febrero 27

#7 Macho Alfa

Atractor

0  comments

Macho Alfa: Concepto popular

¿Qué se entiende por Macho alfa?

Rasgos:

  • Engreído —refleja necesidad de validación, miedo al rechazo.
  • Obsesivo —refleja vacío interior.
  • Dominante/agresivo —refleja necesidad de control, miedo a la incertidumbre.
  • Egoísta —refleja escasez, siente que no hay suficiente para todos y necesita que sí haya para él

Consecuencias:

  • Rechazo de la mujer.
  • Frustración en el hombre que desemboca en infelicidad —en casos más radicales en misoginia.

¿Quién puede considerarse alfa?

Aquel que mejor acomete las características del Valor —recogidas en la obra maestra de Mario Luna, Sex Crack:

Buenos Genes

  • Tiene salud.
  • La comparte y quiere que los demás también la tengan. Vela por el bien de su círculo.
  • Se ocupa de su bienestar físico y mental así como de su tribu.
  • Sabe que una mente y un cuerpo poco optimizados es sinónimo de boicot personal.

Situación privilegiada

  • Se rodea de gente potenciadora —Si se siente el mejor de su círculo sabe que está perdiendo la oportunidad de aprender de otras personas que saben más que él.
  • Abierto —Sabe que sus ideas no son las mejores sino las que más le han servido hasta el momentos estando dispuesto a ser rebatido en la búsqueda de mejores alternativas.
  • Curioso —Pregunta lo que no sabe y escucha toda respuesta.
  • No critica al que se equivoca —Premia con su apoyo a aquel que prueba cosas nuevas.
    Predica con el ejemplo —No ordena, inspira.
  • Reconoce sus errores y aprende de ellos —así mismo, apoya a los suyos en sus errores y les aporta soluciones para mejorar.
  • Hace lo mejor para sí mismo —sin descuidar al resto.

Capacidad de protección y asistencia

  • Mientras no está en posición de ayudar, trabaja hasta que lo está.
  • Cuando se encuentra en situación de ayudar, es el primero en ofrecerla.
  • No ayuda a todo el mundo —sólo aquel que la pide.
  • Su forma de ayudar no es haciendo lo que otros tienen que hacer sino guiándo y motivando en la dirección adecuada.

El otro extremo

  • Caballero vs Faldero

Consejos cruciales

  • Erradicar mentalidad de escasez.
  • Cambiar el paradigma de comparación por el de cooperación.
  • Trabajo interno de humildad.
  • Constancia para cambiar esa creencia limitante.

Atractor, el podcast de referencia en atracción. Para ti, hombre, que quieres alcanzar tu máximo potencial y ser tu mejor versión. Aquella que te hace sentirte realizado al afectar positivamente la vida de las personas que te rodean, expandiendo a cada paso tu área de influencia.

Os dejo con Ray

Bienvenido, atractor. Muy, muy, pero que muy bienvenido al podcast de referencia en atracción.

Sí.

Bienvenido. Estás en el sitio adecuado y en el momento que tú consideres preciso. Bien, hoy es un programa distinto y es un poco más extendido porque tengo un buen invitado. Una persona que vais a conocer en breve y hablamos de un tema que me propuso él que me pareció una excelente idea porque es algo que yo siempre doy un poco por sentado. Me parece como muy evidente.

Y para nada. Es muy interesante tocarlo y lo hemos tocado bastante en profundidad. Evidentemente, no está al cien por cien tocado porque el cien por cien de algo, creo que es imposible tocarlo. Pero sí hemos hablado grandes rasgos, rasgos muy importantes y que creo que te pueden aportar. Eso por lo menos es lo que yo quiero.

No sólo quiero estar más cerca de ti, no sólo quiero potenciar este movimiento masculino que tanto peligra hoy en día y que es un propósito bastante importante de este podcast, sino que también quiero aportarte valor. Quiero ayudarte bien respondiendo las preguntas que estoy recibiendo y que te agradezco muchísimo, bien en este caso con la colaboración. Con Hugo, en este caso.

Recordarte que, para que esto siga adelante, fuerte, viento en popa y no pare, no solo puedes dejarme tu pregunta, tu respuesta también, ¿no? Pero puedes dejarme tu pregunta en atraIdasporti.com/atractor. Ahí, encontrarás un par de enlaces donde puedes hacerlo y yo la responderé. Sí o sí, antes o después, te la responderé

Como ya sabéis una vez a la semana respondo alguna pregunta. Habrá programas incluso que responda dos si se me acumulan. En fin, por ahora se me están empezando a acumular, pero no dejes de preguntar porque pienses que estoy saturado. Porque si es necesario, trabajaré más.

En este caso, es mi aportación al mundo, a los atractores que me escucháis y estoy comprometido con vosotros. Me estás escuchando y estoy comprometido. Es mi forma de ayudar. Sé que de esta manera puedo ayudar. Vas a entender un poco por qué ahora cuando escuches el podcast más íntegramente.

Así que, no te cortes, por favor. Ofrece me tu duda existencial que trataré de resolverla de alguna manera a grandes rasgos y en profundidad. Por supuesto, algo que puedes hacer también para que esto sea catapultado y funcione más fuerte, aparte de las reseñas, es ir dejando en la propia plataforma de atraidasporti.com/atractor, que estoy recibiendo y que yo les daré forma y las publicaré en breve cuando tenga tiempo para que sean visibles y evidentemente se vea ese apoyo que estáis teniendo ahí que ahora mismo no es visible sólo puedo verlo yo. Pero voy a hacer que sea más visible.

Pero es verdad que la forma de hacerlo mucho más visible es que en la plataforma de iTunes dejéis vuestra reseña de cinco estrellas. Porque, por alguna extraña razón que desconozco, Apple tiene más repercusión en el mundo que yo. No lo entiendo, pero es así. Han hecho cosas que impactan más y a más escala y tiene sus repercusiones. También han tenido a gente bastante influyente.

En fin, aquí hacemos lo que podemos, que no es poco. Entonces, lo dicho. Déjame tu reseña en iTunes y si estás en Apple también tienes la posibilidad de hacerlo en INAUDIBLE y si no en atraidasporti.com/atractor lo puedes hacer. Además de darme tu pregunta, de ofrecerme tu pregunta, de entregarme tu duda para que yo pueda resolverla de alguna manera y que este programa se alimente de vuestras incógnitas a base de soluciones. Por mi parte, muy humildes, por cierto.

Yo trato de dar algo muy práctico, por así decirlo, y sé que muchas ocasiones igual no lo es. No soy omnipoderoso. No soy todopoderoso, pero dentro de mi humildad, lo intentó

Así que, no me voy a enrollar más porque tenéis un ratito de temática bastante interesante y espero que lo disfrutéis. Yo, a cambio, espero vuestro apoyo, vuestras preguntas. Un abrasísimo y los dejo con Hugo.

Muy buenas, Hugo. ¿Qué tal? ¿cómo estás?

Muy buenas, Ray.

Es un placerazo tenerte aquí porque yo, personalmente, he tenido el gusto de conocerte. Pero estoy seguro de que la gente un poco dirá: “¿y quién es Hugo?” “¿quién es esta persona que hoy visita a Ray?” Creo que es una buena excusa para que nos cuentes un poco tu trayectoria y qué te ha traído hasta aquí.

Pues, mira. Hugo salió de una época muy brusca, una época muy atrapada. Muy frustrado porque no entendía como muchísimos hombres, me imagino, él no entendía lo que me pasaba con las mujeres. No entendía ese comportamiento. Partía desde una perspectiva muy victimista porque creía que todo pasaba por mí, me lo me lo tomaba personal. Era un momento de oscuridad a nivel emocional, de autoestima. Llegaban momentos a veces que incluso pensaba que iba a acabar sólo.

Entonces, ya te digo. Era una fase en la que no me sentía en absoluto atractivo porque…

Sí, esa sensación como que, si no tienes suerte, no tienes opciones

Exactamente. Entonces, empezando a mirar por Internet, afortunadamente tuve la ocasión, se dio la ocasión de que encontré algo actualmente en la que creo que tú has colaborado. A través de ahí, te conocí a ti de hecho

Sí, yo he estado está muchísimo tiempo colaborando con Mario Luna y con todo el equipo y la verdad es que son los mejores

Entonces, como yo también me dio esa impresión por toda la información que leí por la web, el material que ofrecían y todo y de la perspectiva que lo estaban enfocando, yo le di una oportunidad. A pesar de que siempre he sido muy escéptico en estas cosas, nunca he creído en ello, me sorprende a mí mismo que hoy en día esté aquí hablando contigo. Porque, ya te digo, no era algo en lo que creía ¿no?

Pero bueno, mira. Le di una oportunidad y empecé a mirar vuestros vídeos en YouTube gratuitamente hasta que me empezó a gustar tanto que quise dar el salto y dije: “lo voy a intentar y voy a hacer un acopio de PP y de responsabilidad y voy a intentar tomar las riendas de mi vida. Voy a convertirme en el hombre atractivo, seguro y autosuficiente que quiero ser”

Entonces, pues, me compré uno de los libros. Empecé a leerlo y tal y todo esto era como un universo completamente nuevo para mí. Además, toda la perspectiva, la mentalidad, la manera de ver las cosas, sobre todo de tratar el cortejo humano, joder, como que me sorprendió bastante. Me descolocó muchísimo porque son puntos de vista totalmente opuestos ¿no? a lo que Apple está vendiendo.

