junio 14

#28 Caso de Exito 1

Atractor

0  comments

¿Se pueden conseguir resultados con asesoría a distancia?

  • ¿Qué te dio confianza para querer asesoría a distancia?
  • ¿Qué querías obtener y qué acabaste obteniendo?
  • ¿Quieres el pez o quieres la caña?
  • ¿Cómo es tu vida tras, tan sólo, 3 sesiones?

Atractor, el Podcast de Referencia en Atracción, para ti, hombre, qué quieres alcanzar tu máximo potencial y ser tu mejor versión, aquella que te hace sentirte realizado al afectar positivamente a la vida de las personas que te rodean, expandiendo a cada paso tu área de influencia.

Los dejo con, Ray Havana.

Muy buenas Atractor, bienvenidos al Podcast Atractor, el Podcast de Referencia en Atracción, efectivamente, y más concretamente en el Capítulo 28, 28, que concretamente es mi número preferido, es un poco curioso, pero si, el 28 es mi número preferido, me gusta, me parece mágico, qué cosas más raras les pasan a algunos, bueno, en fin. Bueno, hoy tenemos un programa un tanto distinto, un tanto distinto, hoy voy a inaugurar una sección, que esperemos, que no sea la única, ya que, hay más casos, pero no siempre la gente está dispuesta a dar el paso, lo puedo comprender, aunque no lo comparta, por cierto, pero bueno, en este caso, y sin plantarme con muchas florituras, esta sección nueva, que, como digo, espero que sea más y más grande cada vez, pues, es la sección de Casos de Éxito, gente a la cual, pues, le he ofrecido mi ayuda, han venido queriendo cambiar sus vidas, mejorar y conseguir eso que realmente quieren conseguir, y han seguido mis pasos y lo han conseguido, y lo están consiguiendo, ¿de acuerdo?, así que hoy vamos a hablar con un Atractor, que bueno, cuando llego a mí, pues estaba un poquito confuso, perdido, y quería soluciones, estaba decidido y quería poner de su parte, así lo ha hecho, y lo vamos a poder comprobar, muy, muy en breve, así que nada, bueno, lo dicho, si este contenido, te gusta, te aporta, y quieres compensarlo de alguna manera, pues, ya sabes, solo tienes que dejar de corazón, de humildad, pues eso, qué significa para ti, y por qué es tan importante, por qué te aporta tanto, para que otros, pues, puedan descubrirlo, y probablemente gracias a, pues eso, reseñas como como la tuya, pues quieran saber más, tengan curiosidad, y descubran algo que honestamente creo que puede cambiar vidas, y por eso lo hago.

Pues nada, no me voy a alargar mucho más, solo decir eso, que si realmente quieres ayudar de alguna manera, esa es la mejor, y, por supuesto, si este programa, para que siga adelante, pues, si tienes un caso de éxito por tu parte, y bueno, yo conozco gente que lo tiene, que estoy todavía asesorando, que he asesorado y están contentos, etcétera, y bueno, a ver si se animan alguna vez, pero bueno, si tu caso es otro, pero sigue habiendo ese éxito, pues en fin, o quieres compartir algo que realmente puede aportar a los demás, la idea un poco con ésta nueva iniciativa, básicamente, es, no sólo que veas que alguien lo ha conseguido y digas “qué cabrón, no”, para nada, o sea, sino que un poco te leves qué cosas le han servido a esa persona, le han ayudado, y quizás puedas aplicarlas tú, y ya está, ya lo tienes, ya puedes trabajar, si no de todas maneras pues bueno, por lo menos tratar de que te lleves algo, que esa es mi intención. Así que nada, lo dicho, vamos a por esta conversación telefónica, con nuestro Atractor Iván:

Ray: Muy buenas Iván, ¿cómo estás?

Iván: Hola Ray, muy bien, ¿y vos?

Ray: Pues, estoy casi como en un deja vu, como si esto ya lo hubiera vivido.

Iván: Sí, yo también, fíjate.

Ray: Estas allí como si lo hubieras vivido en una vida anterior, y estoy otra vez rememorándolo, pero bueno, es bueno saberlo, de hecho, bueno, el motivo de que estás aquí, es para, por un lado, por un lado, sí que recuerdo que, creo que en el Podcast 5, no estoy muy seguro, pero sí que tuvimos a otra persona que nos contó su experiencia, él habia estado conmigo, personalmente, en persona, en un taller y demás, y nos contaba su experiencia, y en este caso es un poco distinto, tu caso es bastante particular, porque, no es que sea distinto, o sea, que hay más gente, que ha pasado por tu experiencia, y que tiene o ha estado teniendo tus resultados, del caso de éxito, en este caso a nivel, pues, asesoría a distancia, esto que estamos hablando aquí especialmente, sólo que tú tienes la peculiaridad, de que, pues estas aquí, otra gente me lo hace saber con tu, me envía mensajitos, “ostras, Ray, gracias, acabo de conseguir esto, puedo conseguir aquello, me siento súper bien, bla, bla, bla”, y les digo, “¿qué tal si entras al Podcast y nos lo cuentas?”” “ay, es que no sé, yo”, y si embargo tú, “vamos, te lo iba a proponer yo mismo”, me dijiste.

Iván: Sí, sí, vamos, cuando me lo dijiste, ya te digo que, andaba ya por mi cabeza el decirte, “oye, Ray, si te queda algún por ahí algún podcast, que no tengas tema, aquí vamos.

Ray: Pues yo encantadísimo, la verdad, porque claro, es bonito compartir este tipo de experiencias, pues esto, con la gente, que el podcast, que el logo, etcétera, porque, un poquito desde fuera ves todo muy bonito, yo pues, hablo muy bien, y cuento cosas muy chulas, pero yo soy yo, y mucha gente piensa, debe pensar que, que yo vivo aquí en la abundancia, y que las mujeres a las que miro a los ojos, se quedan rendidas a mis pies, lejos de la realidad, por cierto, y sin embargo, qué, bueno pues, que ellos, que los demás son proyectos de Atractor y que no tienen porque conseguirlo, o que esto es un poco ciencia ficción, bueno, creo que tu caso es muy peculiar, porque tú, pues bueno, cuando viniste conmigo, pues estabas en una situación…

Iván: Muy perdido, estaba muy perdido.

Ray: Ya de repente te puedes identificar. Entonces me gusta retomar un poquito antes, evidentemente, y saber cómo, qué demonios pasa por la cabeza de alguien para acabar contactando conmigo, y, pues bueno…

Iván: En mi caso, ya la gota final, fue la desesperación, yo creo, la desesperación más que nada por una mujer en concreto, la verdad que sí, aunque nunca he tenido así mucho éxito, pero la gota final fue la desesperación.

Ray: ¿Te encontrabas en una situación que no encontraba respuestas?

Iván: Claro, no veía soluciones, no veía el camino.

