito en el mejor de los casos y, en el peor, te puedes enfermar por no haber tomado medidas.

Me dirás: “¿A qué viene esto, Ray? Muy sencillo. En el momento en el que el temporal cambia. En este caso, aparece alguien que cambia las dinámicas de ese grupo. Que, si él no estuviera, tú podrías sentirte más a gusto porque no sentirías la presión de que ese otro te puede quitar el liderazgo. Ya hemos visto que no. No tenemos que sentirnos amenazados. O sea, si sentimos que es una amenaza, siendo que no lo es. Si fuera una amenaza real que tu vida corre peligro, no solo tienes que sentirte amenazado, sino que te recomiendo que huyas. Si tienes que luchar porque tienes que defender a alguien, ahí sí. Mucho mucho, mucho ánimo y mucha destreza. Si tu vida corre peligro, lo más inteligente es evitar ese peligro.

Como no hablamos de peligros reales, sino de amenazas psicológicas. Si te sientes amenazado psicológicamente, ya estás entrando en la red. Estás diciendo: “No voy a poder. Este hombre siempre es más creativo que yo. Es más más, más que yo. Yo soy menos, menos, menos” y tu subconsciente va a decir: “Ah, vale. Gracias. Ya lo tengo muy claro”. Todo esto en millonésimas de segundo tu subconsciente lo tiene claro. Incluso antes de que tú te des cuenta.

De hecho, hay estudios científicos que dicen que el cerebro toma las decisiones unos 7 o 10 segundos antes de que tú seas consciente. Hay estudios por ahí que dicen que el subconsciente suele tomar la decisión antes, segundos antes de que nos demos cuenta, de que nosotros lo hagamos conscientemente. Cuando te dicen: “¿blanco o negro?” y tienes que elegir un color, tu subconsciente ya lo ha elegido siete segundos antes y luego lo dices tú. Sin embargo, por temas de máquinas, se ha comprobado que la decisión estaba tomada mucho tiempo antes de que dieras la respuesta. Con mucho tiempo, me refiero a segundos antes, que en estos casos es como que: “¿Cómo? ¿Mi subconsciente ya lo sabía antes que yo lo supiera?” Sí

Con lo cual, esto es totalmente inconsciente. Tú no lo haces voluntariamente. Para cambiar estos voluntariamente, que es como te estoy diciendo que seas consciente y trates de cambiarlo, no se hace en siete segundos ni en cien veces. Tienes que trabajarlo y tienes que aprenderlo. Vas a tener que trabajar más que nada estar tranquilo, tu aplomo, no sentirte amenazado. Más que no sentirte amenazado, sentirte confortable, sentirte lo mejor posible.

Lo que te estoy hablando. Hay un temporal. Cae una lluvia que te cagas. No es lo que más te apetece si tienes que andar una distancia, pero tomas medidas. Llevas un paraguas, un impermeable, te subes a un taxi o coges un transporte público. En fin, tomas medidas para que se minimicen los colaterales. En este caso, estamos en lo mismo. Esta persona llega allí y puede ser percibido por tu subconsciente como una amenaza. Inconscientemente, como indica tu subconsciente, pero tenemos que trabajar desde el consciente y decir: “A ver. Esto no es una amenaza”. Ahora veremos cómo conseguir además potenciar eso, pero tenemos dos opciones.

Por un lado, hablabas de diferenciarte, de a ver cómo conseguía ganarles de alguna manera, desmarcarte positivamente. Hay que tener en cuenta el típico dicho: “Si no puedes con tu enemigo, únete”. Hay mucha sabiduría en ello. Es decir, nunca deberíamos tomar a alguien que es mejor que nosotros en algo como un rival. Para nada. Yo creo que ese es un error. Está demostrado que la competición mejora ejecución, el desempeño. Es un potenciador del performance, de ejecutar las cosas. Te mejoras y generas una competición entre empresas. Normalmente, hay una mejora importante,

De hecho, ahora mismo, AMD ha sacado del nuevo Rizen, su nuevo procesador que por fin planta cara a los i7, a los Pentium y que hacía muchísimos años que no había nada que hacer ahí. Ha sacado ahora el Rizen y encima está como a una tercera parte del precio. Vale un tercio del precio. No me acuerdo ahora de los números. Creo que el I7 6800 vale el triple que el Rizen 1700 creo que es.