¿Cómo decidí creerme todo esto? Pues, probándolo. Un día en, una sala de fiesta, encontré a una amiga y empecé a hablar con ella, utilizando un enfoque más emocional, más interior, más des mi propia perspectiva.

Entonces, ella reaccionó bien. No sé, como que se sintió identificada, empatizó conmigo y ahí hubo un clic y me dijo:

¡Ostias!

“Tío, esto funciona, ¿por qué no seguir?” A partir de ahí, empecé leer más libros. Todos los libros que caían a mi mano de esa temática, empecé a seguirlos mucho más. Asistí a cursos. En uno de ellos, nos conocimos, Ray.

A partir de ahí fue como un descubrimiento tan brutal de una versión tuya que no sabías que estaba ahí pero que no era mucho, en realidad.

Intuyo que esto fue eso. Una inversión en uno mismo que es algo que mucha gente… Pue eso, un poco como te pasa a ti ¿no? que tienen ese reparo

Un poco reacia

Sí. No sé si es lo correcto o no. Tú, previamente, antes que esto ¿habías invertido en ti en otros aspectos? ¿o fue la primera gran inversión?

Sí. Yo creo que fue la primera gran… Sí, el primer gran acopio de confianza en este tipo de casos porque yo siempre he sido muy escéptico. Siempre he creído que lo que estaba haciendo yo era lo correcto. Nunca pensaba que era culpa mía. Estaba en una frecuencia poco beneficiosa para mí.

Por lo que interpretó, también gracias a este cambio, a esta evolución y a estos buenos resultados de tu inversión, también te ha servido para para apostar en otros campos y mejorar a otros niveles

Totalmente. A partir de este descubrimiento, a mí me siguió picando el gusanillo con esto de la mejora y el desarrollo personal. Porque, la verdad, no creo que haya ninguna excusa para decir: “¿porque no puedo ser mejor que hasta ahora?” Aunque ya estás siendo mejor que antes, ¿por qué no puedes seguir siendo un poquito más, un poquito más? Esta mejora, estos cambios que des, que además influyen a nivel súper positivo en tu vida y te hacen ser mucho más feliz, engancha. La verdad es que engancha la verdad que engancha. Desde entonces ha sido ya no sólo una senda, un camino, sino un estilo de vida, una filosofía que he adoptado en mi vida y que de momento no tengo pensado abandonar.

Sí. Aparte de que engancha, tampoco es muy recomendable abandonar, en el sentido estricto de la palabra. Otra cosa es dejar aparcados ciertas cosas que digas: “bueno, esto ya lo veo más o menos solucionado, esto está amarrado, que lo digo yo, y voy a potenciar otros temas ahora”. Pero realmente, realmente aparcarlo, abandonarlo del todo no es muy factible cuando lo has probado y has dicho: “jolines”. Además, lo que has invertido en ello. Te has transformado. Ahora eres una persona distinta a la que eras cuando empezaste. Bueno, siempre lo somos. Siempre evolucionamos, pero hay quien evoluciona para atrás

Exacto

Desde luego, evolucionar para atrás siempre deja un mal sabor de boca. Sin embargo, para adelante como que te deja ese saborcillo de “¡ostras! Ha merecido la pena. Voy a seguir”

Exactamente. Yo creo que es más que nada el propósito con el que te tomas la vida ¿no? Si tú no haces nada, la vida te va seguir pasando. Pero tú decides como la quieres afrontar.

Era una semana de verano. Era eso, una gran experiencia, una convivencia muy interesante.

Inmersión cien por cien.

Inmersión cien por cien. Me acuerdo perfectamente que de que tú eras, de hecho, de los que más destacaba dentro del grupo, de los que más, por así decirlo, quizás no eras el que más había estudiado o el que más había hecho o, no sé, se había formado más, pero sí de a los que más experiencia se le veía. Más tablas. Algo muy interesante que no es sólo eso empollar, empollar y empollar y ver y ver y ver, sino hacer y eso…

La práctica

Eso se notaba. La verdad es que yo recuerdo contigo haber trabajado y haber hecho. O sea, ser muy sencillo ¿no? Pues eso, saber que enseguida lo pillas por la experiencia ¿no? que no es sólo de manual, sino que era vivencial. Eso es lo que realmente transforma. Porque leer y ver y todo esto, es conocimiento. El conocimiento es poder, pero el poder realmente es poner en práctica ese conocimiento. Ahí, tengo que decir que mi experiencia contigo fue muy fluida, muy como con vaselina.

Muchas gracias

Que está muy bien. Yo te agradezco mogollón que estés aquí, que te hayas puesto en contacto a través del podcast y encima me propusiste un tema súper interesante que creo que la gente no le da la importancia que merece cuando estamos hablando de algo que yo personalmente me gusta trabajar mucho.

Es el tema de los cimientos, el tema de la base, el tema del porqué de las cosas. Me propusiste a tratar la figura del macho alfa. Yo me acuerdo que nada más me lo propusiste, dije: “¡hostia! Sí, tío. Me parece una idea genial” y enseguida me mandaste un boceto con las ideas que querías trabajar. Cómo, de alguna manera, imprimir en los oyentes, en estos atractores que nos escuchan, qué es un macho alfa realmente y no la figura que nos venden, la idea que tenemos cultural. De hecho, al final el estereotipo ese cómo se malversa tratando de emularlo con teoría y sin práctica ¿no? sin saber las consecuencias. Al final, las consecuencias son las que son. Entonces, bueno. Por favor, si nos puedes empezar a introducir un poco tu perspectiva

Sí, mira. Yo quise tratar el tema este del macho alfa porque precisamente fue uno de los errores que yo también cometí en el pasado. Lo he visto en muchos amigos míos. En mucho de mi círculo. Sobre todo, ya no te digo la gente que está estudiando o está intentando desarrollarse en este ámbito, sino personas de a pie que no se preocupan por estos temas, pero aun así siguen cayendo en el mismo error. Confunden lo que es el macho, la figura del macho alfa con el típico chulito de barrio, de película.

Yo creo que es una confusión que puede estar un poquito condicionada, por así decirlo, sobre todo por la gran industria del cine. Es lo que nos han vendido. Nosotros los hombres, desde mi punto de vista, tenemos ya esta tendencia a fijarnos más en comportamientos, en rasgos que sean más machos, que sean más masculinos. Entonces, supongo inconscientemente ya te fijas en esa parte concreta del comportamiento del hombre. Sobre todo, en muchísimas las películas. Cuando, en realidad, esa figura del tipo seductor que lo hacen muy duro, muy rudo. Una persona aparentemente sin sentimientos y que no está muy enfocado en la chica. Entonces, eso es lo que saben realmente los grandes directores, los grandes productores y es en lo que nos fijamos nosotros también. Hacen muchísimo hincapié en eso.

Sí. Hay un tema muy importante y es lo que estabas mencionando. Claro, estamos hablando de películas, normalmente. En una serie quizás se pueda profundizar más, pero una película son un par de horas y el personaje un poco como que ya se le interpretan ciertas cosas que las mujeres sí que ven. Pero a nosotros, como hombres, nos cuesta más, que es la personalidad, la congruencia

Exacto

Entonces, claro. Como no se profundiza en la psicología y en él porque ese chico, ese héroe pueda ser lo que pueda ser. Digamos que tiene licencia para serlo porque tiene una consistencia interna brutal. O sea, tiene unos interruptores sexuales que ni tú ni yo tenemos. Entonces, claro. Ese tío puede ser un tipo duro y un perdonavidas porque es que, básicamente, te mata si te descuidas. Entonces, si te perdona la vida, como que es una buena persona. Eso no lo vemos. Nosotros vemos: “¡ah! hay que ser un tío duro”. Sabemos la superficie. Nos fijamos en el estereotipo básico que es la punta del iceberg y entonces pensamos que, copiando la punta del iceberg, el “haz como si lo fueras hasta que lo seas”, supone solo copiar la punta al iceberg. “Tú copia la punta del iceberg y verás cómo te haces un iceberg increíble”.

O sea, la pura fachada.

Pues, sí. Pues, a ver. No, no van por ahí los tiros. Si quieres ser un iceberg, la fachada tienes que tenerla también. Si no la tienes, al final tampoco te va a funcionar el resto. Pero, desde luego, el otro 90% que está por debajo que forma esa personalidad de ese hombre, de ese héroe, del macho alfa que hablamos, pues si no tienes los cimientos es que haces agua por todos lados. Es como tener un velero pequeñito de dos plazas y ponerle un cartón gigante tapándolo que parezca un transatlántico. Desde algún ángulo igual lo puedes ver: “mira, un transatlántico”, pero como haga un poco de viento y se lleve el cartón

Se acabó el pastel y aquí no comió nadie

“Uy, ¿qué ha pasao? ¿eso no era un super…? No”. En cuanto giras un par de grados y se vea que es un cartón de un centímetro de espesor

“Pues, parece ser que no”

Todo. No es sólo la fachada. Que también hay que pintarlo y hay que darle un hombre y tiene que estar todo, pero no es lo más importante la parte de fuera. Que lo es, pero no es los más importante

Tienes que tener marketing. O sea, en la industria del cine todo se basa en el marketing. Prácticamente. Entonces. ¿qué es lo que interesa? Que tú te quedes con la esencia, con la idea. Pero no es, desgraciadamente y desde mi punto de vista, no es la más apropiada.