Ray: Vale, y, bueno, yo me acuerdo bien de tu caso en este caso, valga la redundancia, caso, caso, pero lo cierto es que a veces la memoria, pues no te creas tú que se alinea muy bien, porque claro, sois bastante los que venís a mí, y me preguntáis, y asesoró, y a veces me cuesta meterme en la historia, pero bueno, si mal no recuerdo, contactaste conmigo, porque, habías tenido una relación con una chica, durante un tiempo, prácticamente, lo que se puede decir pareja, aunque…

Iván: 9 meses, haciendo, pues, vida de pareja, viéndonos, teniendo sexo, o yendo al cine, a cenar, pasándolo muy bien, una relación.

Ray: Sin embargo, no era, parecía como que no estaba, la relación era como, o sea, tenía todo el aspecto de una relación, pero no estaba como firmado.

Iván: Exacto.

Ray: Y entonces, en un momento dado, ella te dice que, lo mejor…

Iván: Que vamos a seguir como amigos y se acabó lo que se daba. Yo en mi afán de recuperarla, pues hice de todo, mil cosas, lo que se me ocurría, lo que me pasaba por la cabeza, para allá iba, todo sin resultado, y lo único que me traía, pues, más comeduras de cabeza, más disgustos, más hostias, y, no era vida.

Ray: Puedes poner algún ejemplo de alguna cosita que hicieras, que incluso, te sientas bastante avergonzado.

Iván: Lo que más me marcó, pues, la lleve a cenar, muy bien, tal, muy bien, todo genial, sin tocarla ni un pelo, obviamente, ya no éramos nada, para ella, y fuimos a tomar una copilla a un bar, y nos encontramos con el que se estaba enrollando para entonces, ahora restregándolo en mi cara, vinieron y se besaron, pues eso, una hostia de las buenas, yo vengo a hacer de todo por reconquistarla, y con esa imagen de frente, me pegue, eso fue lo que más me ofusco.

Ray: O sea, que tu venias con ella, la invitas a cenar, un poco con la esperanza de poder recuperarla de alguna manera, y, probando…

Iván: Si, es esa fue la última vez, después de muchas cosas, ya te digo, de todo, de todo, y cosas que no debería de haber hecho.

Ray: Yo, considero que no, ya me contaste algunas más y consideró que en muchos casos, por querer arreglarlo, pues acabas haciéndolo peor, y peor, y peor, y al final…

Iván: Por necesidad, sí.

Ray: Entonces, supongo que más o menos por ese momento, a partir de ahí, empiezas a buscar preguntas, buscas por internet, das con mi podcast, escuchas un poco lo que digo, dices “uy, pero este tío parece que no dice tonterías”

Iván: Sí, que sabe de lo que habla, eso parece, y lo es, totalmente comprobado.

Ray: Parece que algo, en ese momento todavía no lo sabes, pero dijiste, “si me está engañando, me está engañando, me está convenciendo bastante”, y entonces, decides, pues, hacer uso de mis servicios, para los que estamos escuchando, aquí ahora, es, ¿cómo llegas a decidirte de hacer algo así?, cómo es que, aparte de que parezca, que sé de lo que hablo, que como sea ese paso, porque yo entiendo que haya gente que, va a pagar un dinero, por alguien que, en principio, sí bueno, lo puedo ver en vídeo, puedes escuchar su podcast, pero a mí quien me dice que este tío, me puede ayudar realmente y no estoy tirando mi dinero a la basura, tampoco estamos hablando de poco dinero, entre comillas, pero, es una inversión que es considerable, fueron tres sesiones, en fin, eso, ¿cómo llegó una persona a decir, esto lo voy a apostar casi, voy a apostarlo a ver qué pasa?

Iván: Pues, no es que yo ande en abundancia, ni mucho menos, soy una persona normal, y por lo que decía, por el tema de desesperación, por así decirlo, así que no estaba de, muy convencido de que “wao, voy a hablar con este tipo, y voy a ser el puto amo, voy a recuperar a mi chica, y todo”, y me decidí, y dije “lo he probado de todo, esto yo no lo he probado, tengo que probarlo, y con todo lo que oigo y todo lo que he visto, me convencía”, entonces ya te digo, con dudas, pero me tiré a la piscina.

Ray: Muy bien, pero bueno, llegas, empiezas un trato conmigo, de hecho recuerdo que fue un poquito, medio, vamos a decir, vestido, para hacerlo así más romántico esto, yo justamente, justo había algún chico con el que había terminado una asesoría, y todo muy bien, iba a tener ahí una vacante, pero decidí que esa vacante, o sea, habia decidido que, quería dejar esa vacante suelta, esa vacante libre, para tener más tiempo, para seguir haciendo más cosas, como el podcast, hay un momento que, hay que decidir un poco entre sigo dando servicio, o lo tomo un poco para crecer en popularidad, y que la gente me conozca, y dije, bueno pues, vamos a recortar un poco, voy a ganar menos dinero, pero voy a hacer que me conozca más gente, y justo te comunicaste conmigo, y me quede diciendo, pues, lo cierto, bueno, me acuerdo que te dije “mira, o te das prisa o si no…

Iván: O si no nada, y es que además también coincidió, que justo cuando te lo envié, volvía a quedar con la chica está, sin habernos visto en un tiempo, entonces dije “es lo justo”, de no haber quedado con ella, que casi que no he estado con ella desde que me pasó eso, dos meses, dos meses y medio, o me va a venir, vamos, como anillo al dedo.

Ray: Sí, exacto, bueno, después yo pensé, mira si no das el paso ya, que era el momento de decir, esta era la oportunidad, si no es el paso ya, pues no pasa nada, lo dejamos estar, porque así yo me centro, pero diste el paso, y yo dije, “pues me alegro, por un lado, y por otro, vaya, sigo ocupado, no pasa nada, vamos a hacerlo”, y bueno, y efectivamente, viniste diciendo, “mira, tengo este caso y quiero reconquistarla”, y bueno, un poquito, cuéntanos un poco que…

Iván: Pues, claro, mi objetivo antes de empezar contigo, era esa chica, era esa chica y punto, no miraba más, por así decirlo, la primera sesión sí que tratamos más el tema de esta chica, y ya me di cuenta, de, con lo que hablamos de muchísimas cosas, ya no sólo para esta chica, sino que estaba haciendo mal, o no era la forma correcta, desde hace mucho tiempo, con todas las chicas, y con otras chicas, tuve, como tu bien sabes, muchísimos avances.

Ray: Sí, por un lado, me acuerdo que lo primero que me dijiste, es que eras muy torpe con las mujeres.