El de más alta gama de Rizen comparado contra el 6800 que no es el de más alta gama de Intel, pero el precio casi que es el triple. Estamos hablando de 500 frente a mil y pico, por ahí. Los nombres me los estoy diciendo de memoria y seguro que me estoy equivocando. Si sabes más que yo de esto y estás más al día, probablemente digas: “Ray, te estás columpiando como un campeón”. Correcto. Todo esto me lo estoy sacando de memoria. Me he de estar equivocando.

Lo que sí que sé es que el precio más o menos es doble o triple más económico. Más o menos, era algo así. Acaba de salir. ¿Qué ha pasado ahora con Intel? Por lo visto, ha bajado sus precios radicalmente cuando ha visto que, efectivamente, la amenaza es real. En vez de mantener sus precios, lo ha bajado y equiparado. A AMD, supongo que le habrá jodido un poco porque la competencia bajó los precios. Pero me da igual AMD y me da Intel. A mí, aquí quien me importa es el usuario que somos nosotros y ahora voy a comprar uno 6800 y cuesta más barato. ¿Por qué? porque gracias a lo que he hecho AMD, que ha sido hacer competencia, consigue equiparar precios

Como decía, la competencia es muy buena porque ahora Intel tratará de sacar algo mejor, los precios los ha mejorado. Ahora, subirá la potencia. Eso hará que AMD tenga que luchar y competir por más. Perfecto. Todo eso está muy bien. Pero, en realidad, se está demostrando que no hay nada más potenciador, nada con más crecimiento que la cooperatividad. Es decir, si AMD e Intel se fusionaran y compartieran conocimientos de buena fe, de cariño, de tener la mentalidad de querer crecer, ahora mismo es una lucha de yo o tú. Es un pulso a ver quién gana la competición. Solo puede haber un número uno.

Pero si se quita el juego de suma cero y ambos pueden ganar, muy probablemente si fusionas ambas arquitecturas de los procesadores, igual consigues una nueva tecnología muy superior porque tiene lo bueno de uno y lo bueno del otro. Esas tecnologías son “top secret” y solo Intel sabe las suyas y AMD las suyas. Entonces, hay una evolución. Por supuesto, es mejor eso que no tener competencia, pero la cooperación supera la competencia. ¿Qué quiero decir con esto? Si no puedes contra tu enemigo, únete.

¿Cómo lo vamos a hacer? Muy sencillo. Lo primero es aceptación. Acepta que efectivamente esa persona es mejor que tú en ese ámbito, tiene más destreza, más habilidad, se siente más a gusto, es más creativo. Probablemente, es todo eso gracias a lo que te estoy diciendo. Es tan guay y lo sabes, me lo has comentado, y lo aceptas. Esa aceptación te libera de tener que competir con esa persona y decir: “¿tengo que ganarle? No. A ver, aquí no hay nadie. No tengo que ganarle a nadie. Esa persona es mejor que yo”. Hay que aceptarlo y la aceptación nunca es resignación. Aceptación es desde una situación de poder, de abundancia, de “lo sé, a ver qué podemos hacer para que esto mejore”. La resignación no es “lo sé y me retiro”. No aquí no hablamos tampoco de retirarse.

Hablamos de un cambio paradigma. Hablamos no de una competitividad sino de una cooperación. Como bien te decía, esa persona cuando entra en ese set, de repente cambia el clima y decide que hay un nuevo clima. Entonces, lo que tenemos que hacer es saber adecuarnos a ese clima. Esa persona, probablemente, llame la atención, desvié las conversaciones y las lleve a su terreno. Lejos de tener nosotros que redireccionar las conversaciones a nuestro terreno si no somos capaces. Si somos capaces y tenemos habilidad, por supuesto. Si tú te sientes a gusto y tienes más control de la situación que él, pues sí. No te voy a decir que no. Incluso, puede que te entres a su terreno para desbancarlo de su terreno.