Aquí tenemos tres vertientes. La primera que sería del macho alfa per se. El genuino, el que hace las cosas que hace porque es su esencia. Luego, estaría la persona que lo imita, el que lo caricaturiza. Es lo que comentábamos que se te ve el plumero después y dices: “¡madre mía! Y luego el que realmente lo vive, se lo cree. Pondríamos el ejemplo entre de la diferencia entre un líder y un jefe. El líder es el que se dedica con el ejemplo y el jefe es el que dice: “Tú. Haz esto” y luego él…

No hace nada

No hace nada o ni siquiera sabe hacer lo que tú estás haciendo y te está ordenando que lo hagas o te está diciendo: “eso no se hace así” y no sabe hacerlo él. Pero es su figura de poder. Yo a eso lo llamo fuerza, imponerse a la fuerza. Porque, por lo que sea, igual es tu jefe. En este caso, es el que te paga cada mes, lo que sea. Tiene cierto poder real porque realmente se puede imponer. En este caso, con las mujeres sería que igual es un tío fuerte ¿no? Muscularmente es grande, es alto, fuerte y tal y que impone de alguna manera. Pero luego, esa personalidad, los rasgos, eso que realmente utiliza para conseguir lo que quiere conseguir es peligroso incluso. Porque, además, está ocultando rasgos totalmente opuestos.

Por ejemplo, se me ocurren 4 actitudes que encierra en esa personalidad, que si te parece las podemos mencionar, y que en realidad encierran todo lo contrario. Por ejemplo, ese tipo de rol. O sea, para mí el que imita, al final, se le ve el plumero y no pasa nada. Pero el que se lo cree y lo vive y tiene esa vida porque lo piensa así, porque piensa que esa es la forma de vivirlo, pues puede pecar, por ejemplo, de engreído que es una de las cosas más superficiales y que se ve incluso en el que lo imita. Es una persona que se cree que es superior a los demás, básicamente. Se cree que él lo tiene todo mejor que el resto

El líder, digamos. Todo tiene que girar en torno a él.

Sí. El que tiene esa necesidad de llamar la atención. Busca validación. En realidad, es una persona que, si no obtiene esa validación, se deshace, desaparece. O sea, se muere y por eso la exige. Por eso, dice: “aquí que estoy, yo soy en el master placer”. En realidad, es un miedo al rechazo brutal. O sea, como no tengo el poder real de venir a un sitio e imponer mi presencia por mi forma de ser, sino que la tengo que imponer a la fuerza, tengo que dejar mal a la gente, llamar la atención con cosas, hablar de lo que maravilloso y estupendo que soy y que yo sólo tengo y que nadie más tiene de una manera sobreactuada. Se nota que quiere aparentar.

Eso, en realidad, está reflejando una necesidad de que la gente le valide, le aprecie y diga: “ah, sí, ¡qué wey! Tiene miedo y no sabe cómo hacerlo para que no hablen de él, básicamente. Porque, si igual va de normal y no dice nada de lo que tiene, él piensa que nadie lo va a descubrir, que nadie va a verlo porque está oculto y que la única forma de mostrarlo es enseñándolo, exagerándolo de alguna manera, aunque él piense que no lo exagera, pero forzándolo y, encima eso, lo tiene que imponer para que la gente se lo valide y se lo diga: “Vale, vale. Lo tienes”

Exactamente y esto me lleva además a pensar en otra clase de estereotipo, de comportamiento que está muy ligado a lo que tú has dicho que es tipo dominante, este tipo controlador, como agresivo que, desde su vacío, desde su inseguridad no está dispuesto a conceder el poder o el control a otra persona y él siempre tiene que tenerlo todo e imponerlo de una forma imponente, básicamente. No sé si agresiva, pero sí imponente. Muy imperativo.

Sí. Puede llegar a ser agresivo. Es un problema ya más elevado. Sobre todo, si se encuentra muy amenazado

Exacto.

En estos casos hablamos de una persona que es tan insegura, que es tal su inseguridad que tiene miedo a la incertidumbre, al no saber qué va a pasar. Cuando un líder, entre otras cosas, disfruta de esa incertidumbre porque es la parte que le da la vida. Es decir, “¿esto cómo saldrá?” Porque si ya sabéis cómo va a salir, como que la vida pierde un poco de encanto cuando eres un líder, cuando eres una persona…

Claro, no puedes dejar nada al azar

Claro. Ojo. Un líder no deja nada al azar o trata de dejar lo mínimo posible al azar, pero sabe que el azar existe

Exactamente

Y sabe que hay cosas que se escapan de su control y esas cosas que se escapan de su control, sabe además, que son las que le hacen crecer. Son las que dice: “esto es nuevo, esto no lo afronto nunca, esto ¿cómo coño lo supero?” Es ahí cuando dice: “Perfecto, empieza el juego. Hasta ahora todo iba sobre ruedas y era incluso un poco aburrido. Ahora este reto que me apareció. Vamos a por ello”

Entiendo perfectamente lo que quieres decir, Ray.

Sin embargo, el otro, en cuanto algo se le sale de madres, puede llegar eso. No sólo de ser dominante, sino a ser agresivo y decir: “¿cómo? pero ni se te ocurra salirte de ahí”. En realidad, se están pegando contra ellos mismos porque controlarlo todo es imposible. Eso lleva otro punto que es la obsesión, la obsesividad. O sea, llegan hasta tal punto que, como realidad no van a poder controlar nada, controlar todo y se obsesionan con el control y con muchas otras cosas. Eso también puede llevar a los celos, a la envidia. A la obsesión, en general. Esa obsesión no es más que un reflejo de un vacío, de no sentirse bien consigo mismos y necesitar fuera de ellos lo que no encuentran dentro. Eso, básicamente, es imposible.

Es que cuando tú empiezas a intentar ser algo que no eres porque no lo llevas en tu genética, pero lo estás trabajando hasta que lo sea. Es algo complicado. A mí me pasaba que yo tenía bastantes altibajos en los que por un periodo pensaba que lo estaba haciendo bien, pero estaba cayendo en uno de estos estereotipos. Luego, estás viendo que los resultados no son los que tú esperas y vuelves a hacer una toma de conciencia y estás intentando todo el rato como prueba y error, prueba y error. Estás probando otras cosas a ver si te da el resultado esperado que buscas y durante esa búsqueda, hasta que no encuentras esa congruencia de salud que te dice que esto realmente está dando los resultados que tú quieres, te está siendo infeliz interiormente. Hasta que no encuentras, es un poco complicado que muchas personas desisten y se pierden por el camino

Sí, claro. Es complicado. Si te guías en los en lo que ves en las películas. Yo muchas veces utilizó como ejemplos películas que están muy bien hechas, pero no te pues quedar solo con las superficies. Si te quedas solo con lo básico, no encajan las piezas. No encajan. Efectivamente, si te copias una mesa y solo le metes dos patas, de repente dices: “esta mesa se mantiene unos segundos, pero en cuanto apoyo algo de aquí, se me cae, ¿qué está pasando? Yo había visto que esta mesa con estas dos patas iba de puta madre”. Pues, no. Es que te estás dejando dos patas más, al menos una más. Por lo menos, dos más que no están en la superficie, son obvias.

Hay que entender la psicología detrás. Hay que entender esa personalidad. El ser humano no somos solo una fachada. Ni siquiera, somos lo que se ve a simple vista. O sea, el texto las palabras y nuestros gestos básicos, dentro hay una vocecita interior, hay un propósito, hay una actitud, unas ganas de conseguir equis o zeta. Hay motores internos que, si no los analizas, te quedas con la mitad la película. Ya está. De hecho, cuántas veces nos ha pasado de tener a una persona y decir: “ostras, me ha decepcionado esta persona, yo esperaba que hiciera esto, ¿qué ha pasado?” Básicamente, tenemos expectativas distintas a la realidad. No has sabido ver más allá de que esa persona igual no es como tú. La tenías idealizada

Exactamente. Es como negar. Negar la realidad. No lo haces a propósito, sino inconscientemente. Estoy totalmente de acuerdo.

Al final, nos movemos por mapas mentales y pensamos que, más o menos, todo el mundo ve las cosas como la vemos nosotros. Hasta cierto punto así, pero luego hay cosas profundas e internas que cada una las ve a su manera y hay que entender que lo que a ti te viene bien, no le tiene por qué venir bien a tu vecino, a tu pareja o a tu mejor amigo.

Entonces, yo siempre pienso que tienes que confiar en todo el mundo, pero también confíes en que alguna vez te pueden fallar. Que lo que es bueno para ellos, no es bueno para ti. Me estoy desviando un poco del tema, pero la idea es esa personalidad interna, esos motivos que tiene esta persona que estamos mal copiando que tenemos que entenderla tan bien.

¿Sabes qué pasa, Ray? Ahora que has dicho esto, me he acordado de que cuando a pesar de que no nos da los resultados que queremos, muchos nos guiamos por la clasificación instantánea, por los resultados a corto plazo. Entonces, ¿qué pasa? Esta gente, su naturalidad, su genética natural es ser educado. Este tipo de personas hace acciones para contentar a la mujer. Quiere mantener sus expectativas. No quiere ser una persona que la miren con malos ojos o que caiga en alguna equivocación o hacer cosas mal, aparentemente ven algunos resultados en personas que son más engreída, más chulitos, un mal comportamiento que, aunque no sepan ejecutarlo o calibrarlo, les da un poco más de resultados.