Iván: Sí. Sí, sí, y tu respuesta fue, que lo tengo grabado, no digas que eres torpe, nunca, di que no sabes o que estás aprendiendo, pero torpe, nunca, y eso, pues…

Ray: Claro, porque, date cuenta que, esa afirmación de soy torpe, te hace ser, eres esa persona, cuando actuar de manera torpe, es otra cosa, yo también a veces, actúe de manera torpe, pero no soy torpe, si ves la manera como yo me levanto, doy pena, parezco subnormal, pero no es que sea subnormal, es que estoy recién levantado, pues, si tú no tienes conciencia de muchas cosas que no eres consciente, porque no te las han dicho, porque no las has visto, porque no la has vivido, por lo que sea, es evidente que actúes de cierta manera, pero no eres incapaz, no eres inepto, sencillamente, o no es que no seas apto, sino que necesitas, pues, conocer lo que hay, que para eso estamos, e ir aplicándolo, y entonces, bueno, efectivamente, por un lado conseguimos avances con esta chica, pues eso, te dije, te puedo ayudar, por supuesto, si es lo que quieres, vamos a por ella, pero desde luego creo que esto es pensar en pequeño, es decir, ir por el pez, cuando lo ideal es, ir a por la caña.

Iván: Exacto.

Ray: Y bueno, entonces, hicimos alguna cosita, me acuerdo que hablamos un poquito de alguna historia, te dije, bueno te dije básicamente que, si habías quedado con ella, muy probablemente, bueno, igualmente, que querías hablar con ella una noche para salir, y el sexo, eran primos hermanos, eso tenía que pasar.

Iván: Apuntar a las estrellas.

Ray: Claro, te dije, efectivamente, apunta a las estrellas, y llegaremos a la luna, que era nuestro objetivo a la luna, pero hay que ir a por todas, y bueno, me acuerdo que tú, al final, después de esa noche, pues bueno, conseguisteis, no llegó al sexo, porque no creías que ibas a llegar a la luna, apuntaste a la luna, pero bueno, saliste de la atmósfera.

Iván: Salimos de la atmosfera, correcto.

Ray: Super contento, súper feliz, y, “hola Ray, gracias, la verdad es que, he aprovechado bastante, o sea, me desenrollaste, hubo química”, o sea, cambió completamente ese paradigma de esta bien tratar con un amigo.

Iván: De eso, de meterme a la zona amigos, pues eso, a liárnosla, a lo bestia, como quien dice, no hubo sexo, pero coño, es un cambio muy importante, en algunos de nosotros.

Ray: Y te lo dije, y te lo digo, no hubo sexo, porque te pusiste tan contento de no sentirse otra vez amigo, que te conformaste, fue de ostras, igual, que, ya te digo yo que, ella se quedaría diciendo, “oye, como me dejas así”, seguro. Pero bueno, en cualquier caso, digamos que esa etapa, la trascendiste, o sea, realmente, por mucho que ahora los que oyen estén pensando, “ah, pero no se acostó con ella, pues, vaya mierda”, seguro que hay alguno que dice “madre mía”, lo cierto es que, no es, volvemos a lo mismo, no es tan importante el sexo con esa chica, que aunque cuando muchos consideren que sí, que el objetivo final es meterla, sino, lo que pasó en tu cabeza, o sea, ese cambio que hubo, claro ahí, algo hizo clic, y yo me acuerdo que te dije “hombre, si tú no te alegras de lo que ha pasado”, porque yo pensé, “por qué no llegamos al final”, y tú básicamente pues dijiste, “es que, no sé, estoy contento, me siento a gusto, esto es lo que yo quería, yo quería sentir que tenía el control, que podía hacer algo más, que no era dependiente de, ah, eso es lo que ellos quieren”, porque tú tenías esa conducta bastante femenina al respecto de, esperar a que haya un eclipse.

Iván: Y ahora, muchas veces, la mujer, para empezar con esta chica, tras dos meses, cuando empecé con ella, me dijo, “te acercas mucho pero no me besas”, ya ves para que te digan eso, como diciéndote a que palo tienes que ir.

Ray: Si llevas dos meses con una chica, y no, ni siquiera haberla besado, pues…

Iván: Y teniéndolo a huevos, porque esto lo pienso ahora y es que, desde la segunda cita, lo tuve a huevo.

Ray: Claro, sí, seguramente, y desde la primera también, seguramente, y bueno, de acostarte con ella, pues claro, no dos meses, puede ser, normalmente, por una cosa digamos, media, es, puede ser una segunda, tercera, cuarta cita, la quinta ya empieza a oler, “ya aquí qué está pasando”, básicamente, si es por una tercera cita, que queráis, la chica tiene ganas, y lo haces bien, es decir, llegas en un momento a la intimidad, tocas lo que tocas, y no pasa, pues algo está fallando o estás haciendo algo mal, o estas perdiendo el tiempo, básicamente, é metido mucho mal o estación nuevo y aman o expectación el tiempo básicamente, es, por lo menos, el promedio, luego, hay excepciones, que se lleva más tiempo, porque, por circunstancias, y otras mucho más rápido, que es el mismo día que la conoces, esos son un poco casos, típicos, pero la media es de unas tres citas, con lo cual, en dos meses que os veríais, pues, vamos a poner tres veces al mes, pues, o sea, son seis citas por lo menos.

Iván: Más, más, fueron más.

Ray: Pero bueno, en cualquier caso, bueno, era tu situación, era tu conocimiento, era lo que tú creías que, como querías solucionar las cosas, y bueno, te diste cuenta un poco, esa vez que ya por fin dijiste cosas y conseguiste hitos, que para ti eran, pues eso, “me sentía como amigos y no sé cómo he caído aquí”, podríamos haber tenido sexo, pero el sexo era irrelevante, lo relevante era que algo cambio en ti.

Iván: Exacto.

Ray: Y entonces a partir de ahí, empezamos a trabajar, cómo podíamos hacer qué, bueno, básicamente recuerdo que te dije que esa chica, bueno pues, de hecho, por el chico por el que supuestamente te había reemplazado, pues no era necesariamente, digamos, más interesante que tú.

Iván: Para nada.

Ray: Se podría decir que bueno, sin querer aquí juzgar a nadie ni nada, pues como te había dado algún paso para atrás, era como medio raro, yo apeló, yo creo que mi intuición me dice que sencillamente es una forma de penalizarte de manera inconsciente, de que no estuvieras, haciendo lo que tienes que hacer, y de hecho, de una vez me lo justifica, que esa noche, pues ella, estuviera muy a gusto, cuando por fin empezaste a actuar como un hombre, pero bueno, y, eso, y gracias a esa noche y a esa situación y poco a lo que comentaba, lo dejamos atrás, y empezamos a explorar la villa de conseguir la caña de pescar, era lo que, y bueno, ¿qué puedes así compartir que te sirviera para, pues eso, no sé, ideas, ejercicios, cosas que te sirvieran, alguna cosa en especial?, para empezar por ahí.