Esto me recuerda, por ejemplo, a spider a Nelson Silva de UFC, el luchador de UFC. Antes de que ya por fin lo desbancaron, había veces que se pegaba contra los oponentes. O sea, llevaba diez años imbatido o más, ha sido el mejor libra por libra de la historia y se pegaba contra los oponentes en el terreno de los oponentes. “A ver, que eres el mejor en no sé qué, pues ahí nos vamos a ir” y les ganaba. Era con insultante. Entonces, si tienes a confianza y esa calidad, por supuesto. Además, te vas a divertir más que yendo a lo seguro, pero no es el caso

El caso el aquí es que estamos con un rival o lo sentimos como un rival que nos va a llevar a su terreno y en su terreno nos va a humillar más todavía. Lejos entonces de pegarnos en su terreno, vamos a tratar de disfrutar en su terreno. Vamos a entrar a ese terreno porque no lo vamos a poder sacar de su terreno y vamos a fluir en su terreno. Vamos a disfruta. ¿Cómo? aceptando que eres mejor y algo fundamental, algo básico, algo que creo que ya sabrás, pero que igual se nos olvida, y es que ese tío te está dando una clase magistral en su terreno. Te está enseñando cómo se hacen las cosas en su terreno. Entonces, tío, copia a la bestia. Estás enhorabuena. Aprende de lo que te tiene que aportar

Ese tío es un experto en ese campo por lo menos para ti. Probablemente, haya gente mejor en ese campo que él, pero no hay esa gente. Está ese y esa persona está ahí y es tu maestro ahora mismo. Esa persona es la que va a hacer que tu mejores. Así que, no te sientas cohibido, no pierdas, no cierres, no te cierres. Al contrario, escucha, aprende, prueba. Sobre todo y fundamental, aparte de eso, ¿cómo lo vas a hacer todavía más guay? Bueno, normalmente lo que nos suele pasar a la gente es: ponte que estás ahí super a gusto y, de repente, sabes que va a llegar esa persona y te va a ningunear, te va a obviar o te va a pasar por encima Automáticamente, ¿qué vamos a pensar de una persona así?

Desde luego, en el mejor de los casos, normalmente le odiaremos, le insultaremos o cualquier cosa. Hablaremos mal de él a sus espaldas. Bien. Eso no te beneficia en nada. Ni a ti contigo mismo, ni a ti con el resto. Porque el resto cuando te oigan criticarle, dirán: “Madre mía, este es de los que habla por las espaldas”. Además, te estás poniendo la posición de que la otra persona es superior a ti. Estás tú mismo bajando. En el mejor de los casos, que también es malo, le vas a envidiar y va a ser así. Normalmente, esas personas viven de la envidia y dicen: “ya me gustaría a mí ser como él, pero como no puedo ser como él te critico”.

Critico lo que me gustaría ser, pero el problema es que, si tú criticas a alguien de algo que te gustaría ser u obtener, resulta que le estás diciendo a tu subconsciente que en realidad no lo quieres. Tú te estás mandado el mensaje de “No, no. eso no”. El típico ejemplo de “Yo no quiero ser rico. Para mí, el dinero no es importante”. Vamos a ver. Cuéntate te las mentiras que quieras, el dinero es importante y si no lo tienes estás jodido.

Entonces, si a tu subconsciente le dices: “Yo no quiero ser rico, el dinero para mí no es importante, yo quiero ser feliz”. Bueno, tío, le estás diciendo al dinero: “Vete, no me importas” a nivel energético porque el dinero es una energía. Es una herramienta. Es algo para utilizar. Realmente, no es nada tangible, sino que es una forma de energía. Algo por lo cual puedes intercambiar y acelerar. Es un acelerador de cosas. Puedes conseguir cosas. Puedes comprar tiempo, básicamente. tiene básicamente.