Entonces, ¿qué pasa?, creo yo. Esto ya provoca consecuencias. La imagen está que nos creamos de una persona más dura, un hombre más duro que atrae a las mujeres, si tú no lo sabes gestionar, cómo estás comentando justo ahora, acarrea consecuencias. Sobre todo, empezamos por el punto de vista de la mujer. Cuando lo estás intentando demasiado, por así decirlo. Estás intentando aparentar algo que es irreal por todos los sitios y muestras incongruencia, las mujeres un radar para esto brutal. Entonces, te rechazan y dicen: “no me interesa este tipo descalibrado”. Mucho cuidado aquí porque es uno de los orígenes de los casos más radicales que conducen al maltrato de la mujer, la misoginia, el odio hacia la mujer porque no tienes conocimiento de ese comportamiento…

Sí, es una falta de perspectiva, de no entender nada. O sea, de decir: “la única explicación que le encuentro a que no me funcione a mí es que las mujeres tienen algo contra mí y como tienen algo contra mí, pues para que la tengan ellas, lo tengo yo”.

Exactamente. Victimista y a la defensiva esto además era algo que lo estaba comentando con un amigo tuyo y seguidor. Aprovecho para mandarle un saludito a Edu, Edu de la Fuente

Un saludazo también para él.

Hay que tener mucho cuidado en esto porque te vuelves hasta infeliz, a veces, porque estás siempre buscando razones, buscando motivos y aumentas todavía más este comportamiento como muestra de defensa de decir: “Ah, ahora te vas a enterar más”. Es muy muy peligroso. Entonces es lo que estábamos hablando con él. ¿Por qué es tan necesario este tipo de proyectos?

Sí, es que esto es un círculo vicioso al que has querido entrar pensando que ibas a salir y lo que has hecho es meterte de Guatemala a Guatepeor por no haber leído bien entre líneas y no haber entendido las diferencias que existen entre un papel y el otro. Este podcast, una de las ideas fundamentales es eso. No es la igualdad, es la equidad. Es que todos somos iguales en cuanto al valor que podemos aportar, pero no somos idénticos en cuanto a igualdad estrictamente hablando.

Es decir, ni siquiera tú y yo somos iguales. Tú eres un hombre y yo soy un hombre, pero no somos iguales. Tú tienes cosas que aportar a este mundo que yo probablemente no sea capaz porque son especialidades tuyas y son cosas que tú tienes que has aprendido durante tu vida, tu evolución. En fin, tú te has preparado para tus cosas y yo si intentara aportar cosas que tú aportarías mucho mejor que yo, igual hago el puñetero ridículo y viceversa. Entonces, ¿para qué voy a tratar de ser igual a ti? Aquí, no se trata de ser iguales sino de ser equivalentes.

Es decir, tú qué tienes que aporte al mundo al igual que yo tengo que aporta al mundo y yo igual ayudo a un colectivo y tú ayudas a otro, pero estamos ayudando, estamos aportando y hacemos que esta sociedad, que este mundo, que la humanidad, el planeta sea un lugar mejor. Entonces, las mujeres, en sí mismas, es un poco lo mismo. Las mujeres, en sí mismas, tienen sus aportaciones que recientemente, muy lamentablemente, se han ido desprestigiando. O sea, si eres mujer y pongamos que te gusta cuidar de tu casa, es como que no eres mujer, eres un animal. O sea, es un bicho porque para ser mujer tienes que hacer lo que hace el hombre. Tienes que ser ingeniera o informática. Yo, personalmente, ya desde pequeño pensaba: “cuando sea mayor quiero que mi mujer trabaje y yo cuidar de la casa”. Yo lo pensaba

Estabas evolucionando…

Y todo el mundo decía: “oye”. A mí no me importa si mi mujer quiere trabajar y quiere tal. No pasa nada, que lo haga ella. Yo me quedo en casa, cuido de los niños. No tengo ningún problema. Es más, a mí, personalmente, siempre me ha gustado el concepto de trabajar desde casa y tengo la posibilidad de hacerlo y hoy en día estamos en el mejor momento para poder hacer este tipo de cosas. O sea, que al final mal caminado no iba. Lo que quiero decir con todo esto, aparte de anécdotas, es que la igualdad estrictamente hablada no existe. Ni siquiera entre hombres ni entre animales. Siempre va a haber alguien que tenga que aportar algo distinto a ti. incluso la gente que aporta lo mismo que yo, que estamos en el mismo colectivo, aportamos cosas distintas. Igual preferidas a otros, igual preferidas a mí, pues perfecto. Al final, tiene que ser que te aporte a ti.

Claro. Eso es lo bonito del mundo ¿no? Tanta diversidad. Hay un dicho que dice: “tiene que haber de todo…”

“en la viña del Señor”

Correcto. Es muy interesante. Esa es la magia y por eso es tan sano este proyecto que estás haciendo tú. En el mundo del desarrollo personal, cada uno aporta su granito de arena y es la no competitividad, es el intentarse ayudar el uno al otro para para crecer juntos, para hacer el mundo mejor. Hay muchísimas personas. Cada una con gustos diferentes. Puedes encajar en muchísimos nichos. Es eso. Además, estoy totalmente de acuerdo contigo, Ray, en el sentido de cuando tú estabas diciendo que nos estás haciendo ver que tenemos a ver que tenemos que ser iguales a las mujeres. Quiero matizar. Yo estoy de acuerdo en que tenemos los mismos derechos a nivel personal, a nivel de ser humano. Tenemos todos los derechos para conseguirlo todo, pero no somos iguales a nivel genético. Eso es un problema que está causando muchísimo daño

Sí, estamos en una época muy extrema. De hecho, está más que demostrado que ni siquiera los gemelos son idénticos. Genéticamente son idénticos y cada uno tiene una personalidad y tiene unas aspiraciones. Entonces, al final los derechos están ahí y estoy totalmente de acuerdo que todos tenemos que tener lo máximo posible y las mismas posibilidades y, aun así, no va a suceder porque siempre solo con qué nazcas con unos padres equis, puedes nacer con más posibilidades que otros. Eso es así.

El capitalismo funciona así y la vida siempre ha sido un poco así. Donde nazcas, naces con unos recursos. Esos recursos te van a marcar de alguna manera. hoy en día, estamos en un momento en el que estos recursos pueden significar lo menos posible porque hay gente que ha salido de la nada y hoy en día es alguien y gente que ha salido del todo y hoy en día no es nadie. O sea, que hoy es bastante democrática la selección natural. Mejor que como hasta ahora ha sido muchas cosas: cargos vitalicios, gente que es “hijo de” y, porque es “hijo de”, ya tiene todo el camino allanado.

Hoy en día, eso es mucho más es más democrático, por así decirlo. Pero vuelvo a lo mismo. Aun así, no somos iguales. Ni los gemelos. O sea, genéticamente, aunque seamos idénticos, somos personas independientes. Con nuestras virtudes y nuestros defectos también. Una cosa que he visto brutal que, como bien sabrás porque has seguido de podcast, estoy tratando de contactar con gente para ver si consigo hacer lo mismo estamos haciendo aquí, pero con temas mucho más específicos que yo personalmente no controlo. El tema de la diferencia de género que es un concepto que se trabaja mucho y del que se está hablando y que es algo que cuando lo escuché me hizo clic y dije: “¡madre mía!” La forma en que está tratando el Estado en este caso ahora a la mujer, defendiéndola del hombre cuando hoy en día es más fácil que nunca que una mujer mate un hombre, realmente. Si hablamos de violencia y hablamos de cosas duras, una mujer lo tiene muy fácil.

O sea, con un cuchillo te pueden matar, por muy hombre que seas o con una pistola. Que antes era fuerza bruta por fuerza bruta, sí. Pero si no era por fuerza bruta, envenenado. Realmente, estaría muy equilibrada si hablamos en esos términos, pero es verdad que se ha tomado siempre la mujer como el sexo débil. Bueno, siempre no. Se nos está haciendo creer que la mujer siempre ha sido el sexo débil. Cuidado con eso. Porque el sexo débil en base a fuerza, sí y en fuerza física el hombre es estadísticamente más fuerte. Pero la fortaleza no es, sólo física también es mental y las mujeres mentalmente son muy, muy fuertes y en muchos casos mucho más fuertes que el hombre. Pero realmente es algo que está pasando.

Están tergiversando las cosas a nivel político, sobre todo. Están haciendo el típico “divide y vencerás” y una forma de dividir y vencer es haciéndole creer a la mujer que por ella misma no se puede valer y que necesita el papá Estado. O sea, la está convirtiendo en menor de edad y la está haciendo de sentirse que por ella misma no se vale, que necesita que el Estado le apoye. Esa sensación, ese enmascaramiento que están haciendo y toda la mujer que se siente a gusto con ello en realidad lo que está es renunciando a su independencia, a su emancipación. Está renunciando a su emancipación como mujer y está decidiendo que sí que es menor de edad y que el Estado le tiene que ayudar, si no, por ella misma no se basta, con lo cual le están pagando

Le están haciendo un favor

Le están tangando de puta madre, le están tomando el pelo y toda mujer que cae en esa trampa, que ojo es muy fácil caer en esa trampa porque acabamos creyéndonos lo que nos cuentan los medios y se está haciendo mucho hincapié con eso

Así es

Claro, los medios de desinformación están haciendo estragos. Por suerte, hay gente que lo tiene muy claro, que lo ha estudiado mucho y que tiene datos tangibles que está compartiendo poco a poco en los medios más democráticos que es Internet. Gracias a Internet. Hay mucha basura, pero también hay mucha verdad y gracias a este medio, en otra forma no podría ser posible, se está difundiendo lo que realmente ciertas élites no quieren que se difunda para seguir teniendo ese control que hasta hace nada han tenido. Pero, hoy en día, se está viendo mucho en la política y demás, empiezan a hacerse muchas aguas y chirriar muchas cosas. Bueno, me estoy yendo mucho del tema

Estamos filosofando ya en niveles muy profundos

Bueno, volviendo al tema del macho alfa que realmente es el hombre que tiene que ser cada uno y en el cual uno tiene área de influencia. Uno puede ejercer todo lo que estoy hablando ahora. Podemos hacer mucho más allá de un podcast humilde en el cual voy a tratar de contactar con gente y que siga aportando su granito de arena, pero al final yo en la única persona en la que más puedo influir es en mí mismo. Es en hacerme yo ese macho alfa que tan desprestigiado está.