Iván: Pues, ya aparte de todo lo que hemos estado o estuvimos hablando con la asesoría, los deberes que me mandabas, yo era, por ejemplo, yo al a diario, por mi trabajo conozco cinco o seis personas todos los días, distintas, y en el ejercicio que sigo haciendo al día de hoy, es de identificar su hada, y hacérselo saber a la persona en cuestión, sea una abuela, un señor, una mujer fea, gorda o flaca, a quien fuese, identificárselo y hacérselo saber. Yo gracias a este ejercicio, ahora mismo, pues, la pareja que tengo, pues, la he tenido gracias a ese ejercicio, por así decirlo, y aparte, la confianza que me dabas, a lo mejor, las cinco primeras veces, iba a comer en es sitio, pero ya luego va rotado y te sale solo.

Ray: O sea que ahí, por un lado, empezaste a desarrollar una habilidad que es, en realidad es una habilidad de cualificación, de encontrar que es especial en alguien, independientemente de su atractivo físico, si no, que tiene de especial para ti.

Iván: Si, qué me llamaba a atención.

Ray: Cómo te llama la atención, qué te aporta, aportarle, con esa aportación que ha hecho, premiarle por esa aportación, decirle “esto que tienes me encanta me hace sentir tal”, o sea, todo un ejercicio muy interesante, que lo que estás haciendo por un lado es que tu desarrolles la habilidad de prestar atención y encontrar cosas que las demás personas te pueden aportar, y además, tiene la función, además de que, esas personas, pues, se sienten muy a gusto, porque independientemente una persona les encuentran algo que no les dicen normalmente, de la manera…

Iván: Es que, es eso, yo nunca, yo creo que el 80% de la gente, el 90%, jamás dice estas cosas, es decir, tú a alguien encuentras en el por qué te impacta, el porque te interesa esa persona, se lo dices, te vas a desmarcar de todo el mundo, con creces, porque jamás se lo han dicho.

Ray: Claro, y además en la forma en que se lo dices, porque tenemos una estructura muy interesante, y encima, es que tú vas desarrollando la capacidad de expresarte, y decir las cosas cada vez mejor, o sea, tu lenguaje mejora, sube de nivel, era lo que yo te decía, que había que encontrar poco a poco esa mejora, dar a expresarte…

Iván: Sí, porque, la primera vez cuando antes de mandarme el ejercicio me dije eso, “ ¿dime qué es lo mejor que tiene tu mejor amigo?, ¿lo más interesante de tu mejor amigo?”, y te di una respuesta súper típica, “¿que ese amigo o algo así, o la chica con la que estaba por aquel entonces, que era lo que te intereso de ella?”, “que es muy simpática”, pues eso se lo dirán dos mil veces.

Ray: Claro, es decir que tu amigo, en su lealtad y de él igual, también, lo que pasa que la lealtad es algo que, básicamente…

Iván: Con un amigo, viene pegado, claro.

Ray: Si no tiene lealtad, pues no es tu amigo, pero bueno, eso me permitió muy poca gente hacemos, que no estamos acostumbrados a encontrar esas cosas, y mucho menos, a decírselo, o sea que, vamos a ver, si es tu mejor amigo, tú mejor amigo deberías saber por qué le quieres, eso es fundamental, qué tiene, que te hace quererle, y no sólo tienes que expresárselo tú, sino se lo tienes que expresar, ese amigo tuyo cuando sepa que le quieres, por lo que quieres, pues, te va querer más, es que es así, y es más, estás afianzando, estás haciendo que ese vínculo se refuerce, y no lo hacemos, claro, si esto lo hacemos encima con personas desconocidas, pues, por un lado ya digo, mejoras tu comunicación, tú te aprendes a expresar mejor, a conocerte mejor, desarrollas la habilidad de detectar en otras personas qué cosas tienen interesantes para ti, y lo tercero, es que, que tienes un efecto en las otras personas, un efecto en las otras persona, esas personas dicen “que chico más majo”, y entonces ahí paso algo, ¿no?

Iván: Sí, sí pues, realizando este ejercicio pues encontré con la que estoy ahora, que estoy pareja, qué bueno, que jamás habría soñado, atrás, que acabaría con una persona así, de un bombón, o sea, fue, en mis sueños, en mis mejores sueños no la había visto, y me decidí a decirle algo que me pareció, que me apetecía conocerla, luego, vamos, lo que me gustó de ella cuando la vi, aparte de su físico, porque obviamente hubo más, y efectivamente pues, ella, claro, dijo, “hostia, pues sí, pues me apetece conocerte también”, converse con ella y ya pues, todo ha rodado.

Ray: O sea, ella se interesó en ti, claro, realmente, o sea, por un lado, lo que le comunicaste, a ella le nació el “yo también quiero”, pero, sobre todo, claro, hablamos de una chica muy, muy, muy atractiva y esa chica tan atractiva, a eso está acostumbrada.

Iván: Yo lo que lo que pensé, que te lo dije cuando te dije “hombre, me pasado esto”, que en su vida o nunca jamás le habían entrado como yo, como un Atractor, todos se irían a decirle “qué tal, que guapa eres, qué tal, que cual”, a compararla, a hacer lo que hace eso, pues, todo el mundo, el 90%.

Ray: Sí, a lo odio, es decir, “jolín, que tía más buena, me la quiero cepillar”, si, esto es normal, y probablemente tú también lo pensarías, y yo también.

Iván: Correcto, pero, hay algo más, no es sólo el físico de esa chica, tiene más cosas, entonces, es porque yo lo he dicho, que es por lo que me ha llamado la atención, por el físico que bien sabe ella de sobra que llama la atención, porque esta impresionante, entonces eso, ya lo tienes, eso está dado por echo ya.

Ray: Y además es redundante, o sea, a ella, si le dices eso u otro más, el siguiente, otro de los que piensan que soy un trozo de carne, con todo él, cómo se dice, con toda la razón, porque, claro que, es que, si una tras otra, tras otra, ¿qué pasa?, pues es que al final te agobias, entonces, claro, por ejemplo, a mí me pasa que mucha gente opina sobre mi barba, y bueno, pues, 1 y 2 van bien, pero cuando son 50, pues ya está bueno, o sea, enhorabuena, qué observadores, sorprende…

Iván: No nos habíamos fijado en la barba ninguno.

Ray: Y dije, enhorabuena, o sea que, si a mí esto me puede cansar, y le digo “no me molesta, me cansa, yo ya lo odio”, pues una tía que está todo el día dale, que dale, pues, vamos, entonces, tú de repente encuentras cosas en ella, en su personalidad, en su forma de ser, en cosas que hace, en cosas que dice, y ella de repente dice “¿cómo, cómo, cómo, a ver, a ver, a ver, eh, dame tu teléfono ya?”.

Iván: Sí, cabe, quiero añadir que todo esto fue en una hora y media, y mientras que estaba trabajando, no sé si eso ya aporta mucho, pero, es decir, el conseguir su número y quedar con ella y tal, en hora y media.