Si tú al dinero le dices que no te interesa es como si tú a tu pareja o a tu mejor amigo le dices: “Oye, no me interesas. Está bien, aquí estás, pero que no te necesito. Me das igual”. Ya me dirás tú cuánto dura esa persona tu lado. Dirá: “¿Ah sí? Pues, que te vaya bonito”. El dinero, evidentemente, no es una persona, pero sí que es una forma de energía y, al final, le estás diciendo a tu subconsciente: “No trabajes en esa dirección” porque no le interesa. Lo mismo con esta persona. Esas cualidades que tiene esa persona, tú no las quieres. En el fondo las quieres, las envidias. Te gustaría tenerlas, pero como te estás engañando diciendo que no, te estás tirando piedras sobre tu tejado.

Al contrario. Lo que tienes que hacer es admirar a esa persona porque tiene eso que tú realmente querrías tener y admirando esa persona va a ser muy fácil que abras tu mente y que aprendas de ella. Además, al admirarla vas a tratar a esa persona totalmente distinto. En vez de con displicencia, con rencor o con malas caras, va a ser al revés. Te va a gustar su compañía, vas a querer estar al lado de él, vas a querer aprender de él. Esa persona va a notar que se siente apoyada por ti, que se siente respetada y muy probablemente le caigas bien

Y hasta decida compartir contigo pensamientos y esos pensamientos encierran en realidad cuál es su mindset, cuál es su mentalidad para hacer lo que hace y que explotes tu habilidad de ser más creativo con grupos y tener ese bienestar, ese estar a gusto en un grupo que es seguramente lo que esta gente más plasma. La gente más carismática y que más atrae es porque contagia al resto de su bienestar, de su de su buen rollo. La gente quiere eso. O sea, ese contagio emocional. Quieren estar con una persona que está tan a gusto que a mí me hace estar a gusto, me contagia su estar a gusto. No con un amargado o con alguien que lo veo forzado que lo veo que está sudando y que lo está pasando, en sentido figurado.

Básicamente, vendría a ser todo eso. Voy hacer un pequeño resumen. Primero, veamos desde qué parte salimos ¿Desde la abundancia o desde la escasez? ¿lo necesitamos o no? Yo pienso que no es necesario y que no debemos necesitarlo sino quererlo. Son dos cosas distintas. Cuando consigamos eso nuestro subconsciente se va a poner a trabajar en nuestra dirección porque el subconsciente no entiende de negativo y positivo. Entiende de bienestar y malestar. Cuando estás mal, te priva de cosas porque no lo quiere. Te va a dar excusas, te va a dar inconvenientes, te va a decir: “me quedo en la casa, estoy cansado tengo que ir al baño”. Va a empezar a criticar cosas: “claro como este tío tiene lo que tiene pues por eso lo hace, si fuera como, yo no lo haría”

Le estás diciendo a tu subconsciente que tú no lo vas hacer en la vida por como eres. Entonces, es importante que nos sintamos a gusto, que tu subconsciente vive de sentirte a gusto. También hemos hablado de que hay que desmarcarse positivamente y desmarcase positivamente no significa ser completamente opuesto, sino que, si entra esta personal alfa, esa persona que sabe gestionar mejor la situación, pues tenemos que adecuarnos al nuevo clima y ponernos el abrigo, el impermeable o el paraguas para el temporal para estar lo más a gusto posible dentro de ese temporal. Evidentemente, como eres tú, que tú eres distinto a cualquier otra persona, pues ya va a ser diferente.

Entonces, vamos a tratar de diferenciarnos positivamente, significa sacar nuestras virtudes dentro de la situación actual. Yo, por ejemplo, por poner un ejemplo muy metafórico. Tengo un abrigo que es súper impermeable. Entonces, no me hace falta paraguas. Yo puedo ir con ese abrigo que tiene una capucha estupenda y me desmarco. Mucha gente va con paraguas y yo voy con un abrigo y además ese abrigo aguanta temperaturas increíbles y es impermeable. Es una maravilla de abrigo. Entonces, no se me vuela, no se me rompe, no me entra agua. Es una una diferencia muy positiva. La gente me ve un poco y dice: “¡Ostia! qué práctico, parece que no está lloviendo para este tío”. Efectivamente, para mí no está lloviendo.