Entonces, me gustaría entrar ahora en la figura de qué es un macho alfa de verdad. Hemos visto ya qué no es. La caricatura. Hemos visto las consecuencias. Ese rechazo sistemático de la mujer que en vez de conseguir lo que buscas, estás haciendo todo lo contrario, precisamente porque no estás haciendo las cosas bien y piensas que sí y esa frustración que se genera pensando: “coño, si estoy haciendo lo que toca, ¿por qué ahora va incluso peor?” y genera ese infelicidad que puede traducirse realmente en un odio real a la mujer, una misoginia que es lo último que querríamos porque no se trata ni más ni menos que de una incomprensión.

Antes de seguir, me gustaría hacer un pequeño apunte honesto

Has dicho una cosa que me ha gustado mucho que es que estoy haciendo algo y esa frustración proviene porque dices: “coño, yo estoy haciendo todo lo que puedo en esto y parece ser que no es lo que toca. Yo creo que, en realidad, este comportamiento de decir: “sí, estoy dando todo lo que yo puedo y voy a cambiar” y al final no se ha podido, es una excusa perfecta para decir: “no soy culpable de esto”. Al final, nos intentamos engañar a nosotros mismos diciendo: “hago todo lo que puedo”. Inconscientemente, aunque no lo estemos pensando de forma racional. Nos seguimos quedando en nuestra zona de confort haciendo las cosas con las que nos sentimos a gusto.

Lo que es fácil

Exacto. Aunque nos pongamos la excusa para justificar eso y decir: estoy haciendo algo para cambiar”, realmente no dejas de estar haciendo algo que sabes hacer y que sabes que no te está funcionando.

Y que en muchas ocasiones ni siquiera te sientes bien haciéndolo porque dices: “bueno, a esta gente le funciona, pues voy a hacerlo, aunque yo no me siento bien” e intuyes precisamente que no debe ser algo bueno. Pero tú, en lo fácil.

Claro, ni siquiera tienes la fe. Hasta te lo llegas a creer. O sea, lo más fuerte de todo es que, subconscientemente, te piensas que lo estás haciendo bien, pero luego sí que te vas chirriando. Pero, como ya hemos hablado, puede haber momentos que de verdad te lo crees y dices: “sí, yo estoy intentando cambiar, mira lo que estoy haciendo. Terminas creyendo que estás mejorando en algo que te está dando resultados diferentes y además lo que tú estás buscando. Era nada más ese apunte

Estupendo, estupendo. Yo quería hacer una especie de super compendio de qué es un macho alfa para todos los atractores que nos están escuchando. Hacer una disertación lo más rápida posible para que sepamos realmente qué es. Obviamente, nos vamos a basar, en lo que denomina Mario de Luna, el valor en su maravillosa obra maestra “Sex Crack” donde habla de que lo que atrae a una mujer es el valor. Es lo que genera esa atracción y que se divide en tres partes: los buenos genes, la situación privilegiada y la capacidad, sólo la capacidad, de protección y asistencia.

Entonces, ¿quién es un macho alfa? Un macho alfa es aquel que más se aproxima a potenciar estos requisitos. Ojo. Igual hay algunos que te fallan. Mientras seas congruente con tu vida, vas a ser alfa. Quizás, no vas a ser un super alfa. O sea, no vas a estar ahí 100% congruente con esto. Dudosamente, creo que alguien esté cien por cien congruente con esto. El perfil que quiero dar ahora es un perfil de superhéroe, pero la idea es que la vida, la felicidad no es un destino, no es una parada. Es un trayecto, es un camino que vamos caminando y que, mientras vamos caminándolo, vamos potenciando todos estos puntos.

Entonces, lo más rápidamente posible para que esto no se haga extremadamente largo, un macho alfa es una persona, un líder. Alguien que tiene mucho que aportar. Es alguien que tiene salud o que hace lo posible para que su salud vaya mejorando. Es decir, busca esa optimización física, ese cuidarse, ese quererse. Se va a ocupar…

De su mantenimiento interno

Sí, tanto del cuerpo como del cerebro

Holístico

Todo lo que hace que su cuerpo le pueda dar los mejores resultados. No solo para que ese macho alfa viva una vida excepcional. Ten en cuenta que es un cuerpo 10: No en el sentido 10 de guapísimo, sino también en el sentido de poder hacer, correr saltar, dormir bien, descansar. En fin, que si tienes un cuerpo que te responde a las mil maravillas, no sólo te va a hacer una vida mucho más placentera, sino que la gente que te rodea se va a beneficiar de una persona que le puede ayudar en cualquiera de cualquier momento. No sólo físicamente, sino mentalmente. Tener una paz mental y una claridad de ideas, creatividad etcétera. Hablamos de epigenética, que es lo que más se trata ahora.

Es decir, que tus naces con unos genes que te dicen cómo vas a ser, pero luego hay genes que se activan y genes que no. Como decían: “los genes es la pistola y la epigenética es la bala”. Si tú accionas el gatillo, pues saldrá, Si no, pues tienes la pistola, pero no está cargada. Tú puedes tener tendencia a equis cosas, pero si te cuidas y haces las cosas de otra manera, es muy probable que tus genes se modifiquen y con eso no sólo te beneficies tú, sino que beneficies a la gente a tu alrededor. Pero hay muchos casos de gente que, en un entorno hostil, cambia de entorno y se va a otro sitio y, de repente, florece y se encuentra a sí mismo. Se siente amado, respetado, querido y ama, respeta y quiere también. Entonces, surge de allí la magia.

Además, el bienestar físico, el bienestar de la salud.

Te cambia. Te cambia toda la química. El entorno nos lleva una vez más al siguiente punto que es la situación privilegiada. Un hombre, un macho alfa, un hombre que quiere o aspira a serlo también, aunque el entorno sea hostil, va a buscar ese cambio de entorno. Se va a tratar de rodear de gente potenciadora. De hecho, si está mucho tiempo en un círculo. Ojo, si está mucho tiempo. No digo que no esté nunca. Si está mucho tiempo en un círculo donde él es el mejor, él destaca con diferencia, obviamente puede ayudar mucho. Pero él mismo se está, de alguna manera, limitando.

Esto se lo doy, por ejemplo, a un YouTuber que se llamaba Banana Rancia. Es un chaval muy joven que me encanta personalmente. Evidentemente, no estoy al cien por cien en todo. Hay cosas que discrepo, pero la verdad es que es un canal de YouTube espectacular. Yo, prácticamente, no me pierdo ningún vídeo porque dice cosas muy interesantes y es muy entretenido también. Os lo aconsejo. Se llama La Banana Rancia. No sé si tiene 18 años o 17. No estoy muy seguro. El chaval tiene una cabeza que ya me gustaría a mí tener esa cabeza con 30

Bien amueblada, ¿no?

Sí. Lo está haciendo muy bien. No sé si alguna vez él escuchará esto. Dudo que lo escuche, pero le mando un saludo y una enhorabuena porque lo está haciendo muy bien. Él hablaba de que una persona para encontrar ese equilibrio, ese crecimiento y tal, tiene que estar de alguna una manera un 33 por ciento en los siguientes estados. Un 33% con gente a la cual puede enseñar, la cual está por debajo, y le va a hacer tutorías les va a potenciar, les va a aconsejar. Un 33% con gente de tu mismo nivel, gente de tu alrededor con la cual estás en tu zona de confort, estás a gusto y te sientes tú. Y luego, un 33% con gente que te supera para incentivar ese crecimiento.

O sea, un hombre alfa tiene ese equilibrio. Sabe encontrar y sabe dar, relajarse y recibir. Sabe tener retos y tener momentos de descanso y tener momentos de ofrecimiento y generosidad. Por supuesto, es una persona abierta, que se cuestiona. Aun sabiendo que lo que sabe tiene pinta de ser correcto, se lo cuestiona. De vez en cuando, se revisa sus creencias. Dice: “hace seis meses que pienso lo mismo, ¿me estaré equivocando?” Cosas así. En un momento dado dice una revelación: “¡Ostras! Esto no es como yo me lo esperaba”

Además aprendes a no lo criticar por las formas de opinión o los enfoques diferentes al tuyo. Es decir, en todo momento estás teniendo una humildad de decir. “quiero seguir aprendiendo” “quiero seguir con ese 33% del que estabas hablando”. Aprendes de todo. Aprendes de todo el mundo. Hasta el comentario más insignificante, lo cuestiona. Eres curioso por intentar saber las cosas o por intentar averiguar las respuestas

Sí, tienes una naturalidad por la curiosidad. Conforme eres tan abierto, sabes que siempre tiene que haber una respuesta que no tienes. No solo una respuesta, sino una pregunta que no te habías hecho. Eso es muy importante.