Ray: En hora y media en un trabajo en que tú, puedes más o menos, puedes hablar con ella, pero estás en un…

Iván: Claro, exacto.

Ray: Y entonces, pues, en esa conversación, mientras haces otras cosas, pues, entregue tal y tal, vas a ir dándole más, dejando digamos, diamantes, o bolitas de diamante, en cada momento, mientras dice ella “oye, gracias por el trabajo realizado, pero quiero más servicio”, y, no solo te pide el teléfono, sino que, finalmente quedáis…

Iván: Exacto, pues, dos días, dos días, tardamos, quedamos, nos conocimos ya afuera, bien, saber cómo es ella, sabe cómo soy yo, y hasta la fecha, todo perfecto, y pues, actualmente es mi pareja.

Ray: Pues, nada, es que, la verdad es que es algo precioso.

Iván: Es algo, por así decirlo, la mayor victoria, la única, a raíz de hablar contigo, te pregunté me acuerdo también del tema de cómo entrarles a las mujeres tal, de no quedarme sin conversación, un montón de cosas, y al principio pues costaba más, pero fui, aplicando, aplicando, y pues, he conseguido más números, he conocido más chicas, etcétera, etcétera.

Ray: Correcto, o sea, hemos ido por la caña, hemos, nuestra caña funciona, está bien afilada, y pesca bastante bien, lo que pasa que hemos cogido un pescado que hemos dicho, “guao, este pez esta, es una maravilla…”

Iván: Como estos hay pocos.

Ray: Claro, este pez no sé si me lo acabare comiendo, o voy a tenerlo en la pecera, estupendamente, porque me encantan, y, y joder. Bueno, ¿qué se siente?, o sea, realmente, eso, ¿qué se siente?

Iván: Pues, además de qué se siente, también el qué no se siente, ¿no?, no siento esta angustia que sentía por dentro de decir “esta chica no me hace caso”, de “está me ha hablado y ya no me habla”, esa angustia, eso ya no se siente, y sentir pues, fenomenal, con ganas de todo, siempre alegre, es otra vida, estaba muy, el tema de las chicas, pues, estaba muy mal, y enseguida en cuanto alguna me hacía caso, yo ya estaba como loco, perdía el culo, y si me dejaba de hacer caso ya estaba en la mierda.

Ray: O sea, que, claro, esa noche que conseguiste por fin, pues, entregarte con tú, la que había sido tu pareja sin serlo, y tal, y cual, y te habías amigado, y se había ido con otro, ese momento en el cual le das cuenta de que tienes más control, eso que hace clic, al parecer es que tú, ya empiezas a ser más independiente, emocionalmente, y entonces, que bueno que si una chica te hace caso, es más normal, es lo que toca, porque tú, tú autoestima ha subido, sabes que tienes más posibilidades, sabes que tienes mucho más que ofrecer, que lo que podías ofrecer antes, y si una chica no te hace caso, pues, todo bien, o te rechaza, entre comillas.

Iván: Ahora pues, no me importa, no me afecta a mí emocionalmente, porque pues, no es el momento, no está en buen tiempo, vamos, no está ya, ahora, en la época en la que podría estar conmigo, o que, o a lo mejor lo he hecho mal, pero es que el hacerlo mal lo único que me vale es para aprender, porque analizó, pues, esto a lo mejor, por este motivo no me ha ido así, si hubiera hecho esto, pues mira, con otra voy a probar, y lo único que sacas del rechazo, son lecciones, es aprender, hay nuevas oportunidades.

Ray: Correcto, porque intuyo que…

Iván: Mis amiguitas me marcaba muchísimo, el rechazo era, me rechazaban de, ya estaba una semana o dos jodido, comiéndome la cabeza, cuando no tiene por qué ser así.

Ray: Claro, entonces, interpretó entonces, que desde que empecé a darte, pues, el asesoramiento y demás, tú, has sido rechazado.

Iván: Muchas veces.

Ray: O sea, que, esto que yo te enseño no es infalible, no es que de repente todo sale a la perfección, sino que, o sea, no cambia el mundo, sino que cambia tu mundo, tu forma de percibirlo, tu forma de ver lo que está pasando, y entonces, lo que antes era el fin del mundo, el rechazo era, “oh, Dios mío, se me tambalea todo y soy una mierda”, ahora es un, “algo le pasara a esta chica, porque, no está en el momento, o tiene alguna situación especial, no sabe lo que se está perdiendo ”, “bueno, no pasó nada, no la voy a juzgar, sencillamente, está en un momento, que, o sea, ni siquiera me está rechazando a mí, sino que está perdiéndose ella una ocasión, por lo que sea, ya no soy un palo, ya no me siento yo, pues, el malo de la película, o el que no tiene la capacidad, sino que es sencillamente, es ella la que, por lo que sea, no estás en sintonía, no pasa nada”, ¿por qué no pasó nada?, porque otra, va a ver otra…

Iván: Tengo una caña, es que ahora tengo una caña, antes estaba comprando un pescado, y ahora tengo una caña.

Ray: Exactamente, y con la caña, y de repente, pasa un pez y no pica, y tú, “¡aaah, no ha picado, no ha picado, socorro!”, ahora dices, “bueno, la siguiente, ya vendrá otro, sigo ahí con mi caña, con un buen feo, soy un buen man ahí, un buen Atractor, y voy a ver dónde están los peces, evidentemente, yo voy a hacer mi trabajo de ir al sitio, y hacer lo que tengo que hacer, pero si ellas no les gusta lo que ven, por lo que sea, porque tiene un mal día, porque, por lo que sea, o no les llama la atención, bueno pues, no pasa nada, ya habrá alguna, o algunas, como comentas también, que digan, “uy, que cebo más chulo, umm, quiero comérmelo”, o sea, que…

Iván: También, otra cosa, el miedo, la vergüenza, ya yo temía acercarme a una mujer, que era un mundo, porque claro, cómo que, yo ya iba en la cabeza, me va a rechazar, eso ya entraba así, entonces, lo que pienso es lo que traía, obviamente, y ya eso, me va a retrasar, voy a estar mal, así que, no lo voy a intentar, y un fallo enorme, vamos. Me habré perdido muchísimas oportunidades en todos estos años, por eso.