Hay que buscar metafóricamente esa sensación a nivel emocional y para ello, sobre todo, lo vamos a encontrar aceptando la situación. Aceptando que que ya lo tenemos claro, pero aceptándolo desde la abundancia, no de la escasez. No resignándonos, sino diciendo: “Vale, muy bien. Ya sé que está cayendo la de Dios, ¿cómo hago para que esto no vaya adelante?” Yo llegué a la conclusión de que prefería tener un anorak, un abrigo que cumpliese esas necesidades que tener que ir siempre con paraguas que encima el paraguas se te olvida.

Este abrigo, abriga un poco demasiado. Sí que es verdad que a veces si no hace suficiente frío, te puedes asar, pero tampoco es para Siberia. Es bastante potente, pero es muy práctico y no se me olvida. Esto no me cayó del cielo. Fui a buscarlo. Fui a comprar uno con esas cuatro características que pensé que eran ideales y me ha demostrado que lo son. Esto es un poco igual Con aceptación, aceptando que la situación es mejorable, pero ahora mismo es como es. Sabiendo que esa persona que está ahí es nuestro mejor maestro en ese momento y para aprender de él y copiarle como un bellaco, tenemos que admirarle. No envidiarle porque envidiarle o criticarle lo que hace es cerrarnos la puerta a nosotros con nuestro subconsciente. Al criticarle o hablar mal de él a poner más las caras incluso, la gente ve que tenemos algo en contra esa persona y habla por nosotros.

A esa persona le estás dando un mensaje de que tú no estás a gusto y que eres un poquito cascarrabias. Incluso aunque fuera una persona desagradable, una persona alfa que llevara el control de un grupo y un líder, no se sentiría perturbado, sino que sencillamente cambiaría. Diría: “Vamos a desplazarnos, vamos a buscar la forma de deshacernos de este inconveniente”, pero no se vendría abajo, se cabrearía guía o actuaría de una manera poco útil. No malgastaría una energía porque cabrearte y estar en contra de alguien es decidir que tu energía sea negativa y encararla contra aquello que te molesta

Un líder prefiere transformar su energía negativa en positiva y en constructiva y aplicarla en algo que construya. ¿Qué ganas estando cabreado con un tío que mola movió? Poco. ¿Qué ganas estando positivo y con un tío que es un plasta encontrando soluciones para deshacerte de él? Mucho más. Creo yo

Esa es mi respuesta bastante detallada. Creo yo. Espero haber dado soluciones bastante importantes y de buena aplicación. Me despido ya. Lo dicho, si te ha gustado el podcast, reseñita en atraidasporti.com/atractor. Hazme tu pregunta también si quieres que te responda pues lo más personalizado posible. Como puedes ver, yo intento no dejarme nada en el tintero. Siempre me dijo algo, claro. Pero intento dar una respuesta lo más contundente y que pueda ser útil para para ti, para ti o para ti que estáis también escuchando este podcast. Un abracito enorme. Mucho ánimo, mucha más energía y que tomes excelentes decisiones

Atractor, el podcast de referencia en atracción. Para ti, hombre, que quieres alcanzar tu máximo potencial y ser tu mejor versión. Aquella que te hace sentirte realizado al afectar positivamente la vida de las personas que te rodean, expandiendo a cada paso tu área de influencia.

About the author 

Ray Havana

You may also like

MGTOW Vs PUA | ¿Por qué son lo mismo?

MGTOW Vs PUA | ¿Por qué son lo mismo?

Matrimonio: ¿sigue significando lo mismo? | mi opinión sobre el matrimonio

Matrimonio: ¿sigue significando lo mismo? | mi opinión sobre el matrimonio

¿Son todas las mujeres unas…? (termina la frase) | Hipergamia

¿Son todas las mujeres unas…? (termina la frase) | Hipergamia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our newsletter now!