No hay que pensar en las respuestas, hay que hacerse las preguntas apropiadas

Es tan importante. O sea, tener respuestas apropiadas es importante, pero muchas veces falla la base. Falla el tipo de pregunta. Entonces, es tan importante saber preguntar tanto como saberse preguntar cosas. Eso es lo que hace la curiosidad. Tener ese espíritu curioso, te hace reformularte las preguntas más que reformularte las respuestas, pero lo normal es eso. Yo recuerdo muchas veces cuando en algunas entrevistas te hacen algunas preguntas y dices: “¡Jolín! esa pregunta es malísima, yo no te quiero responder esa pregunta. Hazme una pregunta buena” Casi que: “con tu permiso, me voy a salir de la pregunta y no la respondo yo”.

No sé si habrás visto alguna vez en entrevistas cuando hacen preguntas buenas que el entrevistado dice: ¡Jolín! me alegro que me hagas esa pregunta” “¿Por qué?” porque es que, jolín, es que las preguntas dan tan tanto margen y formular bien las preguntas es tan importante que no me cansaré de remarcarlo. Obviamente, las respuestas son muy importantes también. Una pregunta sin respuesta, no deja de ser una incógnita, pero es tan importante los cimientos de una casa como el tejado. Si los cimientos están mal, por muy bonito que sea el tejado, te vas abajo. Si los cimientos son espectaculares y el tejado está lleno de goteras, abajo te irías igual. Entonces, hay que tener un equilibrio entre ambos

Y, sobre todo, tienes que saber si estos cimientos son los apropiados o no. Es decir, a veces la estás cagando, estás cometiendo los errores y si tú no tienes una personalidad o una humildad un poquito trabajada, perfectamente puedes decir: “no lo reconozco, tú eres el que está equivocado”. Pero un buen líder, un macho alfa que tiene este carisma, esta figura realmente auténtica, es esa persona que reconoce esos errores y aprende de ellos. Ya no es que dices: “bueno, la explicada va algo” y te lo digo a regañadientes, sino que además aprende y reflexiona sobre ellos

Es una persona que mide y, de hecho, abraza el error. Un macho alfa de verdad puede ser muy chocante para que lo diga, pero un macho alfa casi está deseando que alguien le corrija porque cuando una corrección es buena, tú sabes la de tiempo que le está ahorrando lograr y cuando de repente dice: “espera, espera, te estás equivocando, esto es así” y, de repente dices: “Es verdad, ¡madre mía! gracias”. Es un regalo enorme cuando normalmente no eres así y es: “no me moleste, es mi espacio. Todo lo que he hecho no sirve para nada, calla. Yo quiero seguir por allí”. Perfecto, pero a veces tienes que reconocer tus errores y darte cuenta de que de que has hecho mucho trabajo, entre comillas, para nada. Entre comillas para nada porque ha tenido su utilidad.

De repente, te das cuenta de algo que te va a cambiar completamente el paradigma y dices: “wow, era por aquí y todo lo que hecho para nada”. No. Todo lo que has hecho ha servido para que llegues a este punto. Si no hubieras hecho, igual no estarías aquí. Hay que ver la parte medio llena del vaso y eso es lo que hace una persona que camina, que quiere mejorar su versión. Una de las cosas fundamentales es abrazar el error y está abierto. De hecho, como comentabas un poquito antes, no tiende a criticar a la gente que no lo hace. Una persona así, tiene su vida, tiene sus historias. Yo, personalmente, si no me pides consejo, igual ni te lo doy. Si tengo confianza contigo y etcétera, igual te puedo dar un consejo, pero yo siempre sé que un consejo no sirve de nada si tú no estás preparado para tenerlo y, entre otras cosas, no me lo pides.

O sea, yo te doy un consejo porque te lo tengo que dar gratuito, es muy probable que no te sirva para nada en el mejor de los casos. En el peor de los casos, que te lo tomes como una ofensa y que igual te sientas atacado y me digas: “¿y tú de qué vas? ¿a mí qué me estás contando?”

Tomárselo como algo personal.

Enseguida se pone la defensiva y te atacan. Es normal. Un macho alfa realmente se preocupa por sus cosas y da consejos. O sea, no critica, sino que aporta una crítica constructiva sólo cuando es el momento idóneo. Es decir, la cosa está preparada y está preparada cuando genera claros indicios o te lo pide directamente y dice: “Oye, ¿qué estoy haciendo mal aquí? ¿me puedes ayudar?” También, esto ya es un poco más profundo, pero depende de la forma en que te formule esa pregunta porque hay veces que te dicen: “oye, ¿cómo puedo hacer esto?” La sola pregunta encierra que, si le respondes, va a decir: “¡Ostras! Eso yo no lo puedo hacer”.

Entonces, estoy buscando una excusa. Sé que debería, pero todavía no estoy convencido. Entonces, a veces haces una mini respuesta en plan: “¿qué te parece esto?” y ya sabes que no tienes que propiciarlo más porque estás tirando tus palabras a la basura. La persona no está preparada. Ha visto la luz, ha visto hay un atisbo, ha dicho: “¡Ostras! por aquí algo falla”. Sí, es que todavía no estás preparado. O sea, todavía no te has llevado el golpe suficiente o no has empleado la energía suficiente para darte cuenta. Un poco como te pasó a ti al principio ¿no? que después de mucho investigar y tal y cual, dijiste: “voy al paso, voy a comprar este libro a ver qué me cuenta”. Ya estabas preparada

Exacto. Has dado justo en la clave y es una de las cosas que te iba a comentar. Cuando hay un macho alfa que tú lo puedes reconocer, hay un rasgo muy clave en esto que es que el tío inspira ya con sus propias acciones. Estabas diciendo: “a lo mejor, no te doy un consejo porque no lo necesitas en este momento, si no me lo pides”. Tú ya con, ese ejemplo, inspiras a la persona. No estás diciendo: “mira la que estoy haciendo. ¿Ves? Así se hace”. No, tu sigues tu camino, haces lo mejor para tu vida, sin dañar, sin molestar

Sí, aportando valor a lo que te rodea dentro de tus posibilidades

Exacto, exacto. Pero lo que haces es actuar bien dentro de tu entorno, pero con ejemplo, con dedicación.

Sí, sí. Las palabras son muy fáciles de decir. De hecho, a veces cuando la gente viene a ti a preguntarte por algo y genuinamente a decirte: “oye, ¿me puedes ayudar aquí?” no es porque tengas un discurso bonito. No. Realmente vienen porque dicen: “oye yo sé que tú lo estás viviendo, lo has vivido sabes de lo que hablas, por favor, mírame, dame eso que no encuentro yo” porque predicas con el ejemplo, inspiras a través del ejemplo. Eso es fundamental

Esa es la mayor congruencia que yo creo que puedas representar

Ya la última parte. Bueno, todo esto es muy a grosso modo. Quiero que entiendan que esto es súper profundizable. Hay muchos más puntos, pero para hacerlo así lo más escueto posible

Para la primera toma de contacto

De todas maneras, supongo que todo esto ya sonará mucho. No estoy hablando de alquimia, ni estoy transformando el carbón en oro ni nada por el estilo. Pero, básicamente, quiero remarcar que todo eso es muy importante

Es un tema que se conoce, Ray. El macho alfa es un tema que está latente no pero no creo que se trate el tema principal que es cómo se puede conseguir la auténtica esencia que solamente te produzca beneficios y que no te sea frustrante porque hay muchísima información.

Especialmente con cosas que hemos dicho ya bastante chocantes, como la de abrazar el error y eso puede ser frustrante para una persona que los está escuchando y decir: “¿cómo? ¿que me tengo que disfrutar de que me pasen cosas chungas? ¿de equivocarme?” Si te das cuenta, no se trata de un estado físico, se trata de un estado mental y emocional. O sea, ¿cuál es la diferencia entre una persona que ya es un macho alfa y alguien que está en el proceso? La verdad es que no hay una diferencia porque el que está en el proceso ya lo está haciendo y el que ya lo es, lo está siendo también. No hay una diferencia.

Otra cosa es que el nivel al que está alcanzando. O sea, que realmente ya abraces el error y no tengas que estar pensando: “Uff, me he equivocado, me está doliendo, pero voy a tratar de que no me duela”. Porque lo que se resiste, persiste ¿no? “Voy a tratar de que no me duela”. Perfecto, muy bonito. Pero, aunque a uno ya no le duela y a ti te está doliendo, y estás haciendo el trabajo de que ya no te duela, ya estáis en el mismo camino. Independientemente de que uno tenga más camino caminado y o iguales. Ese punto realmente a esa persona no le afecta y le afecta a otro. Por ejemplo, siguiendo ya con la última parte de la capacidad de proteger y asistir. No sólo a las mujeres, sino a la gente que te rodea, a tu tribu, a la gente que aprecias, incluso a tus semejantes, aunque no sean de tu tribu.

De la misma manera que conduciendo se te cruza cualquier animal o persona, tratas de no atropellarlo, esa es una forma de proteger y asistir a ese semejante, aunque sea un mamífero, un animal, una cosa bastante chocante que habrá gente que lo sepa seguramente, esto está bastante trillado hoy en día. Yo lo digo bastante, pero igual hay gente que no. Una persona que está sacando su mejor versión, no va a ayudar a otros. En sentido estricto, no va a dejar de ayudarse a sí mismo por ayudar a otros porque en el momento en el que por ayudar a alguien pierdes tú tu base. En inglés se dice grounded. Ya no estás grounded, ya no estás fijado a tierra, ya no tienes buena base ti, en realidad ni le estás ayudando a él ni te estás ayudando a ti.