Ray: Claro, si tú ya vas con la mentalidad de que soy un, soy alguien no atractivo, y me van a, o sea, no tengo nada que ofrecer, pero no molesta, pues sin quererlo, de tu forma de actuar, va ser congruente con eso, entonces, muy castigado vas a decir “uy, quítame esa norma”, ¿Por qué?, tú mismo te estás negando, sin embargo, de la otra manera, por sí, claro, aun así van a haber chicas que no van a querer que tu energía, no lo que estás ahí ofreciendo, pero desde luego van a ser muchas menos, y sobre todo y lo más importante es, eso, que no te va a afectar, que ya no tienes miedo, que ya no estás pensando como nos pasa muchos, “¿qué le digo yo a esa chica, cómo me le voy a acercar, qué le voy a decir?”, “si no tengo nada que decir, no tengo nada que ofrecerle, me va a mandar a cagar porque soy un pesado, soy un plasta, molesto”, y tú eso en tu cabeza ha hecho “puf”, ha desaparecido…

Iván: Y me has enseñado también el camino, yo le he recorrido, pero tú me lo has enseñado, ahora, posiblemente a mí me pasa por aquí chica, y seguro que algo se me ocurre, seguro que en dos minutos le puedo sacar una sonrisa, y encontraré algo, llegará o no, y eso pues, se verá, ya lo tengo ahí, y poco a poco, cada vez, pues, vas mejorando, va sabiendo más como actuar, l cuando la ves, el qué decir, de todo.

Ray: Claro, Sí, se te ha abierto todo un mundo de posibilidades que no existían, has visto que el universo no es esos dos centímetros cuadrados que tienes delante de tu nariz, sino que de repente es un mundo increíble, y que está a tu alcance, está en tu mano, y claro eso, pues, mucha gente que escuche esto ahora dirá, “wao, yo también quiero eso”, pues bueno, aquí estás tú, un ejemplo viviente de que también, bueno, también voy a decir como tú dices, que yo te he mostrado el camino, pero tú lo has caminado, y si tú no lo llegas a caminar, pues, no habremos conseguido nada, o sea, que el mérito al final es tuyo, por confiar…

Iván: O sea, es de los dos, sí.

Ray: Sí, pero, aunque yo haga mi trabajo, muy bien, yo no puedo hacer tu trabajo…

Iván: No, no hay una varita mágica que me cambies, tú me das la varita y ya, t la paso a ti, a correr, no, no, tienes que correr el camino, echarle ganas y un par de cojones, hablando mal de pronto, y es que viene solo, viene sólo, porque, a base de errores es como aprendes, y si encima, pues, tienen tu consejo, puedes…

Ray: Claro, yo siempre digo que, lo que decía Michael Jordán, no estoy seguro si eso es cierto, pero, anda por ahí el rumor de que decía, que si aprendes siempre más, mucho a tirar a la canasta, y lo haces mal, cuanto más entrenes, más entrenaras para hacerlo mal, con lo cual es importante que alguien, o de alguna manera, que aprendas a hacerlo bien, una vez aprendes a hacerlo bien, pues sí, métele todo el esfuerzo del mundo, pero primero, digamos que, invierte tu tiempo, tu energía, tu dinero, o lo que sea, en aprender el método correcto, el método, el mito que conecta con la chica, es el que sirva, ojo, no hay universal, pero, el que a ti te sirva, cuando lo encuentres, dalo todo, no empieces a resistirlo, a hacer una cosa a lo bestia, pensando que está bien, porque bueno, lo que puede pasar es que te conviertas en hacer que alguien que hace, el mejor que peor lo hace.

Iván: Exacto, es lo que tú dices, si lo estás haciendo mal, mal, mal, mal, todas las veces, con lo mal es con lo que te vas a quedar, tiene todo sentido también.

Ray: Va a mejorar, vas a ser muy bueno…

Iván: Sí, bueno, en vez de hacerlo mejor, vas a hacerlo mal, de eso no cabe duda.

Ray: Va a ser contraproducente incluso, sin embargo, en buenas manos, con una buena, con un buen tutor, con alguien que, o bueno, con un buen amigo, que sepa, lo que sea, con alguien que te pueda asesorar bien, en el supuesto de que estemos hablando de que tú, pues, lo estás haciendo, digamos, inventando la rueda, pero si ya hay alguien que ya sabe cómo se hace la rueda, de hecho, si seguimos con el símil de la rueda, en la rueda que se inventó, cuándo se inventó la rueda, no sé el año en que se inventó, no me acuerdo, pero bueno, la primera rueda de cimiento, fue un inventazo, pero, si ves las ruedas que hay ahora, y como las genera, por ejemplo la rueda de los coches, que son capaces de evacuar 100 litros por minuto, y cosas así, cómo ha evolucionado la rueda, y la tecnología que hay detrás, los tipos de ruedas, etcétera, pues evidentemente, se estúpido empezar a inventar la rueda desde el cero, porque es que vas a hacer una rueda chapuza, y es mucho mejor, irte a quien sabe hacer una rueda de espectacular, y que te enseñe, por qué, cómo se hace, por qué tiene las betas que tiene, etcétera. Entonces, esto es lo mismo, si quieres ahorrar tiempo, y sobre todo, ya no sólo ahorrar, sino no malgastarlo, pues, lo que tú hiciste personalmente, creo que es una excelente opción, y una vez ya sabes cuál es el camino, ahí sí, hay a meterle caña, y evidentemente, como tú has dicho, no tiene ni siquiera porque ser fácil, vas a tener que enfrentar cosas que están por encima de ti, pero, es que, para crecer, o sea, para ir hacia arriba tienes que subir.

Iván: Es necesario, es que es un paso necesario.

Ray: No pretendas subir viendo hacia abajo, o tumbándote, de hecho, subir, requiere eso, subir, y, pero es mucho mejor subir por la escalera propia, y decir, “mira, aquí están los peldaños”, nada, o subir no por la escalera, y decir, “no, voy a coger el camino”, que va para abajo, que va para la derecha, que no sabes para dónde va, en de saliendo bien el camino ahí si toda la energía todo el esfuerzo en la dirección adecuada y entonces bueno lo que llamamos el éxito entonces, saliéndote del camino, ahí sí, toda la energía, todo el esfuerzo, en la dirección adecuada, y entonces, bueno, lo que llamamos el éxito inevitable, es imposible que vaya mal, a menos que, decidas desistir, o tirar la toalla, o lo que sea, no es tu caso, tu ahora estás, pues, en una situación, un poco donde querías estar.

Iván: Ahora mismo, exacto, estoy más de donde quería estar, porque cuando empecé contigo fue por un pez, como bien hemos dicho antes, y ahora eso, tengo la caña, y he conseguido a un pez muy bueno, y he tenido muchas oportunidades de conseguir peces, y he conocido como ya te he dicho, un montón de chicas, que si el día de mañana, este pez que tengo ahora me falla, sé que puedo conseguir nuevos peces, y tengo ya unos cuantos peces en la pecera.