Pongo un ejemplo muy claro que no recuerdo donde lo escuché. Fue en una entrevista, pero ahora no recuerdo, que hablaban de un par de personas que estaban navegando y, de repente, a uno de ellos un oleaje le pegó el palo de la vela y cayó al agua y era el marinero que controlaba. La persona que estaba arriba era el a acompañante y no sabía. Estaba realmente siguiendo instrucciones y todo bien. Entonces, cae al agua el que tenía experiencia y el otro, su primera intención es saltar al agua a rescatarle y el otro le grita: “¡No! ni se te ocurra, ¡para!” Y el otro dice: “¿qué pasa?” Y dice: “Como saltes tú al agua, nos morimos los dos. Para, quédate arriba. Tú arriba tienes poder. Ahora, tírame una cuerda y yo subo”. Si se tiran los dos, ya no podrían subir al barco porque el barco era demasiado alto para poder subir.

Entonces, es un ejemplo muy visual de que si tú no te has ayudando a ti mismo, si tú no tienes tu base fija y estás fuerte, ayudar a otras personas en realidad te estás limitando tanto a ti como a quién vas a ayudar. Al final, vais a acabar los dos cayendo en el pozo. Entonces, una persona con esas características, una persona que está llegando a ese macho alfa, lo primero que tiene claro es que tienen que ayudarse a sí mismo sin perjudicar a nadie, por supuesto.

No se trata aquí de perjudicar. Todo lo contrario. Pero no se trata de desvivirse por nadie ni de hacer algo por alguien que al final te perjudica a ti. Se trata de hacerse fuerte a sí mismo y ser alguien que predica con el ejemplo, alguien que inspira con su con su propia evolución. Una vez esa evolución te ha hecho fuerte, una vez estás en un lugar de empoderamiento, de capacidad, entonces sí. Cuando tienes capacidad de ayudar, eres el primero en ofrecerla. Cada vez que hay alguien que necesite ayuda, tú le vas a decir: “si quieres, te ayudo”. Ojo. Hay que entender también qué es ayudar porque ayudar no es que si necesitas ayuda, lo hago por ti.

Es resolver el problema

Una persona que ayuda, te da los consejos, la fórmula. Te guía, pero te ayuda a que tú soluciones tu problema. No soluciono yo tu problema porque entonces no te estoy ayudando. Lo que estás teniendo es un papá que te está solucionando los problemas que tendrías que estar aprendiendo a solucionar tú. Si yo quiero ayudarte realmente, te voy a enseñar el camino. Te voy a decir cosas que deberías hacer y cómo te recomiendo que las hagas en base a quién eres también, ojo, porque no todo el mundo lo hace de una misma manera.

Hay mil formas de resolver un mismo problema, pero voy a tratar de darte las pautas que igual no tienes y eso sí que te va a ayudar a que tú lo soluciones por ti mismo. O sea, que yo, como como macho alfa, por un lado, no voy a ayudar si no estoy en disposición de ayudar y esto va por mucha gente. Los típicos gurús que lo que enseñan no lo están haciendo, pero van de que lo sé todo. Por un lado, está ese tipo de perfil. Cuando ya tengo ese poder, cuando ya estoy en disposición de ayudar, entonces ayudo y ayudo solo a la gente, como habíamos dicho antes, que está en disposición de ser ayudada. Tampoco todo el mundo está disposición y luego voy a ayudar de la manera que realmente ayuda.

Enseñándole voy a pescar

Exactamente, le voy a enseñar a pescar. No le voy a decir: “mira, esto es pescar”. No. Voy a darte la caña y decir: “Cógela así”. Bueno, primero voy a decir: “Coge esto, ¿cómo lo coges? Vale. Lo has conseguido muy bien de forma natural. Qué guay. Me gusta. Adelante sigue” o “No, mira. Tienes mal la forma de cogerlo, yo te recomiendo esta” y esa persona lo va cogiendo, lo va tocando y le voy a decir: “Cuidado, te vas a sacar un ojo con el anzuelo. Tienes que hacerlo así o así”. Voy a adecuarme, pero él va a ir haciendo los pasos. Esperamos que no se saque un ojo, pero si se tiene que sacar un ojo, se lo va a tener que sacar. Yo voy a intentar por todos los medios que su ojo siga en su cuenca. Sacarse el ojo, por mucho que yo lo quiera evitar, se lo va a acabar sacando. No hoy ni mañana, pero el mes que viene cuando yo no esté.

Entonces, yo no quiero que se saque el ojo cuando yo no esté. Yo quiero que cuando yo no esté, esa persona no se saque el ojo y porque lo haya aprendido y sepa pescar y sepa, incluso, al siguiente que encuentre le enseñe a pescar y sepa cómo se enseñar a pescar. Entonces, esa es la imagen del macho alfa que creo yo que más se acerca a grandes rasgos. Hay muchos más rasgos. Todos los del mundo, pero yo creo que esos son los más interesantes

Pues, sí. Es que es algo tan profundo que podemos estar hablando aquí horas, horas y horas. Hay una cosa de esto. Ahora, hemos estado hablando, por ejemplo, se ha acabado con la capacidad de definición existente. Fíjate que también está en otros temas. Antes hablamos del otro extremo, del hombre rudo, del hombre fuerte, atrevido y engreído en algunas de las ocasiones, pero si te descuidas, está en la otra parte. La otra cara de la moneda que es la de demasiado entregado, demasiado caballeroso. Es un término que, en mi opinión, también está distorsionado

Totalmente

Mucha gente confunde lo que es el caballero con el perrito faldero. En parte, tampoco que nos vamos a meter en estos temas, volvemos otra vez a repetirnos con lo de la industria del cine, pero es que también está esta parte de la industria del cine romántica, del género romántico que es este hombre que siempre está pendiente de la mujer, que se lo regala todo sin que ella se lo haya merecido.

Sí, ahí es donde nosotros no vemos el mérito y nos quedamos con la superficie que es que hay que hacer los regalos, hay que dar las flores, hay que hacer las sorpresas. Hay que hacer todo esto que nosotros entendemos que no está justificado. Pero si analizas bien el contexto y miras en profundidad, en realidad las películas la mayoría sí que lo justifican. Sí que se ve que esa persona igual ya estoy teniendo sexo con ella mientras que tú todavía y piensas que por darle un ramo de rosas te la vas a tirar. Cuando es que el de la película se la está tirando espectacularmente ya.

Entonces, la relación es otra. De repente, tú piensas que está bueno dar una sorpresa, pero lo que no ves es que la sorpresa que le da el protagonista de la película tiene unas características equis que le permiten que esa sorpresa encaje y diga ella: “¡Ay, qué cosa más bonita!” Cuando si lo haces tú, ella dice: “Pero, tú, tío ¿de qué me vas? ¿esto a qué viene? No le encuentro explicación”. Tú piensas: “pues lo mismo que está haciendo aquel”. A ver, estás haciendo lo mismo que él hace, la ejecución es la misma, pero el contexto no tiene nada que ver. Tú no te has parado a ver ese contexto que en muchas películas ha sido una manera poco profunda, pero lo suficiente. Las mujeres lo ven. Se entiende por qué funciona. Pero nosotros nos quedamos con solo: “ver chica y el ramo”.

Es como el típico anuncio que dice: “compra 4 comidas y la quinta gratis” y luego en letras grandes pones: “COMIDA GRATIS” y dices: “vamos ahí que es comida gratis. Hombre, no. Lee todo el texto. Puede que si compras 4, la quinta es gratuita. ¿Ah sí?” No te quedes ahí con las palabras más grandes que han puesto y te pienses que es comida gratis. Lee toda la letra pequeña. En el tema de las películas, pasa un poco igual. Hay una letra pequeña que nosotros no estamos viendo y vemos que, o somos unos tíos duros o somos unos perritos falderos y tenemos que complacerla cien por cien.

Está más que demostrado que ya no sólo es la mujer. Ojo, una persona que hace lo que sea por ti, sea cual sea el motivo, porque sí, tanto a ti como a mí, alguien que ha dado lo que sea todo el rato para mi beneplácito, pierde mucho interés para mí porque es como una persona que no se valora. No justifica mucho que soy un héroe del Olimpo y diga: “bueno, claro es que soy tan la hostia que lo entiendo y es difícil de creerme yo eso para mí porque yo me veo humano y veo mis limitaciones. Claro, una persona que me trata así, se devalúa a sí misma porque está viendo cosas en mí que probablemente ni yo me las creo. Entonces, es como que está fuera de onda. Tiene que estar todo en su sitio. No lo vemos desde esa perspectiva

Una de las una de las formas para ver que hombres y mujeres somos iguales es, que además los has explicado perfectísimamente con el ejemplo de que las mujeres sí que se dan cuenta de los pequeños matices de las películas. Pero como nosotros somos más lógicos más lógicos, es muy fácil extrapolar. Además, ya se preocupan mucho los productores y los directores de estas películas para hacerlo así. Es decir, sí que hay pequeñas sutilezas que remarcan muchísimo un extremo u otro, un comportamiento u otro muy opuesto. Entonces, nos quedamos con eso porque a ellos ya les interesa. Sí, que es verdad que hay que tener mucho ojo con ese tipo de cosas.

Literalmente. Nunca mejor dicho. Cuando veas una película, hay que tener mucho ojo. Yo creo que tanto las películas como las series en muchos casos los que los hacen son unos maestros en el storytelling a la hora de la narrativa y de contar historias. En muchos casos se han documentado. Yo veo películas que digo: “estas ideas ¿de dónde las habrán sacado? me suena mucho”. O sea, hay gente muy versada y que estudia mucho y que lo aplica muy bien.

Por ejemplo, hay veces que por mí deformación profesional veo cosas que digo: “wow, qué obra maestra, qué sutileza, está perfecto”. Pero también soy inconsciente que digo: “pero eso lo estoy viendo yo y cuatro más”. El resto les pasa desapercibido porque es tan sutil. Es tan profundo y sutil a la vez que no eres consciente. Claro, ahí van las malas interpretaciones. Como en realidad lo que estamos haciendo es sacar fuera de contexto una situación, no por mala fe ni por mala praxis, sino porque no somos conscientes, no tenemos la capacidad de verlo. Luego, lo aplicamos.

Es como los perros que creo ven en blanco y negro. Un perro, si pudiera colorear algo, igual lo colorearía pensando que efectivamente tiene el mismo tono, pero luego veías que los colores son otro. Dirías: “pero si lo has pintado verde cuando era azul”. Pero en tonalidades de gris, igual es en la misma tonalidad.

Entonces, como no estamos viendo en color porque nos falta quizá esa profundidad y el genio que ha hecho esa película sí que lo ha visto y se lo ha trabajado, sencillamente es una mala copia de algo que sí que está, pero que todavía no vemos. Es cuestión de lo que tú has dicho. Tener mucho ojo, poquito a poquito. Si vamos a confiar en películas y creer en películas, vamos a ver a pies puntillas. No vamos a quedarnos con la superficie. Vamos a ver más allá. Hace poco vi una película

Vamos a ser más críticos, ¿no?

Sí. No sé si críticos, pero por lo menos más observadores. Darnos cuenta de que no todo lo que interpretamos es lo que vemos. Lo que hablo del color. Nos creemos que una cosa es así porque la hemos visto así y “yo te juro que la he visto así”. Es verdad. Pero es que estás viéndolo al nivel que eres capaz de ver. Tu capacidad depende de tu conocimiento. Es lo que pasó con las naves de Colón ¿no? Decían que los indígenas no vieron las naves de Colón cuando se acercaban porque no eran capaces de entender que los barcos existían. Entonces, no las veían. Nos pasa algo similar.

Te quería comentar. Hace poco vi una película. No me acuerdo. Tardes de Ira, algo así creo que se llamaba. No estoy muy seguro. Es una española. La verdad es que está muy bien. Pero al principio empieza, no quiero hacer spoiler, pero el tío parece enamorado de una chica a un nivel de suciedad, a un nivel de baja de baja vibración personal que me estaba poniendo nervioso. Yo estaba viendo la película y diciendo: “¡madre mía! ¡qué película más…!

Tarde para la Ira, ¿querías decir?

Sí, algo así. Yo me estaba poniendo nervioso. Empecé incluso a criticar la película y empecé incluso con los clichés normales de que es española. Yo mismo empecé a caer en mi propia tal y empiezo a pensar: “relájate”. Luego, resulta que el tío tiene unas justificaciones y tiene unas cosas muy interesantes y que me tuve que callar la boca y comerme mis palabras una a una con sal y pimienta porque la película al final está muy bien. Pero claro, yo por mi deformación profesional cuando vi cómo reaccionaba con una chica y todo lo que hace, que no voy a contar, dije: “¡Madre mía! ¿quién ha hecho esta película? ¿por qué no se informan un poco?” Por lo menos, a darle un poco más de sentido.

A veces, era creíble, pero no me gustó la historia porque es que el tío ya me desmotiva de por sí. Pero luego tuve que quitarme el sombrero y comerme con palomitas por mi deformación profesional. O sea, fue y prejuicioso. Además, fue bonito y volvemos a lo mismo. Abracé el error. O sea, disfruté y me la comí con patatas cada una de mis palabras porque dije. “Jolín, me alegro de haberme equivocado así”. Porque si al final hubiera razón, pues la película habría sido un tostón, honestamente. Fue muy bonita. Hay muchísimo más, pero yo creo que ya hemos hablado bastante sobre el tema y se puede profundizar muchísimo más

Luego de esta charla, sí.

Pues, nada. Hugo, te quiero agradecer de corazón la temática porque no sé yo si la habría tratado. Yo creo que se me habría pasado una vez más porque también son cosas un poco para mí obvias y muy básicas. En el sentido de obvias y básicas, cuando hablo de básicas me refiero a algo muy profundo. Tan profundo que se me pasa. Sin embargo, jolín, es una excelente idea, una excelente aportación. Muchísimas gracias por haber estado aquí

Un placer, Ray, para mí ayudarte en este proyecto. Además, me encanta porque creo mucho en él, porque es algo que yo creo que es necesario en este mundo. Tendría que haber mayor apoyo y cooperación en esto porque, al fin y al cabo, se trata de hacernos más felices, conseguir entendernos entre hombres y mujeres y no ver las cosas tan separadas. Es decir, no sentir tanto odio el uno por el otro por la incomprensión en la materia.

Yo creo que también hace falta incluso más gente que quiero hacer este tipo de cosas. Yo creo que en este campo hay un poco de todo. No nos vamos a engañar, pero es bastante cerrado. Nos han delimitado y yo creo que hay mucho más margen. No sé si es también por el miedo en la situación actual. Este tema es muy delicado y hay gente que sea se ha cagado y ha dicho: “no salgas del armario”.

Hay mucho condicionamiento

Efectivamente. Ayer veía, por ejemplo, la última de Batman que la echaron por la tele. Curiosamente, estaba viendo la tele. Estaba mirando otras cosas y, de repente, la tele se encendió por casualidad.

Se encendió por casualidad.

Sí, básicamente, por ahí va el cuento. No, tengo el ordenador conectado en la tele. Muchas veces trabajo en el comedor con la tele. La verdad es que le fui a dar a “apagar” y le di a “cambiar a televisión”. Me equivoqué de botón. Salió Batman y esa no la había visto. Me llamó la atención. En un momento dado, al final ya casi. Pasa un poco como ahora. La sociedad ha cambiado bastante y como salgas del armario, te matan y el líder principal.

No sé si era gobernador, van a buscarlo para decirle: “Oye, sal y crea una revolución porque se nos comen los malos, los vilanos. Y el tío dice; “bueno, tío, lo que tú digas, pero yo casi que mejor cuando se haya pasado todo, me llamas. Yo salgo luego cuando esté todo arregladito que ahora mi cuello peligra”. Cerró la puerta y me quedé así diciendo: “¡Madre mía! ¿no era el más guapo?” Yo creo que también igual ha pasado un poco eso. Pero este es el momento de dar la cara, no cuando esté todo en marcha y funcionando y que a otros le hayan cortado el cuello. Es el momento de poner el cuello y si te lo cortan…

Exacto, hay que poner la cara. O sea, a la gente le gusta mucho poner la cara para la foto.

Y no para picar la piedra. Pues nada, Hugo. Un placerazo. Si quieres decir algo. No sé si sales por algún sitio para quedar con más gente. Si tienes alguna cosa que te gustaría que la gente sepa más de ti y con eso nos despedimos

Bueno, yo estoy en este camino. He llevado ya llevo ya unos años. Sigo intentando superarme. Sigo intentando crecer. Animo a todo el mundo a que a pesar de que llegue al principio pueda costar y pueda costar incluso un poquito, sigan poniendo todo, que se puede conseguir, que todo es muy bonito al final.

Pero el proceso al principio es un poco jodido. Lo sé. Es muy jodido y simplemente quiero mandar un mensaje de aliento y de fuerza, de ánimo sobre todo para esta gente que está empezando que quiere desarrollarse, quiere conseguir esta lección atractiva y ver que esto es posible. Yo le animo por qué es así.

Cuesta mucho, hay que ponerle empeño hay que ser constante, hay que ser humilde, sobre todo, Ray. Es lo que hemos hablado muchísimo. Hay que escuchar e ir corrigiendo las cosas, los errores que vas cometiendo sobre la marcha. Pero cogerlo todo siempre con mucha alegría, mucha ilusión porque lo que estás haciendo es algo para ti. Es lo mejor que puedes hacer para ti. Es mejorarte y, encima, es poder contagiar, poder incluir de esta personalidad y esta perspectiva de la manera de ver la vida a todo el círculo que te rodea. Si tú te lo crees y pones ganas. Por supuesto, agradecértelo todo.

Gracias a ti. Nos vamos a quedar con ese pedazo de mensaje que es: apórtate lo mejor que puedas a ti porque al final de lo que te llenes es de lo que te vas a poder dar. Pues, nada. Un abrazo enorme. Muchas gracias, Hugo, a ti también por esta oportunidad, por dar ese aliento de aire fresco que mucha gente estaba ahí donde tú has mencionado y que es lo que llamó la travesía del desierto y que sepas más a menos con este tipo de mensajes. Yo creo que este podcast puede ayudar mucho. Un abrazo enorme. Chao, chao

Otro para ti.

Atractor, el podcast de referencia en atracción. Para ti, hombre, que quieres alcanzar tu máximo potencial y ser tu mejor versión. Aquella que te hace sentirte realizado al afectar positivamente la vida de las personas que te rodean, expandiendo a cada paso tu área de influencia.
Enlaces relacionados:


La Banana Rancia — ¿Cómo ser FELIZ? P&R

About the author 

Ray Havana

You may also like

MGTOW Vs PUA | ¿Por qué son lo mismo?

Matrimonio: ¿sigue significando lo mismo? | mi opinión sobre el matrimonio

¿Son todas las mujeres unas…? (termina la frase) | Hipergamia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our newsletter now!