Ray: Correcto, y además ya te digo, mi papel principal por ese artículo, aparte de ayudarte, en tu caso, en algo que tú querías, yo, mi obligación moral, es, abrirte los ojos, y decirte, “a ver…”

Iván: Una vez ya tuve esta chica, pues, a ver, con lo que te conté, te he hablado de ella, y tal, y cual, me lo decías tú, que merece la pena de verdad, no la conoces, pero oye, por lo que te cuento, y claro, yo, este que estaba cegado, estaba cegado, cegado por esta chica…

Ray: O sea, tú estabas en una realidad pues, pues, una, y bueno buscando respuestas de esa realidad, yo personalmente, y es lo que siempre hago, trato de darte unas respuestas, mucho más valiosas, yo siempre digo que no juzgues a un hombre tanto por sus respuestas, como por la calidad de sus preguntas, entonces, debes saber unas preguntas, muy básicas, por así decirlo, y que efectivamente, respondían, las respuestas eran básicas, y yo dije, no, creo que, o sea, yo quiero lo mejor para ti, entonces, te voy a hacer preguntas nuevas, y te voy a dar respuestas nuevas, y abrirte un mundo, y efectivamente, fue en ese momento cuando viste que ese clic que sonó, que muchos pensarían, “ah, pero no hubo sexo”, ya pero, es que no tenía que haber habido sexo, que podía haber habido, sino lo que tenía que haber habido ese clic, porque si resulta que al final tienes sexo con ella, eso con ella, y te quedas con ella, y vuelves a las andadas, bueno, mejor sería…

Iván: Exacto, además fue o mejor que me pudo pasar, porque no queréis esto, a lo mejor, si tengo sexo con ella esa noche, puede que hubiera continuado con ella, pero, no habría conocido todo lo que he conocido ahora, y, ya te digo, el bombón que tengo ahora mismo entre manos, y ya no solo el bombón, sino la forma que es, que para mí, me encanta, vamos, y todas las que he conocido, lo que ahora he desarrollado, mil cosas, por ejemplo, si yo antes, me daban las buenas noches dos días seguidos, y el tercero no me daba las buenas noches, ya estaba, “qué he hecho mal, qué he hecho mal”, “por qué, por qué”, “que cojones, será porque no puede, está cansada, no apetece”, mil cosas, lo último que pensaba es que sea por mí.

Ray: Claro, es que era fundamental, por eso que igual hubiera habido sexo esa noche, y le hubiera pasado todo igual, como ha pasado ahora, y hubiera habido sexo, pero igual esto cambia, el factor, entonces, tal y como sucedió, personalmente, creo que fue extraordinario, porque fue ese clic, que te ha hecho subir de nivel, cambiar a otro estilo de vida, y en este caso, ¿qué ha pasado?, un poco me comentabas, que sospechabas un poco al principio de que hubiera sido tan fácil, conocer a esa chica.

Iván: Sí, sí, cuando te lo comenté, que lo esta chica, qué tenía como miedo, vamos, ya no miedo, sino que no estaba confiado de que todo estuviera yendo tan bien, que todo fuera tan bonito, con esta clase de tía, y me fuera todo tan rodado, no sé, digo, “aquí algo raro tiene que pasar”, digo, “no es normal” y estado, ya te digo, cuando la estaba conociendo, pues, desconfiado, porque ha sido todo muy rápido, muy, muy bonito, y desconfiado, desconfiado, porque no cabía en mí.

Ray: Claro, estamos hablando de que, bueno, yo siempre digo que cuando, o sea, para que las cosas buenas, por así decirlo, para que las cosas distintas vengan a tu vida, el que tiene que cambiar eres tú, porque tú repente habías cambiado con ese clic, habías empezado a tener unos cambios, digamos, que tú no eras consciente, pero de repente, tu entorno empieza a cambiar, tu entorno empieza a percibirte de una manera distinta, seguramente igual a describir, o incluso a alguien que te haya dicho, “oye, te noto distinto, hay algo en ti que ha cambiado”.

Iván: Sí, sí, sí, sí. Mis amigos, pues, lo han notado un montón, los de confianza me lo dicen, quizás, “has cambiado un montón”, también sé que les contestó, que, no cambiado, sino que he mejorado. He mejorado porque antes, pues, por todos estos motivos que tal, muchas veces no era yo, ahora soy yo, pero mejor, la mejor versión de mí mismo, por así decirlo, aunque también obviamente han habido cambios, porque antes hacía las cosas mal, cambios hay, pero ahora sí que soy yo, real.

Ray: Claro, pero, lo que te quería comentar es que, si tú empiezas a hacer ciertos cambios y sobre todo conductuales, de que, como por ejemplo yo te digo, has esto y esto, y tú lo haces, pero tú no has cambiado, te puedes conseguir resultados distintos, o sea, en este caso, podrías haber…

Iván: Seria un poco al azar.

Ray: No, puede que consigas que esta chica te haga caso, pero, en un momento dado ella va a notar que se equivocó, que vio algo en ti que era mentira, o sea, no hay congruencia, estabas actuando, no eres tú, y entonces, otra vez vuelves a tu sitio, se desvanece, la chica desaparece tú dices “aaah”, sin embargo, cuando hay este cambio de paradigma, y realmente cambias tú, y vas a ser distinto, a ser mejor, como tú dices, tú, de repente eres una versión mejor de ti mismo, esta versión mejor de ti mismo resulta, que atrae a ese tipo de mujeres, ya éstas en un nivel en el cual, cuando estás con ella y la has conocido, y habéis estado juntos, y estáis juntos ella no chirría nada, está muy a gusto contigo y, si tiene que estar a ese nivel, o sea, has cambiado, digamos, has elevado, si queremos hablar de alturas, de niveles, pues realmente tú has mejorado, no es que hagas las cosas mejor, solo, sino que has mejorado, eres, consecuente con lo que haces, porque, yo te digo, yo puedo dar cuatro trucos, tú los aplicas, y que funcionen, pero luego, bueno pues, pasa mucho en el mundo de la seducción, cuatro trucos, cuatro historias, consiguen sexo, pero luego la chica cuando ve el percal, dice, “uy, este venia mandado”, y desaparecen, ¿Por qué?

Iván: …desaparecían, no porque habían comprado.

Ray: Exactamente, se han engañado, han visto, has como si fueres pero no lo seas, el problema está en que han hecho como que lo eran, pero no para hacerlo, en este caso tú has hecho cosas, nuevas, para ser nuevo, y lo has conseguido, entonces, una vez consigues ese cambio de paradigma, ese paso hacia delante o hacia arriba, como queramos llamar, pues, tu entorno, lo nota, tu entorno cambia, y empiezas a ser afín a otro tipo de chicas, que en ese caso, tres días, no me puedo imaginar que vayas a estar con una chica así.

Iva: Hace un año ni lo habría soñado.

Ray: Claro, esa chica tú se lo cuentas, y la chica dirá, “¿sí?, pues, no me lo puedo creer, yo veo perfectamente que estás a la altura de una chica como yo, porque cumples con todos los requisitos, sino más”, entonces, claro, eso es que realmente tú has trascendido a tu situación, a lo que estabas, y ahí, realmente, el caso de éxito, que estamos aquí ahora compartiendo, no es que realmente hayas tenido, o sea, no realmente, los teléfonos que has conseguido, y las chicas que has conocido y demás, o sea, no sólo son los hechos, sino es como tú eres capaz de, estar alineado con esos resultados, y ahora ya forma parte de ti, y por eso cuando una chica no te dice buenas noches la tercera vez, o no te contesta un mensaje, o lo que sea, tu reacción no es, “¿qué he hecho mal?”, tu reacción es, “bueno, pues, ya me explicará más tarde que ha pasado, o lo que sea, estaba ocupada”, cualquier cosa, menos…

Iván: …porque ahí, pues antes lo habría cagado, si no me contesta, pues, ya estaría, “¿estás bien?, ¿qué he hecho, te pasa algo conmigo, no sé qué?”, “le habré hecho algo, en qué problema me estoy metiendo”

Ray: Correcto, ahí hubieras sido congruente con esta lección tuya de, soy muy un pesado, y preguntarle “oye, ¿estoy siendo pesado?, ¿te molesta?, perdona, no quiero ser pesado”, y sin embargo ahora, bueno pues, ella sabrá si tiene algo que decirme, que la pelota está en su campo, y sabe que es su momento, entonces, en el momento que sea ella te responde, y dice, “hay, personas que estaban muy liada, y no sé, que tal, y cual”, y evidentemente la cosa no sigue, porque tú eres congruente con esa nueva versión, mucho más atractiva. Pues nada, tengo que darte mi enhorabuena, tengo que felicitarte, y bueno, como hiciste en su día, como lo hiciste hoy, “Ray, hemos acabado las sesiones, y tal, te importa si comparto contigo mis evoluciones y tal”, y yo, por favor, o sea, me encanta, no eres el único, como digo, he hablado con muchos alumnos, lo que sí es que desde luego lo agradezco mogollón, no sólo eso, porque a uno siempre le sienta bien ver el éxito, o sea, tú éxito, porque si ti tienes éxito, pues yo estoy más que contento, yo además pienso que…

Iván: Lo que te he dicho, que todo, vamos, lo mínimo que podía hacer, porque esta ha sido una ayuda muy grande.

Ray: Pues yo te agradezco un montón, porque, aparte porque así, pues este podcast es más ameno, que lo hablo contigo, no estoy hablando solo, pues aparte, pues eso, mucha gente se puede beneficiar de…

Iván: Sí, lo que yo pensaba digo, yo si hubiera oído esto, habría sido, yo creo que, para mí, a mí me habría motivado muchísimo.

Ray: Y esa su intención, que te motive, que la gente …

Iván: Que vea que es de verdad, que se puede y es más fácil de lo que parece, vamos, no es fácil, pero no es tan difícil como parece.

Ray: Sí, además quiero, no es tan fiero el león como lo pintan.

Iván: Exacto, exacto.

Ray: Que hay muchas cosas que, yo siempre digo que los miedos en muchas ocasiones son, o sea, no sé quién lo decía, ahora no recuerdo el nombre, la frase que decía “tú temiendo de mil cosas que iban a pasar que jamás pasaron”, o sea, al final estaban más en nuestras cabezas todo lo que pensamos que puede pasar, que lo que al final pasa. A mí también me pasa, ojo, a mí también en muchas ocasiones e incluso en algunos talleres y en algunas situaciones, mi trabajo, es bastante exigente, y a veces voy diciendo, “espero que salga bien”, y claro, como dependo tanto de lo que suceda, o sea, de lo que la vida me ofrezca, porque si estoy en un sitio público, tratando de conversar con gente, me puedo llevar 50 bazucazos, y estoy con alumnos, y se supone que soy un experto y mil etcéteras, pues bueno, lo único que hago sencillamente es fluir, ir hacia adelante, y bueno, y a veces rechazan, y otras veces no, y muchas veces pasan cosas muy unidas, que bueno, que al final lo típico, la realidad supera la ficción, y eso no quita que yo no hable ahí, y que yo, bueno, un poco de nervios, es como el miedo escénico está ahí, y no, y espero dar la talla, y espero que esta gente, poder ayudarles, quiero que, que salgan contentos, y bueno, hasta la fecha, toco madera, no soy supersticioso, pero bueno, hasta la fecha, no he tenido quejas, y estoy muy contento, más al contrario no, pues, tengo feedback como tú y yo, y…

Iván: Quiero ratificarte, veamos, lo de hacer un buen trabajo, ratificarte.

Ray: Yo oigo eso, bueno, y en este caso pues, seguramente lo que tú haces es muy gratificante, y en el caso pues, como ves que otra gente pues, realmente cambia su vida, y consigue cosas que deseaba, y consiguen ser más felices, en lo personal, pues, eso, no lo cambio, no lo cambio por nada. Porque tu felicidad sea más grande a mí me hace un truquito el corazón, un poquito más grande, me llana un poco más, o sea, que, para que es una maravilla. Pues nada, Iván, lo dicho, un placerazo, muchas gracias por compartirlo con todos, mañana…

Iván: No hay nada de que agradecer.

Ray: Si, claro que sí, hay mucho, mucho que agradecer, y además, pues, que encima, hemos tenido que hacer tú allá y yo aquí, pero bueno, la verdad es que, incluso habían cosas que no habíamos hablado en la primera ocasión, o sea, que está genial, porque pudimos aportar más contenido, de hecho incluso más largo, y al final, lo típico, no hay mal que por bien no venga, esto lo teníamos que grabar hace una hora, y se ha grabado fatal, pero bueno, esperemos que esta vez sí se haya grabado bien, pero bueno, eso, ni siquiera teníamos así nada planeado, la idea era un poco investigar un poquito, claro, qué tenías que aportar, y que al final, pues eso, lo que quiero es que, la gente que escuche esto, pues, por un lado tenga alguien, un ejemplo de éxito, y por el otro, que aprendan cosas, seguro que hay aquí material para poder practicar nuevos temas. Pues nada, lo dicho, un fuertazo, un fuertazo abrazo, y nada, seguimos en contacto, si, tanto para lo bueno, como para lo malo, ya sabes cómo contactarme.

Iván: Exacto. Que bueno que quedo bueno todo.

Ray: Sí, sí, porque no hay mal que por bien no venga.

Iván: Exacto.

Ray: Bueno, una saludazo.

Iván: Adiós.

Atractor, el Podcast de Referencia en Atracción, para ti, hombre, qué quieres alcanzar tu máximo potencial y ser tu mejor versión, aquella que te hace sentirte realizado al afectar positivamente a la vida de las personas que te rodean, expandiendo a cada paso tu área de influencia.

Ray Havana.

About the author 

Ray Havana

You may also like

MGTOW Vs PUA | ¿Por qué son lo mismo?

Matrimonio: ¿sigue significando lo mismo? | mi opinión sobre el matrimonio

¿Son todas las mujeres unas…? (termina la frase) | Hipergamia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our newsletter now!